El destino de Junior, un misterio

Luego de la masacre, el joven fue enviado a un instituto de máxima seguridad y nunca más se supo de él; el perfil de un adolescente en conflicto
Tomás Rivas
Sol Amaya
(0)
28 de septiembre de 2011  • 12:07

Luego de la masacre , Junior fue inmediatamente trasladado por orden de la jueza de menores de Bahía Blanca, Alicia Ramallo , quien luego determinó su traslado a un instituto de máxima seguridad de La Plata.

Entre los escasos datos que se filtraron de la declaración de Junior ante Ramallo, surgió que el adolescente admiraba a Hitler , que sus compañeros se burlaban de él y que tenía problemas con su padre, un miembro de la prefectura al que le robó el arma reglamentaria el día de la masacre. Luego del hecho, la institución suspendió al papá de RS en forma preventiva.

Callado, tímido, introvertido. Los calificativos que definen a Junior se repiten entre docentes, compañeros y vecinos. Araceli Paredes era, además de portera en el Instituto Islas Malvinas, vecina de la familia del asesino. "Lo conozco de chiquito y conocía también a los padres. Vivía a cuatro casas de la mía y jugaba con mi hijo. Era un pibe callado. Siembre se sentaba solo", recuerda. Unos días después del crimen, u n camión recogió las pertenencias de la familia y se alejó del pueblo . Muchos creen incluso que se cambiaron los nombres.

"Huyeron como ratas. Ni siquiera tuvieron la delicadeza de decir algo después de un tiempo. Sólo trataron de protegerse", dice Tomás Ponce sin ocultar su bronca.

Rodrigo Torres recuerda la primera anécdota que le llamó la atención. "Un día llegué muy temprano al colegio. No se escuchaba nada más que al portero arreglando una puerta. Entré al aula, estaba todo oscuro y cuando prendí la luz, lo vi a Junior ahí sentado. Me pegué un susto tremendo." Meses más tarde, ese mismo compañero se pararía frente al curso con un arma y comenzaría a disparar.

Sin embargo, no todos las miradas apuntan a Junior. Su único amigo en el colegio , Dante, quedó a la vista de gran parte del pueblo como "el autor intelectual" de la masacre. Nada se pudo comprobar. Dante y su familia abandonaron Patagones .

Siete años después de aquella primera entrevista entre Junior y Ramallo, LA NACION intentó comunicarse con la jueza telefónica y personalmente, pero sin éxito. Luego de la primera internación del menor, nunca más se supo su paradero y algunas de las víctimas sospechan que, a partir de su mayoría de edad, podría estar en libertad.

"Ahora dicen que cumplió 21 años y por ahí está libre. No sé cómo reaccionaría si lo veo. Espero que no pase nunca", confiesa Pablo Saldías, que pesaba sólo 40 kilos cuando recibió cuatro disparos en el pecho.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?