El legado de Jobs, más allá de Apple

Pablo Martín Fernández
(0)
28 de agosto de 2011  

La renuncia de Steve Jobs no impacta únicamente en Apple, ni siquiera en la industria tecnológica en la que era uno de los líderes. Su salida del primer puesto en la firma de Cupertino impacta en toda empresa que intenta generar riqueza de la mano de la innovación y el marketing, dos características que en su caso venían de la mano.

Su trascendencia hizo que Apple sea el ejemplo que muchas empresas quieran imitar, del sector que sean. Esto se puede ver en cientos de libros y publicaciones que señalaron a Jobs como el modelo que se debe seguir. A eso se suman los honores que recibió en diferentes universidades y el hecho de haber figurado reiteradas veces en el primer puesto de influyentes y poderosos que elaboran medios como Forbes y el Financial Times. Su biografía oficial es ya un éxito editorial, varios meses antes de salir al mercado.

Más allá de todo esto, muchos de los productos que concibió, como el iPhone y la iPad, por nombrar dos de los más importantes, no sólo generaron enormes ganancias para Apple. El primer smartphone de la compañía cambió las reglas de juego de toda la industria de los teléfonos celulares.

Desde 2007, cuando salió al mercado la primera versión del producto, todos los fabricantes debieron mejorar su oferta de alta gama. Ya no alcanzaba con tener una cámara decente, pantalla color y un teclado completo. El equipo debía tener una pantalla táctil de calidad y aplicaciones fáciles de utilizar. Casi cinco años después, la competencia todavía está procesando el golpe.

En oposición, las críticas más frecuentes que recibe Jobs se relacionan sobre todo con que, mientras crea ecosistemas de negocios disruptivos y productos exitosos, lo hace siguiendo un modelo que tiende a ser cerrado, con un polémico foco en el patentamiento de sus invenciones, una tendencia a la posición dominante en algunos mercados y la creación de fans, no consumidores.

En ese contexto, Tim Cook, su reemplazante, aparece como una figura confiable en el manejo del negocio. Las dudas sobre el futuro de Apple tienen que ver con lo difícil que resulta reemplazar la capacidad creativa de Jobs, y la facilidad con que lograba convertir en éxitos comerciales productos que, quizá con razón, nadie creía necesitar.

RECOMENDADOS

  • http://bit.ly/nHxEgQ

    La carta de renuncia de Steve Jobs como CEO de Apple.
  • http:/nyti.ms/p8c87I?

    El primer mensaje de Tim Cook a sus empleados como nuevo número uno.
  • http:/bit.ly/FOZov

    El recordado discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.