Divide a la comunidad judía la postulación de Bergman

Provocó aplausos y rechazos su candidatura a legislador de Pro
Jaime Rosemberg
(0)
20 de mayo de 2011  

La flamante candidatura del rabino Sergio Bergman a diputado porteño por el macrismo conmovió a la comunidad judía, y volvió a dividir aguas entre quienes apoyan su decisión de ingresar en el terreno político y los que lo cuestionan, casi siempre desde la simpatía por el gobierno nacional.

En Pasteur al 600, sede de la AMIA y de la DAIA, la presentación de un rabino argentino a un cargo electivo por primera vez en la historia motivó discusiones en pasillos, salas de reuniones y despachos. Las mismas discusiones se dieron en las instituciones comunitarias, siempre renuentes a mezclar la función rabínica con un cargo público. El carismático rabino de la kipá multicolor altera también la política nacional: tal vez preocupados por su eventual performance electoral, tres dirigentes enrolados en el kirchnerismo salieron a cuestionar su presentación y afirmaron que "no representa a la comunidad judía".

De la boca para afuera, pocos dirigentes comunitarios cuestionaron a Bergman por aceptar el ofrecimiento de Mauricio Macri. "Es una decisión respetable. No tengo ningún argumento para oponerme, y si su postulación coincide con la figura rabínica lo decidirá la gente. Mi vocación es comunitaria, no política", distinguió a LA NACION Julio Schlosser, secretario general de AMIA. "Va a beneficiar a los porteños y a la sociedad argentina. Esto habla de la madurez de los habitantes de la ciudad de Buenos Aires", coincidió Tomy Saieg, prosecretario de AMIA y parte de la conducción ortodoxa de la entidad, que paradójicamente sostiene relaciones fluidas con el Gobierno. "Me parece legítimo que alguien con vocación política participe de cualquier fuerza democrática", afirmó Sergio Widder, director del centro Simon Wiesenthal.

Críticas K

Claro que las críticas más furibundas no se hicieron esperar, y llegaron todas desde el mismo sector político. "El rabino Bergman no representa a la comunidad judía, se representa a sí mismo. Hoy está con quien contrató al Fino Palacios y escuchó a familiares de las víctimas de la AMIA", afirmó Sergio Burstein, miembro de una agrupación de familiares de víctimas y denunciante de Macri en la causa de escuchas ilegales. A las críticas se sumaron los legisladores Eduardo Epszteyn (ibarrismo) y María José Lubertino, mientras el sindicalista Julio Piumato -hoy socio de Moyano- fue más allá: calificó de "progresimio" la alianza entre Macri y el fundador de Memoria Activa.

Conocidas las reacciones, Bergman se tomó las críticas con filosofía. "Que yo sea candidato es un logro de la sociedad. La gente, en democracia, se expresa votando: a los que no les parece bien, que no me voten", ironizó, en diálogo con LA NACION.

Para aliviar críticas, Bergman destacó que dejó el púlpito del templo de la calle Libertad antes de ser candidato. "Dejé la tarea pastoral aunque sigo participando en la vida comunitaria", aclaró el rabino, que hace unos años acompañó a Elisa Carrió. Ayer relativizó las acusaciones aparecidas en medios kirchneristas y se asumió como defensor de los derechos humanos. "Mi antecedente de participación política fue el rabino Marshall Meyer, que se jugó la vida en la dictadura y asumió la defensa de una comunidad. A él le decían lo mismo que a mí: cómo un rabino se va a meter en política", desafió. "Sigo el mensaje profético: nunca estar con los poderosos", afirmó el rabino, en claro mensaje a sus paisanos que hoy son militantes kirchneristas.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?