Suscriptor digital

Pronósticos agridulces para el radical Iglesias en Mendoza

Hay sondeos que lo dan favorito, pero debe enfrentar la ola cristinista
Pedro Cifuentes
(0)
8 de octubre de 2011  

MENDOZA.- El candidato radical a la gobernación de esta provincia, Roberto Iglesias, afronta con disimulado nerviosismo las últimas dos semanas de campaña, en medio de un aluvión de encuestas contradictorias, videos y debates que aceleran el ritmo cordial que había presidido el ambiente político local durante las últimas semanas.

Una reciente encuesta de la consultora Poliarquía otorgaba al radicalismo una ventaja de entre 5 y 10 puntos sobre el oficialismo, pero con una salvedad en la que radica la clave de los comicios: para que se cumpla debe haber un enorme corte de boleta el domingo 23.

Esta semana fue difundido otro sondeo, del consultor Antonio de Tomaso, que otorga una ligera ventaja al candidato kirchnerista, Paco Pérez (38,2% frente a 36%). La explicación del encuestador sobre el cambio del paisaje estriba en la aparición del tercer candidato, el demócrata Luis Rosales (aliado con Rodríguez Saá), y su "robo" de votos a los candidatos con posibilidades de suceder a Celso Jaque.

Ambas encuestas refrendan el masivo apoyo cosechado en las elecciones primarias de agosto por Cristina Kirchner, que visitó la capital del vino hace diez días, y cuya capacidad de arrastre (se pronostica que recibirá más del 50% de los votos) podría asegurar la victoria de Pérez en el tramo final de la campaña.

Los resultados del sondeo de Poliarquía dieron esperanzas a Iglesias, pese a la decepción de la UCR por el rechazo de la Junta Electoral Nacional al reclamo de que las boletas de las categorías nacionales estuvieran separadas de las provinciales en Mendoza en las elecciones del domingo 23.

Si bien los gestos y declaraciones de Iglesias para distanciarse del candidato Raúl Alfonsín han alcanzado una inusitada firmeza, la semana pasada mostró también un esfuerzo radical por demostrar unidad partidaria, que convocó al intendente de Mendoza, Víctor Fayad, al todavía vicepresidente, Julio Cobos, y al líder radical Ernesto Sanz.

La estrategia de Iglesias de buscar el apoyo de votantes kirchneristas es coherente con el estado de la opinión pública local, que al rotundo respaldo de la gestión presidencial suma un fuerte desencanto (superior al 60%) con el gobierno justicialista de Jaque, al que se le reprocha no haber aprovechado la presunta sintonía política con la Casa Rosada para generar más inversiones y proyectos.

Pero Iglesias necesita un corte de boleta del 30% para acceder a un segundo mandato como gobernador (el primero fue entre 1999 y 2003).

En el entorno del candidato oficialista a la gobernación, Paco Pérez (ex ministro de Obras Públicas de Jaque), son conscientes de que hoy por hoy perdería en un enfrentamiento directo contra Iglesias, pero ponen sus esperanzas en el "huracán Cristina" y el previsible apoyo indirecto que la elección nacional le deparará en barrios de clase trabajadora donde gobiernan intendentes afines.

"Tenemos encuestas también, y en todas estamos muy bien", afirmaba Pérez hace unos días en una entrevista publicada en Los Andes, en la que aseguraba "sentirse querido por la Presidenta" (a pesar de la muy buena relación de Cristina Fernández con algunos referentes del radicalismo mendocino) y querer "superar" la deslucida gestión de Jaque, prácticamente ausente (al igual que Alfonsín) de la campaña por razones estratégicas.

El conflicto por la minería ha desaparecido transitoriamente de la campaña provincial mendocina, que ha asistido esta semana a la presentación de spots electorales con pretensiones creativas.

Las promesas principales de los tres principales candidatos (Iglesias, Pérez y Luis Rosales, del Partido Demócrata) se han referido al sector de la vivienda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?