El mail de Macri a su esposa Juliana

Diego Sehinkman
Diego Sehinkman PARA LA NACION
(0)
6 de octubre de 2011  • 01:25

Esta vez el pirata informático vulneró el correo electrónico del Jefe de Gobierno Porteño.

Aclaración: Lo que sigue es todo mentira. Bueno, casi.

Negrita mágica, única y hechicera:

Quiero contarte algo lindo. Me doy cuenta de que la gente nos súper quiere. Y eso, está bueno. Ayer, una señora en Recoleta me para y me dice: "Ay, Mauricio, cuando la veo a ella con las manos apoyadas sobre la panza, sonriendo, es la imagen más tierna del mundo. Estoy impaciente porque nazca. Se me hacen eternos esos 4 añitos de gestación que faltan, para que la centroderecha de a luz un candidato como la gente. Eso sí. Espero que el obstetra peronista no quiera ahorcar a la criatura con el segundo cordón".

Ahora quiero contarte algo feo. Me doy cuenta de que 15 de los 17 gremios docentes no nos quieren. Y eso, no está bueno. Hicieron un paro con acatamiento altísimo. Rechazan un proyecto nuestro que propone eliminar las Juntas de Clasificación (súper lento y burocrático todo) y poner en su lugar a la Oficina Única de Clasificación Docente (súper informatizado y dedocrático todo)

Me doy cuenta de que la gente nos súper quiere

Dicen que los discriminamos. Y que a PRO no le molesta si sos judío, negro y comunista. Pero pobre de vos si sos maestro, morocho y gremialista. ¿Sabés lo que pasa? En el fondo, no me pueden ver por mi origen social. ¿No es una paradoja? Los maestros tienen prejuicio de clase.

Dicen que yo a la educación pública no la quiero. Es mentira. Pusimos calefacción en 300 colegios, vamos a repartir 190 mil netbooks y estamos solucionando el tema edilicio. Obvio que ellos no me creen. Dicen que la única escuela que tiene techo completo, gas y una computadora por alumno, es la escuela de cadetes de la Metropolitana.

Juli, la tengo clarísima. Si hacés cosas, siempre de afuera te van a matar. Pero algo bien PRO es seguir haciendo. El año pasado, cuando todos los centros de estudiantes hicieron marchas reclamando mejoras edilicias, el Gobierno Nacional salió a apoyarlos. ¿Y eso sabés por qué? Porque en este país, la que no tiene techo es la demagogia.

Ahora quiero contarte otra cosa linda. Inauguramos otra estación del subte H. Y eso, está bueno. Se llama "Parque Patricios" y tenemos pensado inaugurar seis más. ¿Sabés, Juli, a quién le viene re bien esta línea H y que está chocha que le llegó el subte, porque pobrecita vivía un poco aislada? A Techint, que lo está construyendo por 2227 millones de pesos. (No te rías, de verdad que estaba aislada. Desde la llegada de Kirchner al poder en 2003, Techint no había podido pescar ningún pez gordo en infraestructura ni ingeniería a nivel nacional. Ahora Paolo el Roccero me debe un big fish)

Me doy cuenta de que 15 de los 17 gremios docentes no nos quieren. Y eso, no está bueno

Ojo, no todas son buenas. Hacer autocrítica, está bueno. Por ejemplo: ¿Te acordás en diciembre de 2009, que la Ciudad de Buenos Aires iba a ser la primera capital en Latinoamérica en autorizar el casamiento gay (en ese momento no se llamaba igualitario) cuando iban a ir al registro civil este chico Alejandro Freyre con su pareja, José María Di Bello? Yo estaba de acuerdo. Pero Gaby me presionó mucho para que no saliera. (Bueno, sabés que a ella la presionó mucho Jorge, su confesor) Así que dudé, finalmente cedí y después, entre los enredos judiciales, no salió. ¿Y qué pasó? Que cocodrilo que durmió, cartera. En julio de 2010, el Gobierno lo autorizó a nivel nacional y se quedó con todo el rédito y todos los votos. Qué lástima que no lo aprobé. Papá hubiera estado orgulloso. El siempre me enseñó que negocios son negocios.

Ojo, de todo no me arrepentí. Hubo aciertos y errores. Lo de la Policía Metropolitana estuvo bárbaro. Pero creo que hicimos bien en frenar el uso de la pistola eléctrica Taser, que provoca una descarga de 50 mil voltios durante cinco segundos. No queríamos perjudicar a los vecinos con el olor a quemado.

Bueno, amor. Voy terminando. No tengas miedo, que cuando nazca Anto, voy a estar todo el día con vos. Ya me pedí licencia. Igual está todo tranqui. Incluso con Cris. La presi sabe que lo mío es en 2015 y falta mucho. Además, con ella hay puentes. Nicky Caputo y José Torello (no sé para qué te digo los apellidos, como si no conocieras a mis socios de tantos años) tienen la mejor con Cristóbal López. ¡Y como para que no la tengan! Si la Ciudad le renovó por cuatro años la concesión para sus dos barcos Casino y el Hipódromo de Palermo, a cambio de un canon irrisorio. Las maquinitas de Palermo recaudan unos 1600 millones de dólares por año y la Ciudad recibe de eso, 260 millones de... ¡pesos!

Ya sé que te parece que pierdo, pero creeme, gano. A los pocos días, Schiavi, el secretario de Transporte de la Nación, anunció el lanzamiento de un fideicomiso de 2100 millones de pesos para el famoso y esperado soterramiento del Sarmiento. ¿Sabés quién fue el gran beneficiado? Mi primo Ángelo Calcatera, además de Nicky, obvio. Eso me emociona. Es mi costado tano, sensiblero, franchelero: "¡Ante todo, lo primero es la corpo política unita!".

¿Es que sabés lo que aprendí en estos últimos años? Que hay que tratar de llevarse bien con todos
¿Es que sabés lo que aprendí en estos últimos años? Que hay que tratar de llevarse bien con todos. A la gente no le gustan las agresiones. Eso me lo enseñó alguien que un día, sin yo saber quién era, se me puso enfrente y me dijo con desparpajo: "En política a ti te falta visión. Por eso avanzas a los golpes. Mucho gusto, soy Jaime Durán Barba, y si quieres, seré tu lazarillo. Yo te guiaré a través de tus tinieblas... hasta una casa de color rosa".

Por eso, Juli, cuando me dicen xenófobo y discriminador, me río.

Si hoy, mis ojos, son alguien bajito y morocho. Mi negrito mágico, único y hechicero.

No te pongas celosa. También a vos te amo.

M&M.

PD: Ah, no te conté. Le agradecí porque le tengo aprecio, pero obvio que le dije que no. Me llamó El Fino. Se ofreció a hacer la última eco de Anto. Dice que tiene unos aparatos re modernos, que hasta vamos a poder saber el color de sus ideas políticas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.