Suscriptor digital

España, entre la incertidumbre electoral y el escándalo político

Renunció un relevante líder regional del PP acusado de corrupción
(0)
21 de julio de 2011  

MADRID.- Las turbulencias en la política española parecen no tener fin. Y no sólo se registran en el languideciente gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Ayer, al diario reclamo multisectorial para que el presidente español convoque a elecciones generales anticipadas y adelante su partida, se sumó el cimbronazo de la renuncia de uno de los protagonistas del "caso Gürtel", la trama de corrupción que desde hace dos años salpica al opositor Partido Popular (PP).

Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana y figura prominente de la fuerza que aspira a llegar al Palacio de la Moncloa el año próximo, anunció ayer su sorpresiva dimisión luego de manifestarse inocente en la causa que se le sigue por "cohecho impropio".

El dirigente "popular", que se presentó a las elecciones del 22 de mayo y fue reelegido en su cargo a pesar de estar penalmente imputado, fue citado por la justicia española.

En esa causa se investiga la aceptación, por su parte, de una supuesta donación de varios trajes a medida para uso personal por un valor de 14.000 euros.

Pero el caso se transformó en escándalo luego de que el juez instructor del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, José Flors, señaló que "existen indicios" de que Camps recibió los trajes a cambio de conceder contratos públicos en favor de empresarios de su amistad en el sector de la construcción.

Sin embargo, el ahora ex presidente de la Comunidad Valenciana intentó ayer mostrar su renuncia como un acto de arrojo para mantener a salvo la imagen del PP y, sobre todo, del titular de esa fuerza y candidato a presidente, Mariano Rajoy.

"Ofrezco mi sacrificio a España", fue la frase a la que apeló Camps para causar una verdadera revolución en la prensa y la política.

"Renuncio para que Rajoy sea el próximo presidente del gobierno, para que el PP gobierne España y para que España sea una gran nación", prosiguió, para luego declararse "inocente de las barbaridades que se dijeron" sobre su participación en la trama Gürtel.

De haber continuado en el cargo, la comparecencia de Camps ante los tribunales españoles hubiese tenido lugar el próximo otoño boreal. Así, su presencia ante la justicia habría coincidido con el tramo final de la campaña presidencial, en caso de que se adelantara la fecha señalada por los plazos constitucionales, que prevén los comicios para marzo de 2012.

Calendario electoral

En ese sentido, el consenso por un adelanto electoral continúa sumando adhesiones tanto en las filas de la oposición como en el propio oficialismo.

Según los analistas locales, la obstinación de Rodríguez Zapatero por finalizar su mandato en término se parece cada vez más a una utopía personal que a una realidad sostenible, incluso, por los "barones" de mayor peso en el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

De hecho, el propio candidato presidencial por esa fuerza política, el ex vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, se negó a responder en forma directa a los periodistas sobre su postura acerca de adelantar las elecciones.

A pesar de que el ex funcionario y "hombre fuerte" de Rodríguez Zapatero le restó importancia al tema, en su entorno inmediato continúan trabajando en esa hipótesis que ya consideraron "conveniente" el ex mandatario socialista Felipe González y otros encumbrados miembros del partido.

Incluso, la propia jefa de la campaña de Pérez Rubalcaba, la diputada Elena Valenciano, reconoció que, aunque su partido trabaja "con un calendario hasta marzo", no descarta la posibilidad de que se anticipen los comicios presidenciales.

"Nosotros (el PSOE) estamos preparados siempre, como los boy scouts ", admitió.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?