Suscriptor digital

Schoklender: denuncian operaciones sospechosas

Entidades financieras informaron a la Justicia sobre posible lavado
Hernán Cappiello
(0)
17 de agosto de 2011  

La investigación sobre Sergio Schoklender por supuesto fraude y de una decena de empresarios por presunto lavado de dinero disparó un aluvión de reportes de operaciones sospechosas de blanqueo de capitales por parte de bancos, aseguradores, escribanos, casas de cambio y emisores de tarjetas de crédito que involucran a los sospechosos.

Así lo revelaron a LA NACION fuentes con acceso a la causa que investiga el juez federal Norberto Oyarbide. Entre la información que está en poder de los investigadores se cuentan, por ejemplo, resúmenes mensuales de los gastos de tarjetas de crédito de Alejandro Gotkin , ex mano derecha de Sergio Schoklender y ligado a una decena de empresas.

No es raro para un hombre que tiene a su nombre una decena de sociedades, tres propiedades, tres automóviles 4x4 y otros autos de lujo.

En un mes una sola de las tarjetas de crédito cuyo resumen recibía Gotkin tiene gastos por unos 100.000 pesos, dijeron investigadores a LA NACION. No se trata de que Gotkin sea un comprador compulsivo, sino que ese total de gastos abarca las extensiones de su tarjeta de crédito. Una de ellas –dijeron las fuentes– es utilizada por Pablo Schoklender.

Además, Sergio Schoklender se maneja con la tarjeta corporativa de su empresa constructora Meldorek , que tiene un contrato con la Fundación Madres de Plaza de Mayo, firmado por Hebe de Bonafini, para construir las casas que levantaban los albañiles contratados por el organismo de derechos humanos.

La sospecha de los investigadores es que ese contrato sirvió de instrumento para desviar parte de los fondos que la Fundación recibía del Estado. Y que en lugar de construir viviendas sociales terminaban en las cuentas de las empresas de Schoklender o de sus asociados, como Gotkin.

Entre la información que el Banco Central aportó al juez Oyarbide sobre Gotkin se menciona la existencia de una cuenta con un saldo millonario en dólares en el exterior, dijeron las fuentes judiciales.

Otra de las personas que utilizaban una extensión de la tarjeta de crédito de Meldorek es Gustavo Serventich, el piloto de Schoklender y accionista del 10 por ciento de la compañía, pues con ese plástico pagaba el combustible de los dos aviones del ex apoderado de las Madres, que utilizaba para recorrer las obras que se realizaban en varias provincias.

Apenas se conoció la imputación sobre los Schoklender y sus allegados, y los detalles de los movimientos de fondos que Gotkin realizó en el Banco Supervielle, las empresas y entidades obligadas por la ley de lavado de dinero a informar sobre operaciones sospechosas de sus clientes enviaron una catarata de datos a la Unidad de Información Financiera (UIF), que, a su vez, los remitió a la Justicia. Técnicamente, estos datos se denominan Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS).

Son en su mayoría compañías emisoras de tarjetas de crédito, aseguradoras, bancos, escribanías. Así, una empresa de seguros informó sobre una póliza de caución que contrató Schoklender por una de las obras que realizaron las Madres.

Tres de las carpetas con informes sobre gastos, operaciones financieras y constancias notariales fueron enviadas por el juez Oyarbide al fiscal Jorge Di Lello para que las analice y determine si hay evidencias para ampliar las acusaciones sobre Schoklender y el grupo de empresarios que está acusado de lavar dinero.

Tras el dictamen del fiscal, Oyarbide decidirá las medidas por seguir. En ese sentido, el juez, que ayer dispuso prorrogar una vez más el secreto sumarial en las actuaciones, espera novedades esta semana sobre los resultados de un peritaje mientras los fiscales escriben los fundamentos para reclamar que los sospechosos sean indagados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?