Suscriptor digital

Mejorar la calidad educativa, clave en la agenda política

Expertos analizaron los cambios que deberían impulsarse en los próximos cuatro años
(0)
18 de septiembre de 2011  

Ofrecer competencias laborales para los estudiantes secundarios en zonas necesitadas; extender la jornada escolar; lograr equidad salarial entre los docentes de las distintas provincias fueron algunas de las propuestas planteadas por especialistas en el debate "La agenda presidencial 2011-2015: ¿es posible mejorar la educación en la Argentina?", que se desarrolló en la Universidad Torcuato Di Tella.

Con el ex ministro de Educación porteño, Mariano Narodowski, como moderador, intercambiaron apreciaciones sobre calidad educativa Axel Rivas, del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), el ex ministro de Educación de la Nación Juan Llach y Mariano Palamidessi, coordinador del curso regional de formulación y planificación de políticas públicas del instituto internacional de planeamiento de la educación (IIPE Unesco).

Rivas presentó un trabajo de Cippec sobre prioridades para la educación. Mencionó como un factor clave "el efecto que ha producido la expansión de las desigualdades y de la pobreza en la Argentina entre 1975-2003". Y planteó: "En Pisa 2009, la Argentina tiene el mayor nivel de desigualdad entre las escuelas que obtienen los mejores resultados y las que tienen los peores resultados". Por eso, considera que "el aumento de la inversión en educación no se tradujo en disminuir las desigualdades".

Detalló cuatro propuestas de Cippec: llevar la formación docente a 5 años; escolarización a los 4 años; jornada extendida de 8.30 a 15.30, donde la escuela esté abierta de 6 a 19 y tenga edificio propio, y profundizar la reforma de la educación secundaria, que incluya la concentración horaria de los docentes en una escuela y equidad salarial entre las provincias.

Para Llach, hay que ofrecer "competencias laborales en la escuela media en zonas necesitadas". "Hay una pérdida de su sentido, sobre todo para chicos que por razones sociales y económicas ven muy lejos a la universidad", añadió.

Para Palamidessi, la desigualdad económica y social no alcanza para explicar el bajo rendimiento en evaluaciones internacionales: "El sistema educativo ha perdido la capacidad de orientar las acciones y de exigir el cumplimiento de las responsabilidades de los actores que componen el sistema". Y explicó: "Estamos en un tercer escalón en el rendimiento de lengua y matemática, por debajo de países que tienen proporción de pobres históricamente mucho más alta que la Argentina y que arrastran déficit mayores que la Argentina".

EN VOZ ALTA

"Hay que ofrecer competencias laborales en la escuela media de zonas necesitadas"

JUAN LLACH. Ex Ministro de Educación

"El aumento de la inversión en educación no se tradujo en disminuir las desigualdades"

AXEL RIVAS. CIPPEC

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?