Suscriptor digital

Adiós al arquitecto Francisco Bullrich

Destacado urbanista, también fue embajador argentino en Grecia y autor de varios libros
(0)
13 de agosto de 2011  

Francisco Bullrich, uno de los intelectuales más brillantes de la arquitectura de la Argentina de todos los tiempos y figura de referencia nacional e internacional del urbanismo, murió el miércoles último a los 81 años.

Bullrich, quien también se desempeñó, entre otras cosas, como embajador argentino en Grecia durante el gobierno de Carlos Menem, fue coautor del proyecto del edificio de la Biblioteca Nacional junto con Clorindo Testa y Alicia Cazzaniga.

Con Testa compartieron, además, el proyecto y la dirección de la sede del Instituto Di Tella de la calle Florida, del que fue director. También integró la mítica Fundación Sur, donde brilló por su inteligencia y vanguardismo.

Autor de varias publicaciones, participante del comité consultivo y del comité de evaluación académica externa de la Universidad Di Tella y admirado por sus compañeros y discípulos de la Sociedad Central de Arquitectos (SCA), fue también colaborador de La Nacion en variados temas, además de la cultura.

Su extenso currículum recuerda que fue vicepresidente del Fondo Nacional de las Artes, autor del proyecto de la embajada argentina en Brasilia, del bellísimo edificio en torre de la calle San Martín 128, en la ciudad, mientras se desempeñaba como profesor de Historia de la Arquitectura en la Universidad Nacional del Litoral.

También fue profesor visitante de la Universidad de Yale, en los Estados Unidos, en 1966 y en 1967, publicó el imprescindible libro Arquitectura argentina contemporánea, así como Nuevas direcciones en arquitectura latinoamericana (1969) y Arquitectura latinoamericana (1970).

En 2000 volvió de la embajada en Grecia y, poco después, en 2001 y hasta 2003 fue director de Relaciones Internacionales del Ministerio de Cultura de la Nación. Antes, en 1971, integró la comisión asesora de la Municipalidad de Buenos Aires y en 1976 obtuvo una beca de la Fundación Guggenheim.

En cuanto al edificio de la Biblioteca Nacional, se trata de una obra emblemática que se convirtió en uno de los hitos de la arquitectura contemporánea nacional y en un ejemplo para toda América latina de la corriente conocida como brutalismo.

Fue construida sobre la base del proyecto ganador del concurso para ese fin a comienzos de la década de 1960 y se terminó de construir sólo a comienzos de la década de los 90, tras el tortuoso proceso que suele caracterizar el devenir de las obras públicas en la Argentina.

Los restos del arquitecto Bullrich fueron sepultados en el cementerio de la Recoleta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?