Suscriptor digital

La sorda disputa por ocupar el papel de Néstor Kirchner

Boudou, Randazzo y De Vido buscan convertirse en enlaces con el poder territorial
Jesica Bossi
(0)
6 de octubre de 2011  

No hay nada más añorado por la tropa de intendentes que aquel famoso cuaderno de tapa dura. Allí, en la antesala de cada campaña, Néstor Kirchner solía anotar el detalle de obras públicas y fondos prometidos al largo peregrinaje de jefes comunales del PJ para apuntalar la performance electoral en territorio bonaerense.

Esa férrea metodología y el nexo directo con Olivos se esfumaron desde el fallecimiento del ex presidente. Nadie asumió en el Gobierno esa función de "brazo ejecutor" y, en sigilo, se lanzó la carrera de un puñado de influyentes funcionarios para oficiar de enlace, según reconstruyó LA NACION de fuentes oficiales.

"No es que hubo anarquía, sino que, directamente, no se buscó reemplazar el rol que sólo tenía Néstor. Y podría seguir así, por lo menos, hasta el recambio de gabinete", explicó un hombre del entorno presidencial. De fondo, subyace una lógica que se le atribuye a Cristina Kirchner: la estudiada distancia de intendentes y referentes territoriales, en un contexto de encuestas favorables, funcionó como factor disciplinador sin margen de concesiones.

Después del triunfo arrollador en las primarias, el ministro de Economía y candidato a vice, Amado Boudou , desplegó un operativo contención. Fue una avanzada con doble objetivo: satisfacer el reclamo del pelotón de intendentes urgidos de retomar vínculo con la Casa Rosada y posicionarse él mismo como figura importante de la próxima etapa.

En un mes, juntó a más de un centenar de intendentes y candidatos de casi todas las secciones electorales de la provincia de Buenos Aires. Sólo salteó la octava -que comprende exclusivamente a La Plata, donde el oficialismo está envuelto en una feroz interna- y la primera, una de las más poderosas.

En esas charlas, en los pisos 13 o 14 del Palacio de Hacienda, se escuchó el mismo planteo: la necesidad de un interlocutor válido, según confiaron a LA NACION participantes de esos encuentros. Boudou escucha, pero da pocas respuestas concretas. No se mueve un ápice de lo que la Presidenta le indica. Acompañaron esas tertulias el titular de la Anses, Diego Bossio, y el secretario de Comunicación, Juan Manuel Abal Medina. Este último había comenzado antes a transitar un tibio acercamiento en el conurbano, que no se profundizó.

La reunión más picante ocurrió con intendentes de la tercera sección electoral. Fue hace dos semanas y contó con la asistencia, entre otros, de Francisco Gutiérrez (Quilmes), Julio Pereyra (Florencio Varela), Darío Giustozzi (Almirante Brown), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Darío Díaz Pérez (Lanús). Hubo largas quejas por el freno de envío de fondos del Plan de Seguridad Ciudadana y la falta de actualización de nuevas obras. Pícaros, los barones esgrimieron la poca predisposición del gobernador Daniel Scioli para liberarles recursos. "Es todo muy naranja, pero esa naranja ya está exprimida", ironizó un intendente, en referencia al color fetiche del mandatario.

Otro cobijo del bastión bonaerense en Balcarce 50 son el ministro del Interior, Florencio Randazzo , y el de Planificación, Julio De Vido , que hace dos días anunció una inversión millonaria de la compañía estatal AySA en redes de agua potable y cloacas para el conurbano en los próximos diez años. Quedó sin brújula el secretario de Obras Públicas, José López, golpeado por las denuncias de corrupción realizadas Sergio Schoklender. Antes, López era actor fundamental del engranaje del patagónico: él monitoreaba que los fondos comprometidos llegaran a destino y era el encargado de acelerar partidas. Con papel menos activo en la campaña, se lo vio en las reuniones que encabezó Boudou.

Randazzo, en repliegue táctico, mantuvo encuentros en el Salón de los Escudos poco después de las primarias. Recibió a intendentes y candidatos legislativos de la cuarta, quinta y sexta, su zona de mayor influencia, donde cuenta con armado propio.

Más allá de los movimientos subterráneos, todos aguardan una definición: cómo repartirá el poder Cristina Kirchner.

LOS "NEXOS" DE LA CASA ROSADA

Amado Boudou

Candidato a Vicepresidente


En campaña, asumió tareas de Néstor Kirchner. Se juntó con intendentes y recibió reclamos de fondos. Unicamente escucha, no define solo.

Florencio Randazzo

Ministro del Interior


De gravitación fuerte en territorio bonaerense, mantiene un repliegue táctico. Se enfoca en su zona de influencia, donde tiene armado propio.

Juan Manuel Abal Medina

Secretario de Comunicación Pública


Hace meses entabló contacto en el conurbano. Recibió quejas por la demora en la impresión de boletas. Ahora, se sumó a las reuniones de Boudou.

José López

Secretario de Obras Públicas


Era ejecutor de las obras que prometía Néstor Kirchner a los intendentes previo a la campaña. Quedó boyando. Buscó acercarse al candidato a vice.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?