Donda: "No por ser hijo de desaparecidos sos buena persona"

La diputada gana terreno cerca de Binner y se anima a campañas osadas; su historia personal, su paso por el kirchnersimo y hasta su perfil sexy, en un reportaje con LA NACION
Maia Jastreblansky
(0)
23 de septiembre de 2011  • 10:16

En el departamento reciclado de Constitución, Silvio Rodríguez suena al mango. Cuadros de Evita y el Che Guevara se disputan la pared. Pasarán al menos siete canciones antes de que ella termine de arreglarse. "Perdón, ya estoy lista", se disculpa Victoria Donda, con una coquetería que no deja evidenciar su gripe.

La actual diputada accedió a su banca en 2007 por la lista del FPV, pero en 2008 se convirtió en una de las escasas desertoras del kirchnerismo y hoy se candidatea con el socialista Hermes Binner. A semanas de las elecciones, Donda no quiere saber nada con aquella alianza con el oficialismo, se anima a campañas osadas y gana terreno en su espacio político.

"Son troskas", bromea sobre las tres perras que ladran en la terraza. Su militancia comenzó cuando tenía 15 años y un cura de su colegio le regaló un libro de la Revolución Cubana. En ese momento comunicó en su casa, al ex prefecto José Antonio Azic, que se iba a las villas a militar. Once años después se enteraría de que ese hombre era su apropiador, y que sus verdaderos padres se parecían mucho más a la adolescente rebelde que era.

Aunque aclara que los Derechos Humanos son su principal bandera, Donda prefiere no extenderse en hablar sobre su historia y tiene definiciones tajantes: "No por ser hijo de desaparecidos, sos mejor persona", lanza.

Se inclina por hablar de su presente político. La recta final a octubre la encuentra defendiéndose de quienes acusan al Frente Amplio Progresista de ser una oposición blanda. Con el mismo estilo sexy que puede verse en los afiches en los que proclama "vamos a portarnos mal", asegura: "No explotamos en campaña que tengo un escote generoso".

Video

-Si uno proyecta los resultados de las primarias, el futuro Congreso tendrá mucho peso oficialista, ¿qué rol vas a ocupar desde la banca por la que competís?

-Pienso ocupar el lugar que vengo ocupando, el de una voz crítica hacia las políticas oficiales.

-Sin embargo, cuando asumiste como diputada en 2007, lo hiciste por el Frente para la Victoria.

-Sí , pero yo siempre pertenecí a Libres del Sur. Los partidos hacen alianzas que son tácticas mientras uno coincida en el proyecto político. Cuando dejé de identificarme con el kirchnerismo, me fui.

-¿Qué motivó la ruptura con el kirchnerismo?

- Nos fuimos porque vimos que ya no nos incluían a nosotros, se abandonó la transversalidad del FPV. No nos pareció bien que Néstor Kirchner asumiera la presidencia del PJ.

-¿Quiénes era tus interlocutores dentro del oficialismo?

-Fue hace tanto que ya, que me olvide, mirá…

-Es tu historia política, ¿no querés saber nada con ellos?

-No me identifica más, fue hace mucho. Es gracioso, antes del conflicto con el campo todos se adjudicaban el título de K de la primera hora, había como un "kirchnerómetro". Después, fue "yo no tengo que ver", en 2009. Y con la muerte de Néstor, todos son K. Es mucho más fácil estar cerca del poder, ¿no? Me parece que hay muy poca formación política en algunos que se llaman a sí mismos militantes.

-¿Qué le respondés a los que dicen que el Frente Amplio Progresista es una oposición "pasteurizada" ?

-Cuando se votaron cuestiones económicas, el Pro, el PJ disidente y una parte de la UCR fueron con el oficialismo. La línea divisoria es entre los que quieren mantener la pobreza para mantener el poder y los que queremos llegar al poder para terminar con los pobres.

-En su discurso la Presidenta siempre va en el segundo sentido…

-Bueno, pero la práctica de ocho años atrás a hoy no fue en ese sentido

-¿No creés que hay mayor distribución de la riqueza?

-No

-¿Ni menos pobres como marcan los números que la Presidenta cita en sus actos?

-No, no creo.

-Se ven muchos afiches en los que pedís que se trate el tema del aborto, ¿conocés los motivos por los cuales Cristina Kirchner está en contra?

Sí, la escuché, son cuestiones morales en base a experiencias personales. Pero uno debe legislar sobre el derecho positivo, no sobre sus propias normas o sobre lo que uno le haría o no a su propio cuerpo.

-Otra de tus aristas ineludible es el tema de los Derechos Humanos, por tu historia personal, ¿cómo consideras la política del kirchnerismo, que lo lleva como una bandera?

-El Gobierno reivindica los Derechos Humanos pero de hace 30 años. Estoy absolutamente de acuerdo con los juicios a los militares. Memoria verdad y justicia son las banderas que no voy a bajar jamás. Ahora, mi mamá no peleaba para que sus asesinos estén presos. Mi vieja peleaba para que no haya ningún pibito con hambre y en este país hay 700 mil chicos que no pueden comer.

-¿Cómo es tu vínculo con tu hermana biológica?

-(Se incomoda) A mi hermana biológica la crió mi tío, Adolfo Donda, que es represor. Yo me crié con otra familia de militares que me apropiaron y tengo una hermana menor, de crianza.

-Ella no quiso distanciarse de sus apropiadores, ¿cómo vivís esa situación?

-Cada uno hace lo que puede con su historia. Yo creo que hay que al menos conocer la verdadera familia. Nunca voy a poder reconstruir un vínculo biológico con alguien que nunca tuve relación. Con mi hermana nunca tuve un vínculo de hermana, entonces no puedo inventar algo que no existió. En todo caso, en algún momento de la vida, construiremos algo, si se da la oportunidad.

-¿Qué supiste de tus padres?

-Sé que mi madre estuvo en la ESMA y la subieron a uno de los vuelos de la muerte. De mi padre no supe nada, sólo que no estuvieron detenidos juntos. Pero… [interrumpe] Hay algo que quiero decir y es que… La revolución no se lleva en la sangre. No por ser hijo de desaparecidos, ni porque naciste en un centro clandestino, sos buena persona per se. Porque eso está instalado. Sos hijo de desaparecidos y tenés un aura. Yo me fui de mi casa a militar antes de saber que era hija de desaparecidos.

-Es por lo menos llamativo que hayas elegido ese camino antes de conocer verdadera identidad.

-Sí ya sé. La vida me llevo a compartir esta elección de vida con mis padres antes de saber que eran mis padres y eso realmente me pone súper orgullosa. Pero insisto en que a la gente hay que juzgarla por lo que hace todos los días.

-¿Estás de novia?

-Mmm… No voy a contestar eso… Estoy en algo…

-¿Creés que tu imagen juega a favor en política? En los afiches se te ve con un perfil más osado.

-No sé, siempre fui así. No es que para la campaña empezamos a explotar, para ser bien gráfica, que tengo escote generoso. Por qué tengo que hacer un afiche con camisa y traje cuando no soy yo. Y decimos "vamos a portarnos mal" como un juego con una canción de Calle 13 que dice "vamos a decir lo que nadie dice, vamos a hacer lo que nadie hace".

-Y ¿qué está mal?

Para mí está mal que Duhalde reivindique a la dictadura militar. Está mal que se arme un frente anti Kirchner que junte a De Narváez y Alfonsín. Esta mal que el FPV se arrogue el mote de progresista.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?