García Belsunce: las claves para entender la causa

María Marta García Belsunce, en una producción realizado por LA NACION un año antes de su muerte
María Marta García Belsunce, en una producción realizado por LA NACION un año antes de su muerte Fuente: Archivo
Pasaron más de ocho años y todavía no se sabe el móvil del homicidio; quiénes son los acusados; mirá el especial multimedia
Sol Amaya
(0)
21 de mayo de 2011  • 15:55

Domingo 27 de octubre de 2002. María Marta García Belsunce , socióloga y miembro de la Fundación Missing Children, yace muerta en la bañadera de su casa en el country El Carmel, en Pilar. Está vestida y semisumergida en el agua. Son las 19.

Parece, o al menos eso piensan los primeros testigos de la escena, una muerte causada por un absurdo accidente doméstico. Horas después, así lo publican algunos medios.

Entre las 19 del domingo y las 16 del lunes, decenas de personas desfilaron delante del cadáver. Todos, o casi todos, hablaban de accidente.

Pero aquel "absurdo accidente" terminó siendo en realidad un crimen con numerosas hipótesis, varios sospechosos y un móvil, que casi nueve años después sigue siendo una incógnita, que llevó al autor del homicidio a hacer lo que realmente sucedió: asesinar a la víctima de cinco balazos en la cabeza.

Tres familiares, un médico, un vecino y una masajista. Todos ellos comenzaron a ser juzgados hoy, aunque el juicio entró a un cuarto intermedio hasta el martes próximo , por su presunta participación en los episodios que siguieron al hallazgo del cadáver: no hubo autopsia, se intentó mantener lejos a la policía, un casquillo de bala fue arrojado a un inodoro, el lugar donde se halló el cuerpo fue limpiado con lavandina y, finalmente, se quiso cerrar el capítulo realizando el entierro de María Marta.

¿Qué paso tras la muerte de María Marta?

El 27 de octubre de 2002, María Marta García Belsunce fue hallada muerta por su esposo, Carlos Carrascosa . Se habló de un accidente doméstico: pensaban que se había resbalado en la bañera y se había golpeado con las canillas, en su casa del Carmel Country Club.

Sus restos fueron inhumados al día siguiente en el cementerio de la Recoleta, tras ser velados en su casa de Pilar.

El 2 de diciembre, luego de tomarle declaración a Juan Gauvry Gordon y Santiago Biasi, los dos médicos que vieron el cadáver el mismo día del accidente, el fiscal Diego Molina Pico ordenó exhumar el cuerpo. La autopsia reveló que había sido asesinada de 5 balazos en la cabeza con un arma calibre 32. Un sexto proyectil había rebotado en el cráneo.

¿Qué sucedió con el certificado de defunción de María Marta?

El certificado de defunción de María Marta decía que había fallecido de un "paro cardiorrespiratorio no traumático e insuficiencia cardíaca aguda". Además, figura como si el deceso hubiera ocurrido en Capital Federal cuando en realidad fue en Pilar. Carlos March, el médico que firmó el certificado de defunción de María Marta García Belsunce, nunca vio el cadáver de la mujer y nunca estuvo en el country Carmel, en Pilar.

Horacio García Belsunce argumentó que les dijeron "que aparentemente para enterrarla en La Recoleta" tenía que "haber muerto y tener residencia en la Capital Federal".

¿Qué se escucha en la llamada por la cual los fiscales querían detener e indagar a Irene Hurtig?

Un peritaje que realizó Gendarmería Nacional sobre la llamada del 27 de octubre de 2002 a las 19:07 a la empresa OSDE permitió filtrar las voces que estaban en un plano secundario durante la llamada que Carrascosa realizaba para pedir una ambulancia.

- Mujer (M): ¿No la ves?

- Hombre (H): Alguien va a llamar

- M: Tenela

- M: Tocala y te vas a dar cuenta

- H: Cerrá la puerta

- H: Sí, está muerta

- M: Dale, vamo´

Bártoli había reconocido que la voz era la suya y subrayó que Hurtig también estaba allí, al igual que la masajista Beatriz Michelini.

En el alegato que realizó en el juicio oral de 2007, el fiscal Diego Molina Pico, interpretó que la mujer era Hurtig.

Sin embargo, no se pudo saber a quién pertenecía la voz femenina que, en fracciones de segundos, aparecía en el audio.

¿Qué es el famoso "pituto"?

Uno de los puntos qué sembró más sospechas sobre los familiares fue la escena del famoso "pituto", que en realidad no era otra cosa que la sexta bala que había rebotado en el cráneo de María Marta y había caído al piso. Cuando se revisó la escena del crimen, no se lo encontró: el casquillo había sido arrojado al inodoro. Tiempo después, fue el propio Juan José Hurtig, alias "John", medio hermano de la víctima, quien reconoció el hecho. "Es verdad que tiramos el pituto, pero no sabíamos que era una bala", aseguró Hurtig.

Cuando se encontró el elemento, hubo una reunión entre los integrantes de la familia y, luego de discutir un rato, decidieron tirarlo. Según informó en aquel entonces LA NACION, para Horacio García Belsunce (h.) ese elemento no era una bala. Hurtig envolvió el objeto metálico en papel y fue el encargado de echarlo por el inodoro. Cuando reconocieron el hecho, dijeron que lo hicieron para no "vulnerar más el ánimo" de Carrascosa.

El propio Hurtig le informó al fiscal que creía haber arrojado una prueba al inodoro. Luego acompañó las diez horas de excavación que la policía realizó en el pozo ciego hasta encontrar finalmente el casquillo.

¿Quién es Nicolás Pachelo?

Era vecino en el country. Fue uno de los primeros sospechosos en la investigación. Fueron los mismos familiares de María Marta quienes lo acusaron de haber participado del homicidio.

Ellos sostenían la hipótesis del robo, según la cual, María Marta habría reconocido a uno de los delincuentes porque aparentemente trabajaba como custodio en Carmel. De acuerdo con esta hipótesis, esos vigiladores tendrían alguna vinculación con Nicolás Pachelo.

Tiempo después de estas acusaciones, la madre de Pachelo se suicidó , dejando, según dijo su abogado, tres cartas. Dos de ellas manuscritas dirigidas al fiscal que investiga la muerte del country Carmel, Diego Molina Pico, y a su hijo Nicolás. Una tercera a máquina, donde hace un relato de lo que hizo 27 de octubre, cuando ocurrió el crimen. En la carta dirigida al fiscal, la señora responsabilizó a Horacio García Belsunce (h.) por las imputaciones contra su hijo que motivaron su decisión de quitarse la vida.

En el juicio de 2007 por la muerte de María Marta, Pachelo fue citado a declarar como testigo .

¿Qué pasó con Carlos Carrascosa, el marido de la víctima?

En un primer juicio, Carlos Carrascosa fue absuelto del asesinato de su esposa, María Marta García Belsunce, pero quedó detenido al ser condenado a la pena de cinco años y seis meses de prisión por haber sido encontrado culpable de encubrir el homicidio.

Tras 35 días en prisión, fue beneficiado con la excarcelación el 17 de julio de 2007. Pagó una fianza de 100.000 pesos y volvió a su casa de country.

Pero en 2009, la Cámara de Casación Penal bonaerense lo condenó a prisión perpetua por considerarlo "coautor penalmente responsable del delito de homicidio calificado por el vínculo". Ante esta decisión, la defensa del viudo presentó un recurso ante la Corte bonaerense y ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que aún no han sido resueltos. Mientras tanto, Carrascosa pasa sus días en el penal de Campana.

¿Qué se sabe del móvil del crimen?

Ocho años y siete meses pasaron ya desde aquel día en que fue asesinada María Marta y comenzó la turbulenta investigación. Para la Justicia, Carrascosa fue el coautor del homicidio, aunque su condena aún no está firme. Y se sospecha, cosa que deberá probarse en el juicio que acaba de comenzar, que los familiares y otros allegados ayudaron a encubrirlo.

Aún no se sabe quién fue el autor de los disparos. Pero lo que más intriga conlleva es el móvil del crimen. ¿Por qué motivo querría alguien asesinar a María Marta? ¿Sabía algo que no debía contar? Si se prueba que hubo encubrimiento ¿Qué es lo que se intentó ocultar con ese asesinato? Tal vez esas preguntas nunca puedan ser contestadas.

¿Quiénes son los protagonistas de este segundo juicio?

Los que quedaron afuera:

Irene Hurtig
Irene Hurtig
-Irene Hurtig, media hermana de la víctima: A una semana de que comenzara el juicio, dos fiscales pidieron su detención y la acusaron de ser coautora del crimen. Sin embargo, ayer el juez rechazó el pedido. Irene se presentará en el juicio como testigo.

-Constantino Hurtig, padrastro de la víctima: Es acusado de lo mismo que su hijo, John. Aunque era uno de los que iban a estar en el banquillo en este juicio, fue apartado por cuestiones de salud, para evitar más retrasos en la causa.

En el banquillo:

Guillermo Bártoli
Guillermo Bártoli Fuente: Archivo
-Guillermo Bártoli, cuñado de la víctima, marido de Irene Hurtig: Una pericia de audio lo ubica en la escena del crimen manipulando el cuerpo de María Marta, según la acusación fiscal, por lo que se lo acusa como coautor del homicidio. Además, Bártoli es quien gestionó y obtuvo en Casa Sierra el certificado de defunción "trucho" en el que constaba que María Marta había muerto de un paro cardiorrespiratorio no traumático en Capital Federal.

-Juan Ramón Gauvry Gordon, médico de Paramedic: Fue el primer médico en ver el cadáver de María Marta. Avaló la teoría de que había resbalado en la bañera y caído contra las canillas. Se lo acusa de colaborar y decirle a Michelini que limpie la escena del crimen. Además, tampoco hizo la correspondiente denuncia policial por muerte violenta.

John Hurtig
John Hurtig Fuente: Archivo
-Beatriz Michelini, masajista de la víctima: Limpió con lampazo, agua y lavandina la escena del crimen.

-Horacio García Belsunce (h), abogado, periodista y hermano de la víctima: Se lo acusa de ser quien llamó al comisario Angel Casafús para que le "sacara a la policía de encima". Durante el funeral, participó de la reunión en un baño en la que los familiares decidieron arrojar la "bala-pituto" por el inodoro.

-John Hurtig, medio hermano de la víctima: También está involucrado en la reunión en la que se decide arrojar el "pituto" al inodoro.

-Sergio Binello (vecino del Carmel): Está acusado de ser quien ordenó al entonces presidente del country Carmel que no ingresaran los patrulleros y que, si era necesario, que "pagaran".

Seguinos en @LNpoliciales

Por: Sol Amaya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?