Suscriptor digital

Macri reiteró su deseo de ser un referente nacional

"Ratifico mi compromiso de trabajar por la unidad", dijo
(0)
11 de julio de 2011  

Impulsado por el triunfo en la elección porteña, Mauricio Macri volvió a dejar en evidencia su deseo de ser un referente nacional. "Asumí un compromiso de trabajar por la unidad nacional, quiero ratificar mi compromiso", sentenció anoche el jefe de gobierno.

De esta manera, las palabras de Macri pueden interpretarse como una respuesta a la cadena de elogios y felicitaciones que recibió de parte de una buena porción de dirigentes de la oposición nacional. El desafío será vencer al kirchnerismo en las elecciones presidenciales del 23 de octubre.

Eufórico, en pleno festejo de su victoria, Macri entonó: "Todos amamos este maravilloso país donde vivimos. Llegó la hora de que todo ese amor se transforme en aportes concretos".

Esa fue su primera referencia sobre la contienda nacional. Luego, hizo hincapié en su deseo de contribuir con la unidad y convocó al escenario a Federico Pinedo, el primer candidato a diputado nacional que llevará Pro en los comicios de octubre.

Además, Macri hizo un pedido para trabajar en el combate a la pobreza porque, a su criterio, "no es una cuestión ideológica, sino que afecta a millones de argentinos y expone a un grado enorme de vulnerabilidad". Y agregó: "Todos juntos, no sólo la dirigencia política, tenemos que trabajar para que todos los chicos tengan las mismas oportunidades independientemente de donde nazcan".

El jefe de gobierno porteño recordó el momento en que renunció a su precandidatura como aspirante a la Casa Rosada. "No hay lugar para egoísmos. Es hora de dejar de pelear con los fantasmas del pasado y mirar hacia el futuro", sostuvo, en un intento de enviar señales de armonía con el resto de los sectores opositores al kirchnerismo.

Elogios tras la victoria

Los candidatos a presidente de la oposición Ricardo Alfonsín, Eduardo Duhalde y Elisa Carrió se alinearon detrás del triunfo de Pro. Los tres dirigentes, además, coincidieron en sus retóricas al expresar un debilitamiento del gobierno nacional.

También se pegó al éxito del macrismo el candidato a gobernador de la Unión para el Desarrollo Social, Francisco de Narváez, que supo ser, en 2009, un aliado de Macri bajo el paraguas de Unión Pro.

"A los que eligieron su camino, les deseo suerte. Hay que construir desde las semejanzas", respondió anoche Macri, en lo que se interpretó como una crítica subterránea a De Narváez, con quien intentó hasta último momento llegar a un acuerdo para reflotar una fuerza de oposición nacional.

La diferencia de casi 20 puntos que lo separó del candidato kirchnerista Daniel Filmus también fue motivo de su análisis. "Es porque la gente creyó que juntos venimos bien. Y porque el porteño tiene dignidad y no le gusta que le digan lo que tiene que hacer", recalcó Macri, que admitió que es un "orgullo" volver a ser jefe de gobierno de la ciudad.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?