Suscriptor digital

Eugenia "China" Suárez: la vida después de Teen Angels

La China Suárez recibió a lanacion.com en Pol-ka
La China Suárez recibió a lanacion.com en Pol-ka Crédito: Guadalupe Aizaga
La actriz de Los únicos habló con lanacion.com de su carrera y su pareja; su opinión sobre la exposición de su cuñada, Juana Viale; mirá el video
Julieta Nassau
(0)
28 de julio de 2011  • 16:09

María Eugenia Suárez recuerda que en la primera escena que grabó para Los únicos se sintió como en su primer día en un colegio nuevo. "Fue con Nico Cabré y con Emilio Dissi, imaginate mis nervios", señala y remarca que incluso, gracias a su personaje, Sofía, vestía un uniforme escolar. Sin la pollera cuadrillé de la escuela a la que va su personaje, la joven de 19 años enfrenta la entrevista con lanacion.com como la nueva alumna de un colegio. Primero, dispara respuestas cortas, cordiales e intentando complacer al interlocutor, y, como si sintiera la aceptación de sus compañeros, recién una vez que entra en confianza permite sacar a la luz su verborragia y su humor.

Sentada en el hall de Pol-ka, después de una jornada de grabaciones, "la China" comienza respetando las formas: "Estoy muy contenta y muy cómoda en Los únicos". Y mientras describe a Sofía como "muy simpática, una chica que está de buen humor todo el tiempo", parece seguir en personaje. Inmediatamente marca una distancia: "Sofía es más vueltera que yo, es muy impulsiva y como que se manda cualquiera. Yo no soy tan inmadura", aclara.

Todavía con las palabras medidas, habla de sus ex compañeros de curso, los Teen Angels, la banda que surgió en el programa infanto juvenil Casi Angeles y que ella decidió abandonar a comienzos de este año. "Fueron cuatro años increíbles junto a ellos", destaca y recuerda que la decisión de "dejar esa escuela" la tomó junto a sus representantes. "No lo sufrí tanto porque con los chicos me sigo viendo", expresa y, políticamente correcta, comienza a elogiar a su reemplazante en el grupo, Rocío Igarzábal.

Video

Mientras los chicos de su edad estaban en la escuela, la "China" estaba en un set de grabación. El colegio quedó en un segundo plano: primero, se cambió de turno, después repitió de año ("Nunca fui muy buena en el colegio", revela, mientras repasa su vida académica) y ahora decidió terminar sus estudios en un instituto a distancia.

"Obviamente tuve que dejar un montón de cosas que tal vez hace cualquier chica pero esto yo no lo cambiaba por nada", expresa, convencida del camino que decidió tomar a sus diez años, cuando se atrincheró en su habitación para que su madre la llevara al casting de Rincón de Luz. "Mis papás no querían saber absolutamente nada. Ellos querían que terminara el colegio, que siguiera una carrera y les salí todo lo contrario, pobres", expresa, ya más distendida, y continúa con la anécdota: "Mi mamá me llevó al casting pensando que no iba a quedar. Y quedé", cuenta, con el recuerdo vivo de esa experiencia que le cambió la vida. "Mi mamá tuvo una reunión con Cris [Morena] y le dijo «Por favor, ponela un capítulo para que se saque las ganas». Después entré yo y le dije a Cris «Por favor, no me quiero ir nunca más»".

El debut de "la China" en Los únicos

Su vida personal

En el intempestivo proceso de madurez en el que la sometió la fama, apareció un nuevo compañero: su pareja de hace un año y medio, el productor Nacho Viale. "Siento que de alguna manera crecí muy rápido y no llevo la vida de una chica de 19", expresa y pone como ejemplo, además de los diez años que la separan de su novio, la decisión que tomó el año pasado de dejar su casa familiar.

"Hace un montón que me quería ir a vivir sola, pero no porque estaba mal en mi casa sino porque siempre fui muy independiente y me divertía eso de tener mi lugar donde yo pueda llegar y hacer todo lo que quiera", expresa aunque se reconoce "mamera", y lo demuestra cuando cuenta que sólo dos cuadras la separan de su madre.

Crédito: Guadalupe Aizaga

Suárez quiere preservar esa libertad que siente en su hogar y por eso prefiere dejar para más adelante la convivencia con su pareja. "Creo que esas cosas se van dando, más adelante me encantaría", dice, y repara que se ven a diario. Suárez va entrando en confianza y habla de su relación con el nieto de Mirtha Legrand. "Nacho es como el calentón de la pareja, con más carácter. Yo también tengo carácter, pero soy más positiva, más tranquila", cuenta.

Además, resalta la importancia que le da las opiniones de su novio respecto de su carrera, aunque repara: "Siempre soy yo la que termina de tomar la decisión. Tengo una intuición que por ahora no me falla". Sin embargo, los consejos de Viale también se expanden a cuestiones de la vida cotidiana. Una recomendación poco feliz ("«Che, mi amor, ¿por qué no empezás a hacer algo?", recuerda, entre risas) la impulsó a imitar a su novio y comenzar clases de Taekwondo. Después empezó a bailar hip hop y tiene planes de estudiar canto e inglés. Sin embargo, no tiene intenciones de ir a clases de de actuación. "Sé que debería… pero una vez fui y me hicieron hacer tres horas de expresión corporal para desinhibirme y no me gustó. Salí y dije que no quería ir mas", sentencia.

"Sentí que había mucha violencia y maldad alrededor de Juana y quería pedir que pararan un poco"

Nacho también influyó en su vida virtual. Su fanatismo por Twitter llevó a la "China" a sumergirse en ese mundo en 140 caracteres y hoy es una fanática. De hecho, ese fue el medio que eligió para romper el silencio cuando su familia política estaba en el ojo de la tormenta, después de que trascendiera un video que daba cuenta de un affaire de Juana Viale, entonces embarazada, con el ex ministro de Economía, Martín Lousteau. "Con lo de Juana, nunca quise opinar porque no me gusta meterme en la vida de nadie, como no me gusta que me juzguen a mi tampoco. Pero me fui a dormir y me daban vuelta las cosas en la cabeza. Necesitaba escribirlo, y lo escribí en Twitter", recuerda el momento en el que, entre otras cosas, manifestó: "La gente se caga en todo literalmente. ¿Hasta dónde llega la maldad? ¿El cinismo? ¿El morbo?".

"No soy nadie para pedir nada pero realmente sentí que había una violencia y una maldad que yo decía…«Paren un poco. No es tan grave»", dice y ahonda en esta cuestión: "Para mi nada es tan grave en la vida. Ese es mi problema: que me tomo la vida demasiado en joda, como sé que la vida es una sola realmente y creo que problemas son otros".

"Me duele mucho todo lo que pasó porque Juana es amiga mía más allá de la relación que yo tengo con Nacho o deje de tener algún día. Me parece que nadie se merece eso", opinó sobre el acoso mediático que recibió su cuñada.

La "China", en épocas de Teen Angels

¿Futuro en Hollywood?

Entre sus proyectos, además de los esporádicos trabajos que hace como modelo, Los únicos forma casi la totalidad de su agenda: a las grabaciones, se suman los ensayos para la obra teatral, que subirá al escenario del teatro Opera en septiembre próximo. Además, quiere continuar con su carrera como cantante, pero prefiere no dar detalles porque "no hay nada confirmado".

Cuando se pone a fantasear sobre su futuro, Suárez no se pone límites. "Me encantan los desafíos, no me quedo con lo cómodo, me gustan que propongan cosas nuevas y me juego a hacerlo porque creo que así se aprende", asegura. Tampoco reconoce las fronteras y reconoce: "Muero por Hollywood, la red carpet, Johnny Depp y todos esos". Y remata con humor y fantasía: "Quiero una película con todos esos galanes de Hollywood peleándose por mí".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?