Suscriptor digital

Sin rumbo: la Argentina volvió a empatar, defraudó y se fue silbada

El conjunto nacional igualó 0 a 0 con Colombia y no dio signos de recuperación; sólo se sostuvo con las grandes atajadas de Romero; floja en defensa, volvió a fallar en la generación de juego y no tuvo profundidad; comprometió las posibilidades de ser primera en su grupo
(0)
7 de julio de 2011  

Por Alberto Cantore

Enviado especial

SANTA FE.- Renovar los votos de confianza a jugadores que casi nunca se entendieron en el debut fue la estrategia para reconstruir la hoja de ruta de la Argentina en la Copa América. La exigencia de dar un paso firme ante Colombia, un rival de piezas maduras y otras en experimentación, derivó en otra falsa actuación, que dejó como lectura que el equipo es un nudo. El empate 0 a 0 desnudó que la selección está lejos de entusiasmar y que el libreto necesita ser revisado. Las atajadas de Romero fueron el sostén para atesorar una frágil ilusión.

Empezó con paciencia y control la Argentina. Hizo circular la pelota, y aunque el dominio se ejecutó lejos del arco colombiano podía pensarse que la lección estaba aprendida, después de la flojera del debut con Bolivia. Pero las ideas en un equipo que está supuestamente diseñado para ser pensante en un juego de toque y elaboración se fueron descontrolando y las muecas de disgusto asomaron como en la presentación. A medida que el rival ajustó sus movimientos para quitar espacios, la impotencia y la incomodidad aumentaron. El conjunto fallaba, las individualidades no desequilibraban, y el efecto contagio del público dejó de ser un plus para convertirse en una pesada carga. Ese pasaje de incertidumbre lo captó con astucia Colombia, que no se apartó de su libreto, ese que dictó sin secretos Bolillo Gómez. Resistir lejos de la valla de Martínez y ser punzante mediante la velocidad de los volantes externos era la receta que había ensayado meticulosamente durante los días de preparación.

¿Quién debe ser el técnico de la selección argentina?

La Argentina no se sintió cómoda en el primer tiempo. El traslado era forzado, con demasiadas imprecisiones. Poca sorpresa y escasas asociaciones fueron desmoronando el andamiaje. Se pretendió imponer ritmo, pero faltaba fluidez. Todo resultaba muy confuso. Un remate desviado de Banega y otro de Cambiasso, después de un rápido lateral de Tevez, fueron las formas desprolijas para poner en aprietos a Martínez, que respondió con solvencia. Enfrente, Colombia aguardó agazapada para lastimar. Mascherano quedó desairado ante Guarín; la pelota fue de derecha a izquierda y Ramos, por el centro, elevó el disparo, después de una asistencia de Moreno. Fue una advertencia de los cafeteros, que fueron por más ante las dudas de la Argentina. Milito, de muy flojo desempeño, dejó corto un balón; Ramos a pura potencia eludió a Romero y Burdisso le cometió un claro penal que el brasileño Fagundes ignoró. Moreno siguió la acción y con el arco libre increíblemente falló.

Así, todo, como siempre, quedó reducido a lo que podía provocar Messi, porque Tevez y Lavezzi se enredaban en la jugada personal. Leo filtró un pase, pero Martínez ahogó al atacante de Napoli. Fue lo mejor del primer tiempo, además de lo que generó la ofensiva final colombiana, que con Falcao y Moreno hizo lucir a Romero.

Cambió figuritas Batista con los ingresos de Gago y de Agüero, el atacante que le dio oxígeno con el gol frente a Bolivia y que parecía haberse ganado una plaza en el equipo. No resultó una solución acertada para maquillar las dificultades, que a esta altura ya son demasiado profundas. En las tribunas, la gente se sentía defraudada y nerviosa. El equipo atacó sin imaginación, apelando a arrestos individuales. Una fórmula que está muy alejada de la que proyecta con sus contradictorias declaraciones el técnico Batista. La búsqueda atropellada se intensificó en el final, aunque el empate reveló que el equipo sigue mareado.

Video

Mascherano, capitán en su partido N° 29

Mascherano llevó anoche la cinta de capitán por 29o partido, por lo que alcanzó en este rubro al legendario arquero Américo Tesoriere. Ahora, por delante, aunque bastante lejos, sólo le quedan cuatro emblemas: Ayala (63), Maradona (57), Passarella (46) y Ruggeri (42).

Caniggia pide que Messi no se retrase

Antes del partido ante Colombia, el ex goleador del seleccionado Claudio Caniggia habló sobre Leo Messi en ESPN Radio Rivadavia: "No tendría que venir a jugar tan abajo, pero no se le puede echar toda la culpa, no puede resolver todo. Además, tiene a su lado a grandes jugadores".

En la ruta de Batistuta, máximo goleador

El máximo goleador de la selección es Gabriel Batistuta, con 56 tantos. De los jugadores en actividad, el más cercano es Hernán Crespo, con 35, mientras que Ariel Ortega y Juan Riquelme tienen 17 conquistas. Del plantel de Batista, Messi suma 17; Tevez, 14; Agüero, 11, e Higuaín, 7.

Sin expulsados en el ciclo del Checho

El ciclo de Sergio Batista, que ya encadena 15 partidos, no registra ningún expulsado.

La última roja en la selección fue para Juan Sebastián Verón, el 9 de septiembre de 2009 vs. Paraguay, en Asunción, por las eliminatorias para Sudáfrica, en tiempos de Maradona.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?