Suscriptor digital

Capitanich busca un triunfo amplio

Va por la reelección y aspira a lograr más del 70% de los votos para posicionarse mejor con vistas a 2015
Jaime Rosemberg
(0)
16 de septiembre de 2011  

RESISTENCIA.– Hombre obsesivo y afecto a las estadísticas si los hay, Jorge Capitanich deja claro que no es su intención ser menos que sus colegas Maurice Closs (Misiones) y José Alperovich (Tucumán), quienes desde el norte argentino ofrendaron a la presidenta Cristina Kirchner triunfos con más del 70% de los votos cuando lucharon por mantener su cargo.

"Acá no hay ley de lemas ni colectoras, el Tribunal Electoral es el mismo que en 2007 cuando yo era opositor y tenemos voto electrónico", apuntó el gobernador de Chaco a LA NACION en su prolijo y amplio despacho. Mientras la tarde se consumía, sus colaboradores preparaban la caravana en Barranqueras con la que ayer Capitanich cerró la campaña para las elecciones de pasado mañana, en las que buscará su reelección y de paso (aunque se cuide muy bien de decirlo) posicionarse como opción presidenciable para 2015. "¿Qué voy a hacer cuando termine mi mandato? Y bueno, seré periodista", se ríe el gobernador, y suelta una carcajada.

De impecable traje rayado, corbata roja y frenética disposición a repasar una y otra vez las cifras provinciales, Capitanich se esfuerza por dar muestras de lealtad absoluta a la presidenta Cristina Kirchner, siempre desde un perfil diferenciado. "Le debo mucho a la Presidenta, gran parte del triunfo, si lo obtenemos, es de ella", dice, convencido, aunque un rato después se autodenomina "adalid de la calidad institucional", título que pocos kirchneristas tratarían de ostentar.

El gobernador asegura que "no hay que subestimar a la gente" y espera el conteo del domingo, pero en la Casa de Gobierno confían en que el oficialista Frente Chaco Merece Más superará el 60,3% (unos 350.000 votos) obtenido aquí por la fórmula Kirchner-Amado Boudou en las primarias del 14 de agosto.

A pesar de sus discursos públicos, también parece estar convencida de ello la oposición chaqueña, que tiene como cabeza visible al ex gobernador y senador radical Roy Nikisch, antecesor de Capitanich entre 2003 y 2007, que buscará volver al poder en una provincia en la que la UCR gobernó doce años consecutivos.

La ola oficialista

"Soy, ante todo, un militante, y hay que poner la cabeza cuando el partido lo necesita", afirmó a LA NACION el candidato radical, convencido de que la "ola oficialista" que se profundizó con el triunfo de la Presidenta el 14 de agosto será difícil de detener.

La UCR tiene una tradición de gobierno en la provincia, pero las desavenencias de Nikisch con Angel Rozas, que casi no participó de la campaña, y la decisión de los intendentes radicales de esta capital y de Presidencia Roque Sáenz Peña de postergar las elecciones comunales para el 9 de octubre parecen haberle restado chances. "No era ni soy el candidato de la estructura partidaria. Pero el partido son, sobre todo, los militantes", recalca Nikisch, en referencia a Rozas y a la UCR nacional y al candidato Ricardo Alfonsín, que no pasó a respaldarlo, como sí lo hizo en otras provincias.

Así las cosas nadie sugiere que la elección resulte ser tan pareja como la de 2007, cuando Capitanich superó al ex gobernador Rozas por sólo mil votos, en un polémico y prolongado conteo. "En 2009 le sacamos 30.000 votos de diferencia, y el domingo serán muchos más", afirman en el PJ chaqueño. Se sustentan en lo que Capitanich denomina un "frente cocoliche de liberación", que integran desde el PC hasta Pro.

Obras públicas con cuantiosos fondos nacionales; reactivación económica; baja en la mortalidad infantil y en la pobreza, son medallas que Capitanich se cuelga con orgullo. Atrás quedó un comienzo conflictivo, incluido el escándalo y divorcio de su ex mujer Sandra Mendoza.

Nikisch le critica haber gastado fortunas en publicidad, hacer una gestión "basada en el marketing" y "una campaña de miedo, con amenazas de perder planes sociales a quien no vote por ellos". Capitanich sonríe y dispara. "Lo de planes es una estupidez total, y el marketing... Si a vos te va bien en la vida, ¿no lo vas a decir? ¡Eso es gestión!", contraataca el gobernador y candidato.

Las otras cuatro fórmulas tienen escasas chances. Carlos Martínez (Libres del Sur), con el apoyo de Hermes Binner, centró su campaña en "salir de la falsa opción del bipartidismo" en Chaco. Danilo Polo Legal (Proyecto Sur) recibió ayer la visita de Fernando "Pino" Solanas, quien calificó de "escándalo e inadmisible" que en la provincia "haya hambre". Fanny Alcire (Partido Obrero) y Mirta Alvarez (MIJD de Raúl Castells) completan la nómina de candidatos. El final parece cantado.

LA CASA DE LAS MADRES

RESISTENCIA.– Algo tenso se puso el gobernador Capitanich cuando la charla giró en torno de los proyectos que la Fundación Sueños Compartidos y Sergio Schoklender llevaron adelante en esta provincia. "El programa aquí fue muy bueno, transparente, se les dio trabajo a 1500 personas y las casas se hicieron. Lástima el desenlace", se lamentó. En contra de la versión del ex apoderado, Capitanich dijo que el convenio "se hizo con la Fundación Madres y no con la empresa Meldorek". Y agregó: "Lo que haya hecho este hombre con la fundación es otro tema, pero hicimos lo que correspondía, con los precios de mercado", al negar sobreprecios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?