Las manos que cosen milagros nuevos

Una asociación civil ubicada en Pacheco brinda, desde 1994, cursos y ayuda a vecinos para acceder a microcréditos
Micaela Urdinez
(0)
22 de agosto de 2011  

El sueño de Isabel siempre fue tener su propio taller textil y vivir del diseño y confección de remeras y piyamas. Gracias a que hace cuatro años conoció a Dignidad Asociación Civil, este deseo está próximo a concretarse. "Llegué de casualidad, por un cartel que vi. Trabajaba en una casa de familia y renuncié porque quería aprender corte y confección. El año pasado me dieron un microcrédito para comprar una máquina que todavía estoy devolviendo", dice esta mujer de 48 años, que vive en el Talar de Pacheco, en la provincia de Buenos Aires, y tiene a su cargo el sustento de sus tres hijos. Actualmente, trabaja en el emprendimiento textil de la asociación, a la espera de poder lanzarse como independiente.

Además de los conocimientos teóricos y prácticos, Isabel destaca que los talleres le sirvieron para relacionarse con la gente. "Me ayudan, porque me crié en el campo, a expresarme mejor y para mejorar un montón de cosas", dice.

Dignidad Asociación Civil nació en 1994, cuando un grupo de amigas decidió empezar a recaudar fondos y a asignarlos a través de los pedidos de la parroquia Purísima Concepción de General Pacheco. A partir de 1999, se constituyeron jurídicamente con la misión de acompañar a la comunidad a través de proyectos de formación integral y promoción social, para alcanzar una vida más digna.

"Creemos en la educación y la capacitación versus el asistencialismo. A partir de la adquisición de nuevos conocimientos, la persona puede encontrar algo que no sabía que tenía. Esto lo satisface como persona y, al mismo tiempo, contribuye al ingreso familiar. Son personas de bajos recursos, pero no excluidos, porque necesitan estar alfabetizados para poder enseñarles. El único requisito es que tengan ganas de aprender un oficio", explica Florencia López Serrot, directora ejecutiva de Dignidad Asociación Civil.

Casa de San Pedro es el nombre que recibe el centro de formación que ofrece un espacio de capacitación de oficios, tales como panadería y pastelería, costura, electricidad; computación, cocina, y pedicuría, estética y belleza.

Duran un año, y los alumnos asisten dos veces por semana, tres horas. Pagan $ 20 por mes en la medida que puedan en concepto de materiales. "Al principio, hacíamos jardinería, albañilería, computación y algunos sobre desarrollo personal. Siempre estamos atentos a cuáles son los que más les sirven a las personas, en función de la asistencia de los alumnos y la demanda real de la comunidad, que nos pide electricistas y costureras. La gente se entera por el boca a boca, ponemos carteles en ferreterías, mercerías y locales de la zona", señala López Serrot.

Además, las alumnas y egresadas de la escuela taller de costura pueden participar de un emprendimiento textil. Los datos de contacto de la asociación son 4740-0910 y su página web, www.dignidad.org.ar .

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.