Suscriptor digital

Terminan el aliviador del Maldonado

LA NACION recorrió el túnel corto, de 4,6 kilómetros, que prometen inaugurar en 15 días; avanza el segundo canal
Pablo Tomino
(0)
8 de junio de 2011  

El gobierno porteño terminó la primera etapa de la obra hidráulica más importante de la ciudad, que apunta a beneficiar a más de medio millón de vecinos: en dos semanas promete que será inaugurado el canal aliviador corto (de 4,6 kilómetros) del arroyo Maldonado, encarado para evitar inundaciones en los barrios de Palermo y Villa Crespo, a lo largo de la avenida Juan B. Justo. En tanto, ya se construyeron 5 de los 9,8 kilómetros del segundo túnel aliviador, que estaría funcionando en junio de 2012.

Así lo indicó a La Nacion el ministro de Desarrollo Urbano de la ciudad, Daniel Chain, quien, junto con La Nacion, realizó el recorrido por el interior del canal aliviador que va desde la calle Niceto Vega, en Palermo, hasta el complejo Costa Salguero, pues desemboca en el Río de la Plata. Durante ese viaje por las entrañas de la ciudad, en una camioneta bajada mediante una grúa al fondo del canal, pudo advertirse la magnitud de la obra, que costó unos 50 millones de dólares y que en dos semanas ya no podrá recorrerse más, pues estará llena de agua.

"Este túnel está a treinta metros de profundidad. Cuando el arroyo Maldonado desborde por la acción de las lluvias, el agua se desviará por este camino y aliviaráel curso del Maldonado", dijo Chain.

Consultado si precisamente al estar lleno de agua no será un impedimento para que el Maldonado desagote su caudal, explicó: "La misma presión del agua expulsa a la que ya está. Y por más que el desagote esté por debajo del nivel del Río de la Plata, es como colocar una manguera prendida debajo del agua: saldrá igual".

Video

El canal aliviador, construido con la tuneladora Walkyria -comenzó el trabajo el 21 de mayo de 2010-, tiene 6,9 m de diámetro, hoy está ventilado y posee una luz artificial que permite advertir los detalles de la obra. Tiene arreglos de pequeñas perforaciones y, en el codo donde hace el ensamble con el Maldonado -bajo el cruce de Niceto Vega y Juan B. Justo-, hay una gran cantidad de peces, vivos y muertos. "Una vez por año habrá que limpiar el pozo donde está el ensamble del Maldonado y el canal para retirar la basura y los peces que quedan allí", explicó Daniel Capdevila, conductor de la Unidad de Proyectos Especiales del arroyo.

Consultado el profesional si los vecinos que viven en la zona aledaña a Santa Fe y la avenida Juan B. Justo, que siempre se vieron perjudicados cada vez que llueve intensamente en poco tiempo, podrán liberarse de esa situación con este aliviador, dijo: "Con los canales funcionando, esta fotografía de la gente con el agua en la cintura ya no la tendremos más". No obstante, aclaró: "La excepción será si ocurren situaciones "extraordinarias en cuanto al clima".

El 21 de mayo pasado, La Nacion viajó en la tuneladora Walkyria en el comienzo de esta obra. Ahora, la enorme máquina, de 105 metros de largo, avanza en la construcción del segundo canal que también desemboca en Costa Salguero, pero se une al Maldonado a la altura de la calle Cuenca.

Por día, la tuneladora avanza 18 m lineales, extrae 1600 m3 y coloca 12 anillos de hormigón prefabricado. Unos 400 obreros, divididos en cuatro turnos, trabajan día y noche en el segundo canal aliviador. La tuneladora Walkyria consume 3500 watts de energía por día, 450 kg de grasa y 70.000 litros de agua para enfriarla.

Tanto Chaín como los ingenieros que acompañaron a La Nacion durante este nuevo recorrido aseguraron que "nunca hubo un derrumbe o desmoronamiento" y que la tuneladora es monitoreada, en vivo, no sólo desde el centro de comando montado en Costa Salguero, sino también desde Italia, donde la empresa Ghella, quien lleva adelante la obra, controla la excavación.

La mayoría de los vecinos de Palermo que viven en la zona de Santa Fe y Juan B. Justo, y que padecieron las graves inundaciones del 15 y el 19 de febrero de 2010, se muestran expectantes por la obra del canal aliviador. Curiosamente, algunos se quejan porque todavía no cobraron los subsidios por los daños sufridos en aquel momento. "Esperemos que este canal nos solucione el eterno problema de las inundaciones", dijo Ismael Benítez, uno de los "acreedores" del gobierno en aquella catástrofe.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?