Román González fue presentado en Quilmes

El pivote fue presentado en sociedad y dijo que el Tricolor tiene equipo para “pelear entre los ocho primeros”. “Voy a tratar de quedarme estos dos años y mucho tiempo más”, expresó feliz y muy distendido
(0)
18 de junio de 2011  • 20:29

MAR DEL PLATA.- Entró relajado y sonriente al restaurant del primer piso del club, donde se realizó la conferencia de prensa. Su sonrisa estaba cargada de picardía, como un viejo verdugo que unos años después se termina por unir a su enemigo. Román González buscó terminar con esa distancia que lo separó durante tanto tiempo de los hinchas de Quilmes: "Me sufrieron, me putearon y hoy visto la camiseta de sus amores. Voy a jugar por esta camiseta como lo hice con todas. No me siento identificado con Peñarol". Junto a los directivos quilmeños Daniel Cotignola, Daniel Bonano, Sergio Guerrero, Marcelo Jiménez, y el vicepresidente Néstor Inchaurrondo, el pivote quiso enterrar su pasado para meterse de lleno en su nuevo desafío.

Román González fue presentado en sociedad ante una nutrida concurrencia de simpatizantes quilmeños y, en la conferencia de prensa, quedó confirmado que su contrato será por dos temporadas, aunque la segunda quedará condicionada a que el equipo juegue los cuartos de final en su retorno a la Liga. Así lo explicó el manager Sergio Guerrero, quien además señaló que "esperamos que Román rinda como tiene que rendir y que crezcamos como equipo". A su vez, Cotignola remarcó la apuesta que realizó Quilmes para contratar a su nuevo jugador franquicia. "Hemos hecho una apuesta grande. Necesitábamos un jugador de jerarquía y lograr la contratación de Román le da un plus a cualquier equipo. Todas las suspicacias de la rivalidad son lógicas y eso está en la gente. Nosotros trajimos al equipo a un profesional, para tener un salto de calidad", señaló.

De todos modos, González aspira a permanecer mucho tiempo más en el club y en la ciudad en la que vive junto a su familia desde hace 7 años. "Voy a tratar de quedarme los dos años y mucho tiempo más. Sé que desde el principio voy a estar bajo la lupa. Pero es una presión que me gusta y allí voy", indicó Román, luego de firmar el contrato públicamente y exhibir la camiseta de Quilmes con el número 78 en la espalda.

A la hora de explicar los aspectos que lo sedujeron para recalar en Quilmes, el interno expresó que "es un proyecto de dos años en un equipo que fue amplio dominador en el TNA. Se mantuvo un tridente que para mí fue de lo mejor y se consiguió la continuidad de Hopson que, a mi entender, este año va a ser muy desequilibrante. No es un proyecto para pelear el descenso, sino que va a ser un equipo que va a estar entre los mejores de la Liga". "Trataré de ponerlos de mi lado y hacerles olvidar aquellos clásicos de hace unos años atrás", agregó "Chuso".

González no pudo terminar la última temporada en cancha. Antes de la finalización, rompió su vínculo con Quimsa de Santiago del Estero en el medio de una situación conflictiva. Por eso, su nuevo desafío tiene sabor a revancha. "Quiero regresar a ser el jugador que fui siempre. Lamentablemente, me vi vinculado a una rescisión de contrato que yo quería y pedí. No fue un corte, porque yo pedí la rescisión en Quimsa mucho antes de lo que se dio. Para mi es una revancha volver a jugar en la ciudad donde vivo con mi familia. Y otra revancha es convencer al hincha de Quilmes de que Román González va a dar todo por esta camiseta", dijo.

Fuente: Quilmes de Mar del Plata

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?