Suscriptor digital

El horror de la imprudencia: 11 muertos y 212 heridos

Un colectivo de la línea 92 intentó cruzar el paso a nivel de la estación Flores con la barrera trabada en 45 grados; fue embestido por un tren que, a su vez, chocó a otro; polémica por obras demoradas
(0)
14 de septiembre de 2011  

Eran las 6.23 de ayer cuando la tragedia sacudió a la ciudad. Fue el minuto fatal en el que el chofer del interno 52 de la línea 92 de colectivos omitió las señales de luz y sonido del paso a nivel de la estación Flores que indicaban que estaba por llegar un tren, y cuando empezaba a cruzar las vías fue embestido por la formación, que lo aprisionó contra el andén. La imprudencia dejó 11 personas muertas, entre ellas una criatura de dos años, y 212 heridos.

No se producía un accidente de tal magnitud en un paso a nivel de la ciudad de Buenos Aires desde 1962, cuando 41 chicos murieron en Villa Soldati.

Como consecuencia del choque con el colectivo, el tren descarriló y embistió a otro que estaba a punto de detenerse en la estación y que se dirigía a Once. Según fuentes judiciales, si bien faltan los resultados de los peritajes, la tragedia, como se puede ver en las imágenes de cámaras de seguridad de la Policía Metropolitana ampliamente difundidas ayer por la TV, se originó en la temeraria maniobra del chofer del colectivo, Filiberto Gallardo, de 33 años y padre de dos hijos. En el momento del accidente, la barrera estaba en ángulo de 45 grados debido a que horas antes había sido golpeada por un camión. Y el banderillero que había estado hasta poco después de las 6 se había ido, sin ser reemplazado. "La barrera no funcionaba mal. Si bien estaba un poco levantada, el chofer del colectivo no estaba habilitado para cruzar el paso a nivel porque las señales lumínicas y sonoras alertaban sobre el paso del tren", afirmó un importante investigador judicial a LA NACION.

El Gobierno anunció en al menos seis oportunidades desde 2006 el soterramiento del ramal Sarmiento, que une Once con Moreno, lo que nunca se concretó.

"Las obras que faltan no tienen relación con lo que pasó", afirmó el secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi.

El juez federal Julián Ercolini y el fiscal del mismo fuero Gerardo Di Masi, que están a cargo de la investigación de la tragedia, también cuentan con las imágenes grabadas por las cámaras instaladas en las formaciones, que muestran que el tren embistió al colectivo por la mitad.

"Los tres mecanismos de seguridad inherentes al paso a nivel: lumínico, sonoro y físico, estaban en funcionamiento", sostuvo en un comunicado TBA.

Las cámaras de seguridad de la Policía Metropolitana también registraron que, hasta las 6.07, en el paso a nivel de la calle Artigas había un banderillero de TBA que les avisaba a los automovilistas cuando se habilitaba el paso.

Según explicaron fuentes con acceso a la investigación, entre las 6.07 y las 6.23 el banderillero que debía cumplir ese horario habría llegado a su puesto de trabajo, pero en el momento del accidente se habría ido a cambiar de ropa. Los detectives del caso están analizando las grabaciones para determinar si un hombre que aparece en las imágenes con un bolso es el banderillero en cuestión.

"El banderillero que tenía que tomar servicio a las 6 aparentemente no habría llegado en el horario que le correspondería", dijo Gustavo Gago, director de Relaciones Institucionales y Comunicaciones de TBA

Las filmaciones también dejaron constancia de que, por los menos desde las 2.37, la barrera estaba con una inclinación de 45 grados al ser sostenida por un listón de madera y que, a las 2.38, un camión de recolección de residuos cruzó las vías y rompió parte de la barrera.

Vecinos de la zona no coincidían sobre el buen funcionamiento de la barrera. Mientras algunos sostenían que a menudo se descompone y que los automovilistas tienen que bajarse de los vehículos para levantarla y cruzar el paso a nivel, otros, en cambio, afirmaban que no suele andar mal y que no son pocos los conductores que a veces la levantan para no esperar el paso del tren.

"La gente levanta la barrera y pone un palo. Pueden pasar horas con la barrera levantada hasta que alguien lo saca. Estaba cantado que un día iba a pasar esto, la gente no le daba bolilla a la barrera", dijo a LA NACION el vecino Carlos Rodríguez.

"Fue una imprudencia del colectivero, podría haber esperado tranquilamente", sentenció René González, propietaria de un quiosco situado a diez metros del lugar del accidente. "Para mí el colectivero vio el tren que estaba llegando a la estación desde Moreno y no vio el que venía de Once. No había nadie en la calle, tenía todo el tiempo del mundo para esperar", puntualizó.

Anoche, los investigadores judiciales no habían podido determinar dónde estaban ubicadas cada una de las víctimas cuando ocurrió el accidente. Se supone que la mayoría viajaba en el interno 52 de la línea 92. Tampoco dieron a conocer la nómina de víctimas mortales.

Desde el gobierno porteño se informó que entre los 212 heridos había una veintena de ellos con lesiones graves y pronóstico reservado. Se supo también que los maquinistas de ambas formaciones, identificados por fuentes sindicales como José Errante y Alberto Carbonel, estaban heridos, pero fuera de peligro.

Anoche, en un comunicado de prensa, la Secretaría de Transporte de la Nación informó que hoy el ferrocarril Sarmiento funcionará con un cronograma reducido y con demoras entre las estaciones Once y Liniers, mientras se realizan las obras necesarias para restaurar el servicio completamente.

"Hace muchos años que no veía una tragedia de esta magnitud. Fue muy duro. Es el momento en el que bombero tiene que mantener la mente fría, ayudar y contener a las víctimas", dijo a LA NACION uno de los oficiales de bomberos que primero llegó al trágico paso a nivel y que prefirió mantenerse en el anonimato, pues el Ministerio de Seguridad les tiene prohibido hacer declaraciones públicas.

"Hubo una gran coordinación con el SAME, Defensa Civil y la Policía Metropolitana, que se logró a través de los constantes trabajos realizados a través del Sistema Federal de Emergencia (Sifem). Esto hizo que se atendiera a todos los afectados mucho más rápido", agregó el bombero de la Policía Federal.

De la base de datos pública sobre multas de tránsito del gobierno porteño, surge que el colectivo que participó del accidente -con patente HDL 054- cometió al menos cuatro infracciones en los últimos nueve meses; dos de ellas, al violar la luz roja.

Ayer, la presidenta Cristina Kirchner se enteró del accidente durante su gira en Francia. Pidió ser informada sobre los hechos y se comunicó varias veces con el ministro de Planificación, Julio De Vido.

En tanto, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, dio sus condolencias por Twitter a los familiares de la víctimas de la tragedia.

Con la colaboración de Gabriel Di Nicola y Josefina Pagani

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?