Smail

Vaivenes de un espectáculo al que le faltan horas de ensayo, pero que echa mano al humor para apuntar a un buen futuro
(0)
6 de julio de 2011  

IDEA Y DIRECCION :ANIBAL PACHANO INTERPRETES :ANIBAL PACHANO, SOFIA PACHANO, MAXI DE LA CRUZ, ALEJANDRO LAVALLEN, ALEJANDRO MELIDONI, ALEJANDRA PERLUSKY, FLAVIA PEREDA, FERNANDO AVALLE, DAMIAN IGLESIAS, LILA FRASCARA, PABLO GRANDE, CAROLA DIEHL, EMANUEL SANCHEZ, GEORGINA TIROTTA, VIRGINIA AYESTA, MAURICIO MACUKATIN, CRISTIAN FALCON, MAURICIO CAMUGLIA, XIMENA TORRESI, SANTIAGO IBARRA Y ROXANA MARIHOFF ARREGLOS Y DIRECCION MUSICAL: GABRIEL GOLDMAN COREOGRAFIA: ALEJANDRO LAVALLEN COREOGRAFIA DE TAP: RODRIGO CRISTOFARO VESTUARIO: ANIBAL PACHANO Y PATRICIA FIAÑO ESCENOGRAFIA: DANIEL FEIJOO ILUMINACION: ANIBAL PACHANO ADAPTACION DE LETRAS: MARCELO KOTLIAR SALA: TEATRO ASTRAL DURACION: 120 MINUTOS.

Nuestra opinión: buena

Básicamente le falta una semana de ensayo. El apuro por llegar a la fecha de estreno -el viernes pasado- se nota en casi todos los cuadros que conforman este music hall en el que Aníbal Pachano plantea un recorrido por los 30 años de su carrera. Entradas a destiempo, coreografías no del todo aprendidas, luces tardías... Nada que con más horas de trabajo no se pueda subsanar. El tema sería plantear por qué el público de las primeras funciones debe aceptar con mansedumbre esta situación cuando se supone que un espectáculo llega a su estreno terminado. De hecho, el propio Pachano, en su monólogo final, es quien hace relación a esto, como si se tratase de una broma o de una travesura.

Así las cosas, lo que esta cronista pudo apreciar el viernes fue una suerte de ensayo previo que bien deja vislumbrar lo que va a llegar a ser: un nutridísimo número de cuadros musicales que en su mayoría apunta, afortunadamente, al humor. Cuando esto sucede, cuando ninguno de los que está en escena se toma demasiado en serio ese rol que interpreta es cuando mejor es recibido por el público. Hay momentos clave que parecieran apuntar casi "a reírnos de nosotros mismos", y allí lo teatral se conforma en su mejor nivel y rebota fielmente en la platea. Por ahí anda la propuesta de "En la playa" y "Tico, tiburón, delfín y mojarrita" y "Las valerias", lejos el mejor cuadro, en el que cinco falsas Valerias Lynch se disputan el liderazgo. Divertido, original y con muy buenas voces.

Esa es una característica sobresaliente de este Smail : las voces, lo musical, con Gabriel Goldman como responsable. Es allí donde está el punto fuerte con Alejandra Perlusky, Flavia Pereda, Alejandro Melidoni y Sofía Pachano a la cabeza. Lo que podría ser un punto a favor marca, en realidad, cierto desequilibrio -por lo menos, en la primera función- con las coreografías. Las voces están tan bien elegidas y las canciones tan trabajadas que dejan al desnudo serios problemas coreográficos, en las que muchas entradas y salidas no tienen demasiada explicación -el primer número, "En busca del arco iris", es un desmadre en este sentido-. Pero están las voces y con ellas artistas de probada talla, como Perlusky, que tiene gran presencia escénica y muchísimo humor, lo que hace muy bienvenida cada una de sus intervenciones.

En Smail se pueden reconocer números históricos de Los Botton Tap, con un mix de géneros musicales que van del jazz al tango con naturalidad. Son dos horas de espectáculo de las que el cuerpo no acusa recibo; se viven bien y, si uno se predispone, se disfrutan. El vestuario está a tono, no así la escenografía. Renglón aparte merece el monólogo de Pachano, que deja de lado la política para dedicarse a agradecer y pasar chivos, con originalidad, pero chivos al fin.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.