Otro choque en la ciudad: 86 heridos

Involucró el Premetro, un colectivo de la línea 76 y un camión; el chofer del tranvía se descompensó y habría provocado la colisión
(0)
16 de septiembre de 2011  

"Me bajó la presión, me descompensé y después no recuerdo nada más". Alberto Díaz Méndez, de 57 años, es el chofer del Premetro que, ayer por la mañana, fue protagonista de un triple choque con un colectivo de la línea 76 y un camión volcador de concreto, en el Bajo Flores, que dejó como resultado 86 personas heridas.

Esta vez no fue la imprudencia, sino la desgracia. Curiosamente, ese infortunio ocurrió apenas 48 después del accidente en la estación ferroviaria de Flores , donde un colectivo de la línea 92 fue arrollado por un tren que luego chocó contra otra formación que circulaba en sentido contrario. En ese hecho, 11 personas perdieron la vida y hubo más de 200 heridos.

Ayer, el accidente -también elocuente por la cantidad de transportes que intervinieron- se produjo en el cruce de Zuviría y Lafuente, a las 9.15. Hubo versiones contrapuestas con respecto a las eventuales responsabilidades: la más contundente indicaba ya desde temprano que el Premetro había iniciado el suceso, producto de una súbita indisposición del motorman (cuando el colectivo de la línea 76 estaba detenido y el camión volcador de concreto cruzaba con semáforo en verde). Otra señalaba que el camionero, en realidad, había cruzado en rojo.

Anoche, en la clínica Santa Isabel, en Flores, LA NACION dialogó con el conductor del Premetro. Con una voz apenas audible y visiblemente agotado, confirmó que había sufrido una descompensación antes de la colisión. "De no haber sido así, hubiera evitado el choque. De todos modos, los incidentes en esa calle son constantes. Lafuente es un carril compartido y muchos conductores quieren doblar a la izquierda cuando está prohibido. Así es como suceden los accidentes. No hay respeto por las señales de tránsito. Los vehículos suelen estacionar muy cerca de las vías y eso es muy peligroso", contó Méndez, que recibió contusiones leves.

Video

Según fuentes de Metrovías, todos los sistemas de seguridad del Premetro funcionaron correctamente. El "hombre muerto" [un freno de emergencia], ubicado en el apoyabrazos izquierdo de los conductores, se activa en forma automática cuando el chofer levanta el brazo. Este dispositivo, al activarse, desacelera la marcha del tren hasta frenar. No se clava. Según Metrovías, ayer, el "hombre muerto" cumplió su función. Ahora la Justicia investiga si fue la inercia que arrastraba el Premetro la causante del choque.

Tres horas después de este accidente, y cuando aún no habían terminado las tareas de auxilio en el lugar, las ambulancias debieron ir de urgencia a Villa Lugano, donde el choque de dos colectivos dejó ocho heridos.

Pero hubo más en una mañana crítica: se produjeron dos vuelcos en el km 44 de la Panamericana. Uno de ellos provocó la muerte de un empleado de la concesionaria de la autopista, que realizaba tareas de limpieza a la vera de la calzada (ver aparte).

Según informaron fuentes del Ministerio de Salud porteño, los damnificados por el choque del Premetro, con heridas de diversa gravedad, fueron atendidos en los hospitales Piñero, Penna, Alvarez y Santojanni.

"Es atípico un accidente así en esta esquina", dijo por su parte a LA NACION el comisario Carlos Grandar, de la seccional 38a. "Según pudimos reconstruir con el testimonio de los testigos, el colectivo estaba esperando ante el semáforo, sobre la vía, y el Premetro lo chocó de atrás. Eso hizo que el colectivo colisionara con el camión, que estaba cruzando la avenida, pero aún debemos esperar los peritajes", explicó.

Los vecinos, asombrados por el accidente, observaban detrás de la cinta perimetral policial. Un automovilista, que estaba en su coche estacionado sobre la avenida Lafuente, afirmó: "La culpa fue del Premetro, que no llegó a frenar porque venía a mucha velocidad. El camión estaba cruzando con el semáforo en verde pero no podía frenar, porque estaba lleno de material", afirmó Roberto, otro testigo.

La causa está a cargo del juzgado Correccional N° 11 de la Capital, a cargo de Luis Schlegel.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?