Se agranda la brecha entre los salarios y el valor de la vivienda

Se requieren 81 sueldos promedio para comprar un departamento de 60 m2 en la Capital
Silvia Stang
(0)
21 de octubre de 2011  

Ya se sabe: llegar a la vivienda propia no es misión fácil para la clase media. Un ejemplo concreto indica que para adquirir un departamento de 60 metros cuadrados en la Capital Federal (según un valor promedio que difiere, y mucho, según el barrio) se necesitan 81 salarios promedio en su totalidad. En 1998 esa relación era de 65 sueldos.

Los datos fueron estimados por la consultora abeceb.com: si bien se entiende que nadie destinaría todo su salario a comprar una vivienda, el índice sirve para determinar qué variación existe a través del tiempo de la posibilidad de llegar con los ingresos laborales al objetivo de ser dueño de una propiedad.

El informe advierte también que es muy baja la cantidad de familias que pueden acceder a un crédito hipotecario: señala que en las operaciones de compra y venta de los primeros 8 meses de este año, el 6,1% se realizó con este instrumento financiero de por medio, mientras que en 1998 la participación de las operaciones con financiamiento sobre el total de escrituras era del 29,2 por ciento.

El ingreso que, como mínimo, debería percibir un grupo familiar para acceder a la financiación del 70% del valor promedio de un departamento, es de $ 14.557 en la ciudad de Buenos Aires y de $ 11.566 en el caso del conurbano bonaerense.

Según se calculó, el valor promedio aproximado de un inmueble de 60 metros cuadrados es de $ 389.073 en la Capital y $ 309.400 en los partidos aledaños. En el conurbano, según la consultora, se necesitarían no 81 sino 63 salarios para acceder a un departamento de las características mencionadas. En 1998 se necesitaban 52.

En el caso de las viviendas porteñas, con el financiamiento del 70% del valor ($ 272.351), una familia pagaría una cuota mensual de $ 5082, en tanto que en la provincia la cifra a obtener prestada sería de $ 216.580, con una cuota de $ 4048.

De esas cifras, que ejemplifican lo que podría ser un crédito hipotecario, surge qué ingresos deberían demostrar.

Más lejos, pese a las alzas

Las conclusiones del estudio demuestran cómo, pese a la recuperación de valor que tuvieron los salarios en los últimos años por la vía de la negociación colectiva, el incremento del precio de las propiedades hace que el objetivo de acceder al título se encuentre cada vez más lejos para los trabajadores.

El alza del valor de las propiedades, a su vez, tiene que ver con que su tenencia es considerada una alternativa de ahorro válida para mantener el valor del patrimonio, en un escenario inflacionario que no ofrece muchas opciones válidas para ese fin.

De acuerdo con los datos de salarios informados al sistema de jubilaciones en el segundo trimestre del año, el monto neto promedio en la economía formal se encuentra en los $ 4844 para el promedio del país en las empresas privadas –con fuertes diferencias según la actividad– y en los $ 5552 en el sector público.

El informe de abeceb.com concluye que, más allá de la evolución de la relación entre las variables del salario y el valor de las propiedades, está claro que deben existir mecanismos de financiamiento a largo plazo como los créditos hipotecarios. Sin embargo, la participación de esos préstamos en relación con el PBI es del 0,7%, cuando antes de la salida de la convertibilidad era del 3,5 por ciento.

Los economistas advierten que uno de los principales problemas que afectan la posibilidad de acceder a la vivienda propia "es el de una elevada inflación", que junto a la inestabilidad económica hace que se eleven los requisitos para acceder a un préstamo a largo plazo y aumentan las tasas de interés.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.