Suscriptor digital

Por fin, José Luis Imhoff y Tito Fernández llegaron a un Mundial

Jorge Búsico
(0)
14 de septiembre de 2011  

DUNEDIN, Nueva Zelanda.- La vida suele dar una segunda oportunidad con los hijos y el rugby es un deporte de herencia. En este contexto, en el plantel argentino que está disputando la Copa del Mundo en Nueva Zelanda se escribió otra historia que certifica ambos axiomas. José Luis Imhoff y José Javier Tito Fernández se recibieron de Pumas en distintas épocas. Uno, en 1965, cuando nació la leyenda. Otro, en la camada de gloria que siguió, la del '70. Las dos, con fuertes influencias en el largo y rico recorrido del seleccionado.

Pero el vínculo con los Pumas de Imhoff y de Tito Fernández estuvo lejos de terminarse con el fin de sus carreras como jugadores. Los dos fueron entrenadores del equipo nacional, también en distintas épocas. Bastantes más tumultuosas que las de ahora en el rugby argentino, aunque eran otras cuestiones las que estaban en pugna. Más aún: ambos condujeron a los Pumas en procesos previos a mundiales. Fernández, en el que concluyó en Sudáfrica 1995, y el doctor Imhoff, en el de Gales 1999.

Ninguno de los dos llegó al torneo máximo. Aquellas internas, de las que no fueron ajenos, terminaron dejándolos fuera de lo que, en parte, habían construido. Tito y su amigo Héctor Pipo Méndez quedaron al margen unos meses antes del viaje a Sudáfrica, en una decisión de la UAR que también marginó al capitán de entonces, Marcelo Loffreda. Imhoff fue desplazado por su amigo Luis Gradín -presidente de la UAR en ese momento- después de encabezar gran parte de la etapa previa al Mundial de Gales. Por esos vericuetos de la historia del rugby argentino, lo reemplazó Pipo Méndez, que renunció poco después. Y el conjunto quedó en las manos solitarias del neozelandés Alex Wyllie.

Pero aquel equipo del '99, que contaba con varios de los que alcanzaron la gloria en 2007 (Pichot, los Contepomi, Longo, Ledesma, Scelzo, Corleto, Nicolás Fernández Miranda, Ignacio Fernández Lobbe), no tenía con quién entrenarse en la última práctica, realizada en Liceo Naval, antes de viajar a Cardiff. ¿Quién les dio una mano esa noche? Tito Fernández.

Hoy, los hijos de José Javier Fernández y José Luis Imhoff están disputando la Copa del Mundo. Santiago y Juan -respectivamente- debutaron el sábado, contra Inglaterra. Y volverán a estar frente a Rumania, en Invercargill. Santiago, otra vez de titular, pero ahora con la 10 que llevaron cracks, como Hugo Porta, Juan Martín Hernández y Felipe Contepomi (otro de padre Puma, pues Carlos vistió la celeste y blanca en los años sesenta); Juancito , en el banco de suplentes, pero con posibilidades ciertas de entrar de nuevo.

Santiago tiene sangre de Hindú, el club en el que su padre, formado en Deportiva Francesa, fue puntal para la dinastía que dominó Buenos Aires en los últimos años. Juan es 100% de Duendes, de Rosario, el club que fundó su padre y que es una escuela de rugby que nutrió frondosamente a los Pumas. A Tito Fernández y a José Luis Imhoff la vida les dio con sus hijos una segunda oportunidad en este deporte de herencia que es el rugby. Y ahora sí están con los Pumas en la Copa del Mundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?