Suscriptor digital

La Alianza le arrebató San Juan al oficialismo

Alfredo Avelín superó ampliamente al actual gobernador, el menemista Jorge Escobar, que reconoció su derrota; De la Rúa y Chacho Alvarez se sumaron anoche a los festejos
(0)
17 de mayo de 1999  

SAN JUAN (De una enviada especial).- De la mano de Alfredo Avelín, la Alianza se repuso políticamente ayer de la derrota electoral de hace ocho días en Salta, al arrebatarle la gobernación sanjuanina al justicialismo.

Al cierre de esta edición, el candidato aliancista ganaba por el 56 por ciento de los votos contra el 43 por ciento del actual gobernador, el menemista Jorge Escobar, que anoche reconoció su derrota.

De esta manera, el PJ y la coalición opositora quedaron empatados después de las últimas cuatro elecciones provinciales. La UCR y el Frepaso triunfaron en San Juan y en Catamarca, mientras que el PJ logró mantener el manejo de Salta y le arrebató Córdoba al radicalismo.

La fórmula presidencial de la Alianza, integrada por Fernando de la Rúa y Carlos "Chacho"Alvarez, festejó anoche en San Juan.

En el Gobierno minimizaron la derrota y la desvincularon de un eventual resultado a nivel nacional.

La Alianza conquistó una gobernación

SAN JUAN.- La Alianza quitó ayer al peronismo la primera gobernación provincial a casi cinco meses de las elecciones en las que aspira a arrebatarle la presidencia al mismo partido. El triunfo es especialmente simbólico, porque el derrotado, Jorge Escobar, llegó al gobierno a principios de la década como una invención del más puro menemismo.

La brecha del triunfo era tan amplia -más del 17 por ciento, según datos oficiales, al cierre de esta edición- que ya a las 15 los ganadores sonreían confiados y los perdedores aceptaban, por lo bajo, que la derrota era definitiva.

El gobernador electo, Alfredo Avelín, explicó su victoria con dos argumentos: los sanjuaninos, dijo, querían "el cambio" (Escobar gobernó ocho años e iba por su segunda reelección) y un gobernante "honesto" y "humilde", contra la "soberbia" de Escobar.

El candidato presidencial de la Alianza, Fernando de la Rúa, que llegó a la ciudad al atardecer para el festejo, aseguró que la coalición sanjuanina llevará "la decencia al gobierno". Su compañero de fórmula, Carlos "Chacho" Alvarez, afirmó que Avelín encabeza "una gran revolución moral".

Esas declaraciones referían a la mayor crítica que los partidos que integran la Alianza sanjuanina -Cruzada Renovadora, bloquismo, UCR y Frepaso- hicieron desde la oposición al derrotado, al que siempre denunciaron como corrupto. Sin embargo, una de las primeras promesas de Avelín anoche fue que convocará a Escobar para que participe del nuevo gobierno. "Es un hijo de esta tierra", afirmó.

Traspaso armónico

Como respuesta, en una conferencia de prensa que ofreció anoche, el gobernador, que dijo que le había ganado De la Rúa, puso su administración "a disposición de las nuevas autoridades para que el traspaso sea armónico y no traumático", pero rechazó aquel ofrecimiento. "Sería absurdo incorporarme al gobierno del doctor Avelín. Pensamos diferente", dijo.

Las cifras con que la Alianza anunció la victoria, a las 18, eran las de las encuestas a boca de urna que habían realizado Analogías (consultora que trabaja para el delarruismo) y Sofres-Ibope. De acuerdo con esos números, en toda la provincia Avelín había derrotado a Escobar por 57,8% contra 38,8% (según Analogías) o por 55% contra 39,9% (según Sofres-Ibope). En el primer caso, la ventaja era de casi 19 puntos; en el segundo, de 15. Voceros del gobierno provincial hablaban de una cifra aproximada al diez por ciento.

El recuento oficial de votos, que hacía el Correo Argentino, registraba al cierre de esta edición 428 mesas de 1456. El resultado provisional era 57,39 por ciento contra 40 por ciento.

La vigencia de la ley de lemas, que permite presentarse a más de un candidato para los cargos inferiores al de gobernador, hacía aún más tedioso el recuento.

Hubo una doble alegría para Avelín, porque su hijo, del mismo nombre y muy parecido en aspecto, quitó al PJ la intendencia de la ciudad de San Juan.

Resignación anticipada

Si la tendencia que se veía anoche se confirmara, los partidos de la Alianza no sólo habrían conservado los votantes que tenían por separado -en 1995, sumaron 55% de los votos contra el 45% con el que les ganó Escobar- sino que habrían ganado electores peronistas. Cruzada y el bloquismo lideran la coalición en esta provincia; la UCR y el Frepaso son los socios menores. La conclusión de Escobar, sin embargo, fue que mantuvo "el caudal electoral del 95".

Escobar recibió la mala noticia en su quinta, lejos de la ciudad. A las 15.30, uno de sus hombres dijo a La Nación , con voz cavernosa: "Venimos mal. No hay nada que hacer". La resignación fue inmediata, a pesar de los temores de algunos dirigentes de la Alianza de que Escobar se resistiera a aceptar los resultados.

Se sentía derrotado de antemano. Hace poco más de un mes las encuestas le prometían el triunfo; sólo en las últimas semanas los pronósticos se revirtieron. "La gente no se equivoca. Respetamos su decisión -aceptó la derrota- (El mío) fue el gobierno del ajuste. Pudo haber sido un gobierno no popular (pero) la provincia estaba en llamas. No estoy arrepentido, era la única alternativa que teníamos".

Fue su primera derrota en sus ocho años de político. Había llegado al PJ en 1991 de la mano de Eduardo Menem, cuando comenzaba el esplendor del menemismo.

Hace diez días, al verse perdido, corrió a los brazos de Eduardo Duhalde, pero fue desairado: la fórmula presidencial del PJ no vino a su cierre de campaña. Las encuestas daban mal.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?