Suscriptor digital

El presente de un pueblo fantasma en la Puna

El documental El silencio reconstruye ascenso y caída de La Casualidad, a 4200 metros de altitud
(0)
3 de mayo de 2011  

SALTA.- En La Casualidad, a 4200 metros de altitud, y en la mina Julia, a 5225 metros sobre el nivel del mar, adonde nunca llegó la TV digital, comenzó la filmación del documental El silencio, que narra la historia de un pueblo nacido en 1943, diez años después de descubrirse un yacimiento de azufre que fue estatizado por el ex presidente Juan Domingo Perón en 1951 y cerró en 1979. Los pobladores andinos que tenían trabajo, casas, un comedor, una escuela primaria, una iglesia, un cine, dos casinos y hasta una pista de aterrizaje para aviones, se encontraron una vez más con la desolación. El director y autor del guión, Federico Dada, reconstruye la historia a partir de una investigación que incluye el relato de quienes trabajaron en un complejo ahora totalmente abandonado. Las imágenes actuales son elocuentes.

El rodaje, en la ladera este de la cordillera de los Andes y a más de 500 kilómetros de la capital salteña, abarcó, además, la estación ferroviaria Caipe y el pueblo de Tolar Grande, en el desolado paisaje puneño.

"Será un aporte al acervo documental argentino, tanto por el registro de antiguos pobladores de un pueblo extinto como por lo que revelará el resultado de la investigación sobre este capítulo político-económico de nuestro pasado", dijo Dada a LA NACION, y agregó que el silencio envolvió la clausura del Establecimiento Azufrero Salta, de La Casualidad, y de la mina Julia, primer yacimiento de ese mineral no metalífero, que dependía de la Dirección de Fabricaciones Militares. También señaló que detrás del cierre estuvieron Martínez de Hoz y el dictador Jorge Rafael Videla. La segunda parte del documental se hará en la capital salteña siguiendo los pasos de la investigación encarada.

El silencio fue seleccionado para los concursos federales de contenidos para la nueva Televisión Digital Abierta (TDA), en la que se proyectará en la segunda mitad de este año.

"¿Puede un pequeño pueblo, recóndito pero pujante, enclavado a la vera de una mina que produce azufre en la Puna argentina, desaparecer completamente después de más de treinta años de existencia, hasta quedar hecho un caserío fantasma?"

Los fundamentos de la respuesta son complejos y terminan siendo tan devastadores como esclarecedores, pero ayudan a entender -explica Dada- "parte de uno de los capítulos más oscuros de los últimos treinta años: la destrucción sistemática y planificada de la industria nacional y las consecuencias sociales y económicas que ello trajo aparejado para el país".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?