Esquiar desde la puerta del hotel

A más de 3000 metros, en plena cordillera chilena, Valle Nevado asegura nieve en polvo en sus 39 pistas y más de 44 kilómetros para deslizarse a gusto
Silvina Pini
(0)
14 de agosto de 2011  

VALLE NEVADO.- Este es uno de esos centros de esquí alejados de la vida urbana. En ese sentido se parece más a Las Leñas que a Catedral o Chapelco, por compararlo con pares argentinos. Su otra característica es la altura: Valle Nevado, en Chile, asegura muchísima nieve de la mejor calidad, en polvo, sencillamente porque está muy alto: el resort y la base se encuentran a 3025 metros y la cima Tres Puntas, a 3670 metros.

Hay que sumar a esto la orientación de las pistas en la cara sur de la montaña donde el sol no pega nunca de forma directa a la tarde, lo que permite mantener las condiciones ideales para una nieve suelta, en polvo, es decir sin hielo ni cascotes, que facilita esquiar tanto a expertos como a principiantes. Aquí no hay humedad ni llueve nunca, por lo que la nieve no se aguachenta ni se compacta. Es una nieve que provoca esa inigualable sensación de barrerla con los esquís o la tabla de snowboard en cada bajada.

A 40 minutos de Santiago o una hora y media desde el aeropuerto internacional de la capital, el resort compuesto de tres hoteles y cuatro edificios de departamentos se concentra en un estrecho valle rodeado de picos y pistas. Valle Nevado se inauguró en 1988 con capitales franco-chilenos copiando prácticamente la arquitectura racionalista del complejo invernal de Les Arcs, en Saboya, Francia (junto al Mont-Blanc).

Una década más tarde pasó a manos chilenas, empresarios de la construcción, que tienen planeado ir armando un pueblo de montaña que estará terminado en 2020. "La inversión total será de 100 millones de dólares –dice el gerente comercial Ricardo Almeida–, de los cuales hemos invertido 25. Además de continuar con la construcción de dos edificios por año, para 2016 inauguraremos un cuarto hotel de lujo."

Ya han construido cuatro edificios que se han vendido casi todos en tres meses, la mayoría a santiaguinos que pasan el fin de semana en la montaña como otros que van al country. "Construiremos diecinueve edificios más que completarán 4000 camas, lo que requerirá en breve la apertura de supermercados, farmacias, lavanderías, cocheras y más restaurantes", explica Almeida.

Bandas en vivo y pool

El hotel Valle Nevado está al lado de la pista y prácticamente se puede empezar a esquiar desde su puerta. Son 53 amplias habitaciones, todas con terraza a la Cordillera, preferido por las parejas. El Puerta del Sol, elegido por las familias, cuenta con 124 habitaciones más chicas y áreas comunes muy concurridas a 50 metros de las pistas. El Tres Puntas son 83 habitaciones para dos, tres y cuatro personas, especial para grupos de amigos. Cuentan con un pub donde tocan grupos en vivo, con mesas de pool y buena barra de tragos. Todos los huéspedes pueden acceder a la piscina exterior temperada -hay que ser valiente para sacarse la bata y meterse al agua rodeada de nieve-, al fitness center y cualquiera de los seis restaurantes, desde el elegante La Fourchette, donde sirven una cocina elaborada de estilo francés, hasta Don Giovani para pizzas y pastas, y Slalom y Bajo Zero para recuperar energías entre descenso y descenso.

Pero la fiesta ocurre afuera, donde la naturaleza arma un marco perfecto para disfrutar del snowboard y el esquí en 900 hectáreas nevadas. Allí funcionan 39 pistas, de las cuales un 10% son para esquiadores principiantes, de color verde; 36% para intermedios, en azul; 33% para avanzados, en rojo, y 21% para expertos, en negro.

En septiembre el lugar suele estar lleno de esquiadores profesionales europeos y norteamericanos que llegan a entrenarse en la pretemporada. Ver a pocos metros a esquiadores olímpicos, saltando o bajando a gran velocidad, es una yapa que disfrutan los que eligen el mes de la primavera. En agosto, en cambio, los brasileños son legión, alentados por los chárteres a Santiago desde San Pablo, Río de Janeiro y Brasilia. En Chile, como en todas partes, los efusivos brasileños pueden ser cinco, pero parecen cincuenta. La nieve los deslumbra como a niños, llegan en pareja, en familia, pero sobre todo en grupos de hombres solos.

Las pistas suelen verse relativamente despejadas, un verdadero placer para esquiar sin espejo retrovisor. El silencio de la montaña -sólo quebrado por el silbido de las tablas contra la nieve, el viento en la cara, el valle a los pies y la adrenalina de sentir que, en una pequeña medida, la montaña, esa enormidad, está siendo domada- no se compara con ninguna otra sensación.

En helicóptero

Valle Nevado cuenta con más de 90 instructores chilenos y europeos que dan clases a niños y principiantes, o acompañan a expertos en bajadas fuera de pista, los Free Style y Free Ride, y el costoso Heliski, una modalidad extrema que crece año a año. Los helicópteros llevan a los esquiadores hasta cimas de 4200 metros para que desciendan por nieves vírgenes con pendientes de hasta 3000 metros de desnivel. Se parte en grupos de hasta cuatro esquiadores con uno de los siete guías expertos que conducen el descenso. Estas bajadas únicas se realizan con equipos de esquí y snowboard especiales, mucho más anchos y largos, que flotan y toman más velocidad. Una bajada por el cerro Tres Puntas, por ejemplo, con un desnivel de 1000 metros, cuesta 210 dólares; dos bajadas por el sector Parraguirre, con 2000 metros de desnivel, 870 dólares, y tres bajadas por el Parraguirre con 3000 metros de desnivel, 1150 dólares.

Miguel Ledda, director de la Asociación Nacional de Heliski, además de guía en Valle Nevado y un pionero de esta disciplina en Chile, asegura que es esencial contar con equipos de seguridad de última generación, como el transmisor de avalancha que permite la localización de alguien enterrado por un alud, y el dispositivo Avalung que recicla el oxígeno y permite aumentar la tolerancia a estar enterrado bajo la nieve de quince minutos a una hora.

De vuelta a las pistas, los más chicos aprenden con la ayuda de la Magic Carpet, una alfombra que les permite remontar la pista sin necesidad de un poma, ya que funciona como una ancha cinta transportadora. Los que adoran practicar o ver piruetas pueden disfrutar del free style con saltos, cajones y barandas de distintas dificultades y los bumps, que enloquecen a los snowboardistas.

Este año han inaugurado una sala de cine 3D y en los próximos meses empezará a funcionar la telecabina, que conectará la Curva 17 a los 980 metros en el camino al cerro con las pistas. Serán 70 cabinas con capacidad para 6 personas que llevarán directo al restaurante Bajo Zero junto a la silla más veloz, la Andes Express. En la Curva 17 habrá estacionamiento para 800 autos.

Valle Nevado se despierta como un gran centro de esquí de América del Sur. Vale la pena visitarlo antes de que sea un concurrido pueblo de montaña y en sus pistas se tripliquen los esquiadores.

DATOS UTILES

Cómo llegar

Valle Nevado se encuentra a 60 km del aeropuerto y 35 km de la ciudad de Santiago. LAN cuenta con seis vuelos diarios desde Ezeiza y tres desde Aeroparque, con tarifas desde 199 dólares, www.lan.com . Los transfers privados del aeropuerto al cerro cuestan 300 dólares (ida y vuelta, en van para seis personas).

Cuánto cuesta

Alquiler de equipos, 283 dólares por 7 días (tablas, botas y bastones) hasta el 8 de septiembre; 227 dólares a partir del 9 de septiembre; 29 dólares por día un equipo estándar. Pase para los medios de elevación, 75 dólares, tarifa por día, por adulto.

Dónde dormir

Valle Nevado cuenta con tres hoteles bien diferenciados en estilo y tarifas.

  • Valle Nevado, 510 dólares por persona, por noche; septiembre, 305 dólares.
  • Puerta del Sol, desde 323 por persona, por noche; septiembre 207 dólares.
  • Tres Puntas, desde 300 por persona, por noche, hasta el 8 de septiembre; 132 dólares a partir del 9.
  • Todas las tarifas incluyen media pensión (desayuno y cena), cóctel de bienvenida, acceso ilimitado a las pistas, servicio après ski (coffee break y merienda de tarde), acceso al fitness center y piscina temperada, guarda ski, actividades de animación, Wi-Fi en áreas públicas y guardería infantil para niños de 3 a 7 años.

  • Departamentos para 2, 3, 5, 6 y 8 personas en los edificios Valle del Sol, Valle de La Luna, Valle de Cóndores I y Valle de Cóndores II. Tarifas desde 368 dólares por noche, departamento para dos, mini week-agosto; 164 dólares a partir del 9 de septiembre; servicio de mucama y ropa blanca incluida. Se puede agregar media pensión y pases a los medios de elevación en la reserva.

    www.vallenevado.com
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?