Suscriptor digital

Una fuerte apuesta del haras de La Pomme

La generación de 1996 defenderá exclusivamente su divisa.
(0)
21 de mayo de 1999  

No debe tener muchos antecedentes la decisión del haras de La Pomme de quedarse con toda una producción, la nacida en 1996, para competir en las pistas con sus colores.

"Nos queríamos dar el gusto; es un número de caballos manejable y es una manera de defender a nuestros padrillos", dice Guillermo Liberman , propietario junto con su padre, Samuel , de la cabaña de San Antonio de Areco.

Después de tomada aquella determinación, hace más de un año, los Liberman reforzaron también su plantel humano. "Estábamos cenando con los Etchechoury (Juan Carlos padre e hijo y Carlos Daniel, los entrenadores de la caballeriza) y, hablando de jockeys, surgió el nombre de Edwin Talaverano ", recuerda Guillermo.

Esta fue otra forma de demostrar que el objetivo estaba firme. Los Liberman, empresarios en varios rubros, vendieron no hace mucho Video Cable Comunicación (VCC), pero, desde luego, no es que se hayan pasado a la hípica en forma absoluta.

Guillermo tiene un proyecto muy avanzado en comunicaciones en sociedad con un grupo brasileño que coincide con él en el gusto por la hípica:son los dueños del haras Phillipson, propietarios de Quari Bravo . "Me dijeron que querían criar aquí, con nosotros", apunta.

Y hablando de amigos, Liberman lamenta que La Pomme no haya podido satisfacerlos cuando se interesaron por sus potrillos el año último. "Ellos nos van a entender", comenta. Son más de 50 productos los que quedaron en el país para competir. Otros cuatro fueron exportados a Chile.

Guillermo Liberman prefiere hablar de Gentlemen como el gran caballo que crió y ya no pensar en arrepentimientos por haberlo vendido en el apogeo de su campaña en los Estados Unidos. "Lo más triste de esos tiempos fue la muerte de Robin des Bois ", enfatiza. Y enseguida se entusiasma para hablar de otro hijo de aquel padrillo, Painter . "No escuchamos ofertas", destaca como para descartar cualquier intento -ya los hubo y millonarios, se dice- por comprar al mejor potrillo de la temporada.

Guillermo disfruta escuchando a quienes lo rodean, como el caso de Talaverano, en una mesa de la Oficial de Palermo. Consulta al jinete sobre sus dietas o le pide detalles sobre cómo dirige un pura sangre y, al mismo tiempo, observa con una sonrisa al resto de los que lo acompañan, tratando de descubrir la reacción ante lo que cuenta el peruano.

Así, nadie puede dudar de que lo pasa bien cuando está en el hipódromo, en el stud o en el haras. Más aún cuando tiene un caballo sobresaliente, como Painter.

Con nuevo equipo

Después de una situación difícil, derivada de la contaminación de las pasturas y que causó la pérdida de 40 productos, el haras de La Pomme introdujo cambios.

Así, la parte profesional de la cabaña es dirigida por los veterinarios Gustavo Cuadrelli, Mariano Rossi y José Laplacette. "La ventaja de cuidar todos los caballos es el manejo en el haras; los potrillos y potrancas están más en el campo y llegan al stud más mansos, con un vareo hecho", comentó Cuadrelli.

Por ahora, el único problema de mantener toda la producción es sólo de espacio. Por eso, los productos van ingresando gradualmente en la caballeriza en San Isidro, aunque llegan con pocas materias por rendir antes de realizar su estreno frente al público..

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?