Suscriptor digital

¿Quién es María Rocío, la novia de Máximo?

María Rocío García junto a Máximo Kirchner
María Rocío García junto a Máximo Kirchner Fuente: Archivo
El perfil de la odontóloga de 35 años que será la madre del primer nieto de la Presidenta
Mariela Arias
(0)
13 de julio de 2011  • 13:27

RIO GALLEGOS.- María Rocío García, es delgada, menuda, de rostro afilado y mirada un tanto huidiza. Detrás de su melena enrulada trata de esconderse cada vez que descubre que las cámaras de fotos la apuntan buscando un retrato de la nuera de la Presidenta .

Tiene 35 años es odontóloga y es la única de las cuatro hermanas García que no estudió abogacía como su padre, quien fuera gobernador interino de Santa Cruz en 1991 y peronista, pero de una línea interna opositora al entonces ascendente Néstor Kirchner.

María Rocío no cultiva un alto perfil. Si bien ha participado de distintas actividades de La Cámpora –durante el último acto del 2 de abril aquí en Río Gallegos no se despegó de la joven Florencia Kirchner mientras alentaban a Cristina Kirchner- hoy su vida parece dedicada a la actividad profesional y a acompañar a Máximo Kirchner a sol y sombra.

Ella es de las pocas personas que visita a la jefa de Estado cuando llega a Río Gallegos, comparte almuerzos o bien está a su lado cada vez que ella visita el panteón donde descansan hoy los restos del ex presidente.

En el año 2009 ingresó al Hospital Regional ahora su actividad está centrada en el consultorio odontológico que atiende junto a otra profesional en la calle Urquiza de Río Gallegos. Pese a que viaja junto a Máximo con frecuencia a Buenos Aires, su vida está aquí. Y en eso parecen girar las decisiones de la pareja que comparte la casa de Máximo –que fuera la casa familiar de los Kirchner antes de llegar a la gobernación- ubicada en el barrio APAP (el gremio de los empleados estatales).

Máximo presentó a Rocío en sociedad en mayo de 2010, en el lanzamiento de la campaña electoral para las elecciones legislativas en el Teatro Argentino de La Plata. Era la primera vez que Máximo hacía la presentación de una novia en semejante marco político. Desde entonces, el rol de la joven odontóloga fue insertándose cada vez más en el círculo íntimo de los Kirchner.

Su hermana más chica, Virginia García, generó un revuelo cuando el año pasado fue designada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), al frente de la Dirección Regional Río Gallegos, un puesto clave.

Virginia es la más "política" de las hermanas, milita en La Cámpora y fue una de las designaciones sorpresa al ser nominada candidata precandidata a senadora nacional de Santa Cruz en tercer lugar para las próximas designaciones. "Haremos todo lo necesario para acompañar a la compañera Cristina, acompañaremos todas las políticas que el gobierno nacional nos vaya marcando en consonancia con el gobierno provincial para profundizar los cambios que se vienen haciendo desde el 2003 hasta la fecha", afirmó la ahora flamante futura tía del nieto presidencial al momento de presentar las listas.

El suegro de Máximo es Héctor Marcelino "Chicho" García, quien fuera gobernador interino de Santa Cruz en los agitados días de 1991. José Ramón Granero, (actual titular del Sedronar) había renunciado en medio de una fuerte crisis política y García, cercano a Arturo Puricelli (hoy titular de Fabricaciones Militares) dejó su banca hasta entregarle el mando a Néstor Kirchner en diciembre de ese año.

Fue el gobernador interino que campeó la crisis política de Santa Cruz en 1991. Y en sus pocos meses de gestión –apenas siete- fue clave en el futuro del gobierno de Kirchner: el firmó en Puerto Deseado el acuerdo con el entonces presidente Carlos Menem, por el cual reconocía a la provincia el cobro de unos 480 millones de dólares que mas tarde llegarían a 630 millones de dólares, por regalías petroleras mal liquidadas.

Esto fondos llegarían efectivamente cuando Kirchner ya era gobernador, el los depositaría y los convertiría en los famosos fondos en el exterior que supo tener la provincia.

García y Kirchner casi no tuvieron trato. El padre de María Rocío se refugió en la actividad privada y ya no volvería a la vida política. Veinte años después los apellidos se juntarán en un nieto que tanta alegría le trajo a la presidenta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?