Disputa con Chile por la reapertura del paso Samoré

Conflicto por la veda a la circulación de camiones
(0)
4 de agosto de 2011  

SAN CARLOS DE BARILOCHE.-La Argentina y Chile ingresaron en una polémica bilateral por la reapertura del paso internacional Cardenal Samoré, situado a 27 kilómetros de Villa La Angostura. La Dirección Nacional de Vialidad (DNV) pretendía habilitarlo mañana sólo para el tránsito liviano, pero el país trasandino se niega a abrir la frontera de manera parcial por aquella restricción y exige que también sus camiones puedan cruzar, algo a lo que los habitantes de la Villa se niegan.

Un comité integrado por Gendarmería, Vialidad, Aduana, Migraciones, Senasa y autoridades de Villa La Angostura definieron días atrás que el paso fronterizo estaba en condiciones de ser rehabilitado, luego de dos meses de clausura tras la erupción del volcán Puyehue-cordón Caulle, pero exclusivamente para vehículos livianos y combis de hasta 24 pasajeros.

La restricción se debe a un planteo formal de Villa La Angostura, donde aún hay ceniza acumulada a la vera de sus calles y la autoridad sanitaria pidió evitar el tránsito pesado porque no podría atender una demanda ante posibles accidentes, como se suceden en esta época del año por la presencia de nieve y hielo sobre la calzada.

Los organismos dispusieron la habilitación parcial del paso a Chile para automóviles, camionetas y minibuses de hasta 24 pasajeros, con un claro objetivo de fomentar el turismo, especialmente ante el reclamo de Bariloche, que espera el ingreso de 10.000 estudiantes del país trasandino y turismo convencional por las vacaciones de invierno de ese país.

Pero Chile puso un freno a esta decisión al anunciar su negativa a una reapertura parcial del paso fronterizo y exigir la habilitación total del transporte, incluido el de cargas.

Un tratado bilateral de 1974 establece que el país vecino puede realizar el transporte de sus productos comerciales hacia el extremo sur de Chile -en la denominada ruta Chile-Chile- a través de la Patagonia argentina y utilizando el paso Samoré.

El paso internacional tiene un movimiento anual de ingresos y egresos de medio millón de personas por año y 31.000 camiones que atraviesan la zona céntrica de la Villa, ante la ausencia de una ruta alternativa, para alcanzar la ruta 40.

La polémica produjo malestar en la municipalidad de Bariloche, en las cámaras empresariales y de comercio exterior, y en sectores vinculados al turismo, que anticiparon el pedido de intervención de la cancillería argentina para resolver el conflicto.

"Esto excede todo trámite que podamos hacer desde las comunidades de Bariloche, Villa La Angostura y las provincias de Río Negro y Neuquén; por eso, acudimos a quienes tienen que tomar cartas en el asunto, para que dejen de mirar esto desde muy lejos, como lo están haciendo", se quejó Marcelo Cascón, intendente local, que promovió dar intervención a Cancillería. Además, los referentes de Bariloche anticiparon que iniciarán acciones judiciales en caso de no tener una respuesta del gobierno nacional.

Los vínculos con Brasil también se vieron afectados esta semana cuando el consulado de ese país en Buenos Aires recomendó, a través de su sitio web, no viajar a la Patagonia por las cenizas y los incumplimientos de las compañías aéreas a la hora de garantizar el soporte logístico para arribar a los destinos, aunque el traslado de brasileños desde el aeropuerto de Esquel está solventado por el gobierno provincial, municipal y el empresariado.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.