Independiente puso suspenso

El equipo de General Pico venció a Atenas como visitante por 77 a 74 y ahora pierde la serie por 3 a 2.
Miguel Romano
(0)
28 de mayo de 1999  

CORDOBA.- La serie final de la Liga Nacional se llena de suspenso y hay un solo culpable: Independiente, de General Pico, que venció a Atenas, de esta ciudad, por 77 a 74 en el quinto partido de los playoffs al mejor de siete. Los cordobeses siguen arriba, pero ahora la diferencia es de sólo un partido (3 a 2) y en el próximo encuentro, pasado mañana, el conjunto local será el pampeano.

El equipo dirigido por Carlos Bualó le arruinó la fiesta a Atenas. El pueblo cordobés, desde dos horas antes del comienzo del partido empezó a ocupar cada hueco del estadio Carlos Cerutti y no dejó lugar ni siquiera para un alfiler.

Repleto de pasión, el lugar se transformó en una caldera impresionante desde donde emanó el aliento para el gran equipo de la provincia. Como ya se dijo, desde mucho antes del salto inicial.

Justamente unos minutos antes de que el árbitro Raúl Chávez lanzara la pelota al aire, el estadio le dedicó una ovación a un hombre de la casa: el pivote Fabricio Oberto, que recibió de manos de Marcelo Milanesio una camiseta del club con el número siete y su apellido en la espalda.

Los últimos incidentes en el Gigante de la Avenida, en General Pico, hicieron que se ajustara el operativo policial que, respecto de los dos primeros cotejos realizados en esta ciudad, aumentó de 80 a 140 efectivos. Si bien tras el final del cotejo la policía actuó con velocidad y dureza, fue imposible tener todo bajo control y así fue como Jorge Zulberti contestó una agresión de un simpatizante cordobés. Algunos objetos cayeron al rectángulo de juego, aunque no hubo heridos ni hechos graves. Para que las cosas no pasaran a mayores, ayudó la actitud de Milanesio, quien antes de retirarse le pidió calma al público repetidas veces.

El primer tiempo fue para Atenas por su claridad en la ofensiva y su eficacia en los tiros de tres puntos. La intención del equipo de Magnano fue apostar al uno contra uno y le resultó. Porque Ossela superó a Prickett, Gutiérrez desbordó a Nocioni, Campana desairó a Masieri y Edwards aprovechó cada espacio que le dejaron para gatillar desde tres puntos. El sabio conductor, como siempre, fue Milanesio.

En los últimos dos cuartos los pampeanos ajustaron las marcas y apareció Nocioni en toda su dimensión para trasformarse en el hombre desequilibrante.

El final fue con polémica. Nocioni empató en 74. Chávez le cobró la quinta falta a Ossela y se desataron las protestas. Sucatzky, con un lanzamiento libre, puso arriba a los rojos por uno. Campana perdió la pelota en la jugada siguiente y reclamó falta. Sucatzky encestó dos libre y sentenció el partido. Sigue el suspenso.

La síntesis

Los árbitros fueron Raúl Chávez, Darío Rodríguez y Daniel Rodrigo y la síntesis del encuentro es la siguiente: Atenas (74): Marcelo Milanesio, 2; Héctor Campana, 28; Steve Edwards, 14; Diego Ossela, 6 (x); Leonardo Gutiérrez, 10 (formación inicial); Leandro Palladino, 5; Bruno Lábaque, 9, y Patricio Briones. Director técnico: Rubén Magnano.

Independiente (77): Facundo Sucatzky, 11; Leopoldo Ruiz Moreno, 10; Leandro Masieri, 9; Andrés Nocioni, 25;Jared Prickett, 12 (formación inicial);Jorge Zulberti, 1;Monty Wilson, 9;Diego Alba, Martín Aguirrezabala, y Bruno Martinessi. Director técnico: Carlos Bualó.

Se aplicó una multa de $ 10.000

CORDOBA (De un enviado especial).- El Tribunal de Disciplina de la Asociación de Clubes le dio por ganado el cuarto partido de la serie final de playoffs de la Liga Nacional de basquetbol a Atenas por 52 a 47 y castigó a Independiente, el equipo local, con el pago de una multa de 10.000 pesos.

El cotejo había sido suspendido cuando faltaban 6 segundos y 9 décimas para el final debido a los violentos incidentes provocados por el público de General Pico. En ese momento, el conjunto cordobés aún disponía de tres lanzamientos libres y una posterior posesión de la pelota.

Los episodios de violencia tuvieron como protagonistas tantos a los hinchas como a los jugadores y dirigentes, ante la muy cuestionada tarea del uno de los árbitros del partido, Juan Quesada.

Ahora, la comisión técnica deberá supervisar las instalaciones del Gigante de la Avenida y hoy mismo tendrá que responder si el estadio está en condiciones de ser utilizado en el próximo encuentro, previsto para pasado mañana.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?