Los "indignados" de Wall Street suman apoyos inesperados

Ben Bernanke dijo que comprende sus reclamos
(0)
5 de octubre de 2011  

NUEVA YORK.- Lejos de decrecer, las protestas de los "indignados" norteamericanos contra la codicia corporativa, la inequidad y los efectos de la crisis, que se inició en Wall Street hace 18 días, sigue ganando adeptos -algunos de ellos inesperados- y se extiende por todo el país.

En una presentación ante las comisiones de Finanzas del Congreso, en Washington, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, dijo ayer que comprendía a los norteamericanos que día tras día se suman a la causa del movimiento Occupy Wall Street. Una declaración llamativa si se tiene en cuenta que, entre otros reclamos, los "indignados" pidieron hace pocos días el arresto del propio Bernanke, "por todo el dinero de los ciudadanos que se usó para salvar a los bancos".

"Hasta cierto punto, no les puedo reprochar nada de nada: es seguro que con el desempleo en un 9 por ciento y un crecimiento económico muy débil, la situación no es que sea muy buena, y es contra eso que están protestando", sostuvo Bernanke.

Según el presidente de la Fed, "en términos generales, la gente está muy descontenta con el estado de la economía y todo lo que está pasando".

"[Los indignados] responsabilizan al sector financiero de habernos arrastrado hacia el caos en el que nos encontramos, y están descontentos por la respuesta a esta confusión", agregó Bernanke, en momentos en que los "indignados" preparan su desembarco en Washington, mañana, en el décimo aniversario del inicio de la guerra en Afganistán.

Allí está prevista una sentada en la Freedom Square, entre la Casa Blanca y el Capitolio. Los manifestantes tratarán de que su reclamo llegue hasta Barack Obama, culpable, según muchos de ellos, de haber "traicionado" las promesas de un cambio radical en la economía. Además, hoy habrá una nueva marcha en Wall Street, que los "indignados" esperan reúna mucha más gente que las anteriores.

El multimillonario de origen húngaro George Soros fue otro de los que dijeron que simpatizaban con los "indignados" de Wall Street. "Puedo entender sus sentimientos", afirmó Soros en Nueva York, al presentar junto al economista estadounidense Jeffrey Sachs varios proyectos de su compromiso para reducir la pobreza.

"Hay muchos pequeños empresarios que han visto cómo el interés en sus tarjetas de crédito ha subido" de forma espectacular durante la presente crisis, lamentó Soros. Y añadió que "esas personas dependen del crédito para llevar sus negocios, por lo que muchos tuvieron que cerrar".

Sus críticas no se detuvieron allí. "La población vio cómo en esta crisis hubo ayuda para los bancos, entidades que han vuelto a obtener beneficios y [al mismo tiempo] se les ha permitido pagar primas extraordinarias", amplió Soros.

Protestas

Los manifestantes de Occupy Wall Street, que acampan en el distrito financiero de Manhattan, siguen reuniéndose para organizarse y lanzar nuevas iniciativas, no sólo en la calle, sino a través de las redes sociales.

El movimiento -que ganó más fuerza luego de los 700 detenidos por bloquear el tráfico en el emblemático puente de Brooklyn, el pasado fin de semana- ya cruzó la frontera y desembarcó también en Canadá, donde se programaron protestas en las principales ciudades, como Vancouver, Toronto, Ottawa y Montreal.

En Toronto, cientos de manifestantes planificaron una ocupación del distrito financiero para el próximo 15, con una marcha. Mientras tanto, el mismo día, en Vancouver tendrá lugar una "acampada indeterminada" ante la Art Gallery.

Los organizadores canadienses pidieron a los participantes que vayan equipados con bolsas de dormir, generadores eléctricos y botiquines de urgencias médicas.

En Estados Unidos, algunos manifestantes instalaron carpas y mostraron carteles de protesta a los automovilistas en Boston, Los Angeles y Kansas, entre otras ciudades.

En Chicago también marcharon por el distrito financiero tocando tambores, mientras que en Nueva York, anteayer, manifestantes se disfrazaron de "zombies corporativos", con el rostro pintado de blanco y la boca de rojo, mordiendo billetes del juego Monopoly, en una "metáfora del modo de actuar de los financistas", según explicaron.

Agencias AP, ANSA y AFP

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.