Damas en guerra: las mujeres al frente

Comediantes en busca de un lugar en Hollywood
Natalia Trzenko
(0)
21 de septiembre de 2011  

Aparentemente, Damas en guerra , el film que UIP presenta mañana en la cartelera local, es una comedia sobre los graciosos malentendidos entre un grupo de amigas en el proceso de preparar el casamiento de una de ellas. Una versión femenina de ¿Qué pasó ayer? dirá alguien para cortar camino y atraer al público masculino que suele huir de las películas de "chicas" como de la peste. Pero a veces las apariencias engañan. O no cuentan toda la historia. Si de eso se tratara habría que decir que al tiempo de su estreno en los Estados Unidos Damas en guerra, escrita y protagonizada por la comediante Kristen Wiig (Saturday Night Live) y producida por Judd Apatow (Ligeramente embarazada), provocó un revuelo que superó en mucho a los resultados de taquilla y las consideraciones críticas.

"¿Son graciosas las mujeres?", se preguntaban casi sin excepción los artículos periodísticos que hablaban de la película y su elenco femenino. La obviedad de la respuesta –es sí– no disculpa la ignorancia y la misoginia de la pregunta, pero tampoco borra su ubicuidad mediática. Frente al resurgimiento de una polémica de género que no parece encajar del todo en el siglo XXI y sin embargo existe, Damas en guerra pasó de inteligente y divertida película veraniega a objeto de discusión cultural. Qué destino aburrido –pero aparentemente inevitable– para una de las mejores comedias del año.

"Yo las aliento a todas y cada una de ustedes a que vayan a ver Damas en guerra este fin de semana no solamente porque es graciosa, sino porque debemos mostrarle a Hollywood que las mujeres sí queremos películas que no sean insípidas comedias románticas o alguna pavada sobre hacer compras... Muchas cosas dependen de esta película, así que por favor lleven a sus novias, sus novios, sus maridos y a sus vecinos a verla." El discurso de aires proselitistas salió publicado en el influyente sitio de Internet www.salon.com como parte de un artículo de Rebecca Traister, periodista dedicada a la cuestión de género en la cultura popular. Ahí mismo, la autora se lamentaba de la responsabilidad que pesaba sobre el film y sus protagonistas. Si el film era un éxito, tal vez la industria del cine y la televisión empezarían a prestar más atención a las mujeres de un lado y otro de la pantalla. Y, contra los pronósticos de muchos y la alegría de muchas, Damas en guerra superó las expectativas de todos. Las buenas críticas fueron la norma y los números de la recaudación –lleva más de 282 millones de dólares acumulados en el mundo– confirmaron no sólo que las mujeres son graciosas, sino que hay un nutrido grupo de ellas que están dispuestas a que su capacidad de hacer reír no se vuelva a poner en duda.

Diferencias

"Fue un gran año para la televisión. Estamos muy contentas de los interesantes papeles escritos para los hombres esta temporada. Que los actores pudieran interpretar a verdaderas personas y no ser sólo unos cuerpos bonitos, cosas lindas para mirar. De todos modos, muchachos, siempre deben estar dispuestos a mostrar algo de piel, algo de hombro, un poco de espalda, un lindo cuello. Eso es lo que nos hace seguir mirándolos." A dúo y sin perder la sonrisa Amy Poehler (Parks & Recreation) y Melissa McCarthy (Mike & Molly en la pantalla chica y una de las Damas en guerra en el cine) usaron los premios Emmy y el momento de presentar la categoría de mejor actor en una miniserie para elaborar este sarcástico comentario sobre el estado de las cosas en Hollywood. Ambas forman parte de un grupo de comediantes exitosas de la TV que incluye a Tina Fey, Chelsea Handler y Wiig, y saben que los buenos papeles para las mujeres son casi una especie en extinción a menos que ellas mismas se los escriban. Eso hizo Wiig–junto a su socia Annie Mumolo– en Damas en guerra, siguiendo el ejemplo de Fey en 30 Rock, Handler y algunas nuevas exponentes del amplio, diverso y apenas explorado universo de las actrices cómicas actuales (ver aparte). De hecho, una de las consecuencias positivas de la desconfianza anticipada que generó Damas en guerra –un proyecto en el que sus dos autoras trabajaron durante más de cinco años antes de conseguir la atención de la industria– fue que con los resultados de taquilla en la mano Hollywood se vio obligado a prestar más atención a estas chicas que parecen estar en todos lados, golpeando la puerta para que las dejen entrar a jugar con los varones.

Especialmente en el cine. Después de tantas películas de la factoría Apatow pobladas de muchachos inmaduros, amigueros y, gracias a la magia del cine, atractivos para mujeres mucho mejores –en todo– que ellos, de los irresponsables imbéciles de los films de Todd Phillips y los aniñados héroes de Will Ferrell y su socio creativo Adam McKay, era hora de que alguna voz, finita, pusiera el grito en el cielo. Si hasta los propios amos y señores de la comedia actual norteamericana aceptan las desigualdades de género que ellos ayudan a perpetuar. Aunque después, por culpa o vaya a saber qué, intenten enmendar sus errores. Así, Apatow "descubrió" a Wiig para el cine –ya era una estrella en Saturday Night Live– cuando la rubia transformó la escena cortísima que le tocó en Ligeramente embarazada en uno de los momentos más recordados del film y luego decidió ayudarla a que Damas en guerra finalmente se realizara. Por su parte, el genial dúo de Ferrell y McKay –responsables de films como Ricky Bobby: Loco por la velocidad y El reportero: la leyenda de Ron Burgundy, entre otros– se hizo cargo del tema desde su página de Internet Funnyordie.com. Allí, desde la semana pasada se puede ver un gracioso corto de tres minutos titulado Un día en la vida de una comediante, en el que se exploran las dificultades y el duro trabajo que supone para un grupo de señoritas intentar ser graciosas a pesar de ser mujeres. Más allá de la broma, muy buena por cierto, el corto se hace cargo de un prejuicio que existe aun cuando las cosas vayan mejorando, muy de a poco, especialmente en la televisión. En la temporada que acaba de comenzar en la pantalla chica norteamericana, tres de las sitcoms más esperadas son protagonizadas por mujeres jóvenes cuyas vidas son exploradas para que sean algo más que el remate de los chistes. "Estos tres programas sugieren que un nuevo grupo está aprovechando los caminos trazados por Roseanne Barr, Tracey Ullman, Tina Fey, Amy Poehler y, más que nada, Damas en guerra", escribió el domingo pasado Alessandra Stanley en su crítica para The New York Times de los nuevos ciclos. Así, el film que se estrena mañana es, otra vez, algo más que la suma de sus muy divertidas y femeninas partes. Y si todavía se preguntan si las mujeres son graciosas, vayan a verla para enterarse de una vez por todas que sí.

KRISTEN WIIG

Saturday Night Live / Damas en guerra

Después de años de ser la intérprete más destacada del ciclo televisivo, protagonizó y escribió una de las mejores comedias del año.

WHITNEY CUMMINGS

Whitney

Hizo stand up, escribió para otros y esta temporada protagoniza una sitcom que lleva su nombre y escribe otra, Two Broke Girls

AMY POEHLER

Parks and Recreation

Es la protagonista de una de las mejores series de la actualidad. Comenzó su carrera en Saturday Night Live junto a su amiga Tina Fey.

CHELSEA HANDLER

Chelsea lately

Comediante, autora de best sellers basados en su vida y ahora productora de una sitcom adaptada de uno de ellos.

TINA FEY

30 rock

Durante diez años fue la guionista en jefe de Saturday Night Live, un puesto que nunca antes había ocupado una mujer. Creó 30 Rock.

SARAH SILVERMAN

The Sarah Silverman Program

Una de las voces más originales de la comedia. Zarpada y muchas veces al borde del mal gusto que no coincide con su aspecto aniñado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.