Suscriptor digital

Diez tips para evitar robos durante el viaje

Daniel Flores
(0)
30 de abril de 2011  

Ross Borden es un periodista de viajes nacido en San Francisco que, entre otras cosas, vivió por un tiempo en Buenos Aires. Con miles de millas acumuladas alrededor del mundo publica regularmente sus historias itinerantes en el siempre atractivo sitio periodístico matadornetwork.com

Su última entrega es un aporte a la extendidísima moda de artículos ordenados en listas o rankings sobre cualquier tema. Ya saben, desde Las diez mejores excusas para faltar al trabajo y pasar la tarde en el cine hasta Cinco himnos del heavy metal para escuchar el día después de un divorcio y, por qué no, en cualquier momento, Las más absurdamente arbitrarias cien listas posteadas en Internet .

De vuelta al caso Borden, el cronista abre el juego esta vez con Diez recomendaciones para evitar ser robado durante el viaje. Y no se refiere a estafas de operadores inescrupulosos ni a suvenires demasiado caros, sino a robos clásicos, arrebatos, asaltos, emboscadas, pungueos y atracos.

Entre cuestiones de puro sentido común y observaciones concretas de cierta utilidad, los diez mandamientos de Borden son:

1. No te emborraches. "Los grandes predadores del planeta siempre han tenido el instinto natural de oler a la presa débil, herida y enferma", dice el autor.

2. No parezcas rico. "No esforzarse para parecer un desamparado, pero sí aparentar que no se tiene mucho encima".

3. Ojo con los chicos. Borden señala la peligrosidad de algunos pequeños en ciudades como Río de Janeiro y Nairobi. "En Brasil, si un grupo de adolescentes se me acerca siento que es una trampa para, en el mejor de los casos, meterme la mano en el bolsillo. Los ignoro y camino rápido hacia algún sector bien iluminado".

4. Vigilá a los que te vigilan. Que uno sea paranoico no significa que no lo persigan". Borden está de acuerdo: "Hacer contacto visual con alguien que te observa puede ser intenso, pero al final la otra persona se dará cuenta que no serás una presa fácil".

5. No seas la presa, sé el león. Los ladrones, explica, calculan los riesgos. "Si uno se muestra sobrio, alerta y seguro, probablemente los delincuentes se busquen un blanco más fácil".

6. Hinchá por el equipo local. Este es el punto de mayor interés para los porteños. Cuenta Borden: "Viví en San Telmo durante ocho meses. Era un barrio extremadamente seguro y nunca tuve ningún problema. El barrio vecino era La Boca, donde está la Bombonera, el estadio de Boca Juniors. Cuando iba a los partidos, para tener una experiencia más auténtica, me sentaba en la popular, famosa por sus peleas hasta con cuchillo. Y siempre me vestía con los colores de Boca. Seguro, mi amor por Boca era auténtico, pero de no haberlo sido igual hubiera usado la misma ropa".

7. Guardá las cosas valiosas donde nadie lo imaginaría. Los ladrones de hoteles suelen trabajar muy apurados, según Borden; no tienen tiempo para revisar demasiado y se llevan las valijas grandes y lo que esté más a mano. Por ejemplo, cuando uno sale del hotel de noche conviene siempre esconder las computadoras portátiles debajo de la cama.

8. Escuchá a los locales. "A veces pueden ser sobreprotectores (con buenas intenciones), pero cuando un local se sale de su camino para avisarte que la calle por la que tomaste no es la mejor para los turistas, suele ser buena idea prestarle atención."

9. Cuidado con los taxis. Borden desaconseja totalmente tomar taxis estacionados en paradas y mucho menos subirse a autos de choferes que ofrecen sus servicios en los halls de los aeropuertos.

10. Reconocé cuando las cosas se empiezan a poner mal y salí de ahí. "Si te parece que un grupo de tipos te mira y habla de vos andate, no esperes a comprobar si era sólo tu imaginación."

A mi amigo japonés, que pasó los primeros diez días del año en un hostel de San Telmo, le hubiera venido bien esta lista. Aunque nada diga del peligro detrás de que, en la calle Venezuela, un jubilado te ofrezca ayuda para sacarte esa mancha de pintura de la mochila y se aleje luego con tu cámara de fotos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?