Suscriptor digital

Scioli: "Los demás no pueden estar juntos ni diez meses"

El gobernador reconoce que resigna autonomía a cambio de obras de la Nación
Pablo Morosi
Marcelo Veneranda
(0)
21 de octubre de 2011  

Recostado sobre la pared metálica del ascensor, Daniel Scioli luce agotado. Es "gripe, las cenizas o una alergia", aclara el gobernador bonaerense, para recordar que viene de una noche agitada con su compañero de fórmula, Gabriel Mariotto. "Estuvimos en Junín y en Pergamino. A la vuelta, el helicóptero, por el viento, parecía que se caía. En un momento nos dijimos: «Si nos pasa algo, ¿quién queda [como candidato]?»".

La pregunta sigue flotando hasta llegar al piso 19 del edificio del Banco de la Provincia de Buenos Aires, en el microcentro porteño, donde el gobernador tiene un despacho con vista al río y a la Plaza de Mayo. Tapada por un edificio, la Casa Rosada no está a la vista, pero sí las fotos de Scioli con Néstor y Cristina Kirchner, Evo Morales, Lula da Silva, Alvaro Uribe, José Mujica. Todos presidentes o ex presidentes. Ningún gobernador.

Tras obtener el 47,19% de los votos en las primarias, Scioli mantuvo el ritmo frenético de campaña, volando a varias localidades cada día. Lo que también se mantiene inalterable es el discurso del gobernador, con respuestas que se vuelven etéreas al mencionar su relación con la Casa Rosada, las áreas más conflictivas de su gestión o sus planes hacia 2015.

"Nunca me distraigo con las especulaciones sobre mi futuro", responde sobre sus aspiraciones presidenciales y pasa a hablar, en cambio, de su relación con la Presidenta: "A mi manera, formo parte de un equipo de trabajo, que es lo que la Presidenta conoce, respeta y me alienta a que siga así. Ella me conoce en profundidad desde lo humano y lo político. Debe haber pocos equipos en el mundo que lleven diez años. Los demás espacios políticos no pueden estar juntos ni diez meses".

Scioli se sale del libreto cuando reconoce que el único intento por rediscutir la coparticipación bonaerense lo encaró Néstor Kirchner y que quedó trunco con su muerte. O cuando admite que la provincia resigna autonomía al no decidir qué obras hacer, a cambio de recursos de la Casa Rosada que superan "lo que se recibiría en caso de una nueva coparticipación". También, cuando reconoce que en la lucha contra la inseguridad se da una "pelea hacia adentro" de la policía, contra los que "no se uniforman".

-¿Nota menos debate que en la campaña de 2009?

-Una elección ejecutiva es otra cosa. La gente elige quién se va a ocupar de los problemas, quién va a tener capacidad de resolverlos. Y la gente, a la hora de la gestión, tiene una valoración muy positiva de lo que estamos haciendo a nivel nacional y provincial.

-¿Cree que es sana tanta diferencia con los opositores?

-Es lo que decide la gente. Lo único que falta es que nos tengamos que hacer cargo de la dispersión de la oposición [ríe]. Nosotros nos tenemos que hacer cargo de gobernar. La gente acompañó a lo previsible, lo confiable, lo coherente.

-¿Qué cambios prometen?

-El plan industrial y agroalimentario 2020, el programa de acceso universal a agua y cloacas. La regionalización, que le hace la vida más fácil a la gente: que un vecino de Pinamar no tenga que ir a La Plata para hacerse una tomografía; o que no haya que esperar un año para comprar patrulleros y se compren directamente en los municipios.

-Para la primera obra de la regionalización, la ruta 6, se endeudó en $ 1100 millones. ¿Reclamará más coparticipación?

-No es una voluntad unilateral: son las 24 provincias las que deben consensuar.

-Es la misma respuesta de hace cuatro años. ¿Qué se hizo?

-Hice dos reformas fiscales para que la provincia pueda tener ingresos genuinos que, con el apoyo del gobierno nacional, nos permite tener una provincia en crecimiento.

-¿No pierde autonomía para decidir qué obras hacer?

-[Piensa unos segundos] La provincia tiene obras como nunca: asfalto, agua, cloacas, vivienda.

-Preguntaba por autonomía.

-Está bien, pero es un tema que en su momento se dará el debate. Pero no es que nos tengamos que quedar paralizados. Aparte, el gobierno nacional ha coparticipado el fondo de la soja y el de desendeudamiento.

-¿Usted impulsó reuniones con gobernadores?

-Néstor [interrumpe] lo hizo, desde el PJ. Son temas que en su momento se verán.

-¿No es el momento, con casi todos las provincias alineadas?

-Lo hablaremos con la Presidenta, que es nuestra conductora política. Pero no es que el Gobierno o las provincias no hicimos nada. Mientras tanto se está haciendo mucho porque hay una inversión muy grande que supera inclusive lo que se recibiría en caso de una nueva coparticipación, pero ampliamente.

-¿Cuánto mejoró la seguridad durante su gestión?

-A mí no me gusta responder con estadísticas. Me gusta responder con acción y con operativos. Intensificamos la prevención, volcamos 7000 policías a la calle, cerramos 150 calabozos. Hay más patrulleros, tecnología, cámaras.

-Sigue habiendo casos de policías involucrados en delitos.

-Estamos haciendo lo que hay que hacer y dando la pelea hacia fuera y hacia adentro: me refiero a aquellos integrantes de la fuerza que no se uniforman. Pero voy a ser muy sincero: acá no hay soluciones mágicas y ojo con los que quieren vender espejitos de colores, porque esto es una cosa muy seria.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?