0

Histórico: la NASA lanzó un satélite argentino desde California

Lanzamiento del cohete espacial Delta II que transportará el satélite SAC-D / Aquarius
Lanzamiento del cohete espacial Delta II que transportará el satélite SAC-D / Aquarius Fuente: LA NACION - Crédito: Maxie Amena / Enviado especial a California
Medirá la salinidad del agua y la humedad de las tierras; "Hace 10 años lanzábamos piedras, ahora estamos lanzando cohetes y satélites", dijo la Presidenta en el acto oficial previo al despegue
Víctor Ingrassia
0
10 de junio de 2011  • 14:38

El más ambicioso proyecto espacial argentino fue lanzado esta mañana desde la base espacial de Vandenberg, EE.UU., después de diez años de trabajo intenso y en conjunto con la NASA y otras agencias espaciales del mundo.

Video

Sólidamente construído en Bariloche por más de 200 investigadores, científicos, ingenieros y técnicos de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) y de Invap, una sociedad de capitales privados y del estado de la provincia de Río Negro, el satélite SAC-D/ Aquarius viajó en la punta de un cohete Delta II de casi 40 metros de altura y se separará de éste luego de un viaje de 45 minutos en los qué romperá la fuerza de gravedad de la atmósfera terrestre para ubicarse a una distancia de 650 kilómetros de la superficie de la Tierra.

Exultante y de visible buen humor, Cristina Kirchner celebró el lanzamiento y felicitó a quienes trabajaron para que fuera posible. Habló en videoconferencia desde la Casa Rosada.

"Qué orgullo ser argentinos. Esto es fruto del esfuerzo de nuestras universidades, del Conicet, de la Conae", comenzó. Enseguida, tras recordar la construcción del Cóndor y admitir el "atraso" que el país arrastra en materia espacial, destacó el rol del Estado en la financiación del proyecto. Hemos hecho un formidable esfuerzo, hemos puesto recursos. Porque tenemos material humano, pero sin apoyo financiero no alcanza. Con la inteligencia sólo no se puede, se necesita apoyo del dinero", razonó.

Hacia el final de su mensaje trazó un curioso paralelo entre el anuncio y la crisis de 2001. "Siento mucho orgullo y esperanza de lo que podemos hacer los argentinos. Hace 10 años lanzábamos piedras, ahora estamos lanzando cohetes y satélites", comparó.

Y concluyó: "Esto pasa en la Argentina, la que nos quieren ocultar. Yo los voy a seguir apoyando porque sé que ahí está el futuro de la Argentina. Felicitaciones. Este es un gran día".

El nuevo satélite argentino es un verdadero observatorio del océano, el clima y el ambiente, en el que dentro de una estructura octogonal de aluminio de siete metros de alto y de 1300 kilogramos de peso, "conviven" nueve instrumentos científicos de máxima precisión: el Aquarius, de la NASA, que es un innovador medidor de la salinidad de mares y océanos, dos sensores franceses, uno italiano y cinco construídos en la Argentina.

El satélite, que pertenece al Plan Nacional Espacial 2004-2015, es el más grande y complejo que se haya diseñado y construido en el país, fue desarrollado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), en cooperación con la Administración Nacional Aeronáutica y Espacial de los Estados Unidos (NASA). Además de Invap, que construyó el satélite, el Centro de Investigaciones Opticas de La Plata (CIOp) y de la Facultad de Ingeniería de La Plata, fabricaron diversos instrumentos de medición de gran importancia.

La opinión de los científicos del Invap. Tulio Calderón, ingeniero nuclear del Instituto Balseiro y gerente de operaciones de Invap, comentó días atrás en una recorrida que realizó lanacion.com en los laboratorios donde se construyó el satélite, que éste constituirá un complejo observatorio climático para la Tierra, ya que podrá medir en una semana la salinidad de los océanos (algo que en la actualidad se realiza durante meses o años) con barcos y boyas de manera parcial, además de emitir alertas tempranas de incendios, inundaciones y erupciones volcánicas, que tantos problemas trajo a nuestro país la última semana con la explosión del volcán chileno Puyehue.

Video

Catalina Salvati, licenciada en sistemas y especialista en la integración del software del SAC-D indicó que el satélite será monitoreado desde la estación terrena de Falda del Carmen, en Córdoba, y luego se sumarán otras alrededor del mundo, que recibirán los datos de lectura que envíe.

"El flujo de bits que enviará el satélite es la telemetría de datos que nos sirve para comprobar que todo funcione durante las primera órbitas, y luego los informes científicos que nos ayudarán a estudiar el medio ambiente", explicó Salvati.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.