Internet sube el umbral de tolerancia a las imágenes

La foto del cadáver recorrió el mundo
Tom Heneghan
(0)
23 de octubre de 2011  

PARIS.- El umbral para la publicación de imágenes truculentas como las de la muerte de Muammar Khadafy está cayendo desde que Internet y las redes sociales toman muchas de las decisiones editoriales que solían depender del criterio de un pequeño grupo de periodistas profesionales.

El tembloroso video que registra los últimos momentos de Khadafy fue un reflejo tan dramático de la rebelión libia que muchas emisoras de televisión de todo el mundo se apresuraron a emitirlo.

Muchos diarios publicaron en sus tapas fotos gráficas del ensangrentado ex dictador. Mostrar fotos de la agonía de una persona solía ser un tabú de las redacciones, pero ahora hasta ese tabú está desapareciendo bajo la presión de la publicación instantánea en Internet y gracias a las cámaras de los celulares.

"Desde hace diez años que se tiende a mostrar imágenes más truculentas", dijo Kelly McBride, experta en ética del centro de formación periodística del Poynter Institute.

Mostrar el video de Khadafy fue especialmente importante en Libia y en Medio Oriente, luego de que la carencia de pruebas fotográficas de la muerte de Osama ben Laden instara a mucha gente de la región a dudar de que realmente hubiera muerto.

"Dudo de que la gran mayoría de libios, y de la población de la región, plantee objeciones a las imágenes", dijo Hayat Alvi, profesor de estudios de Medio Oriente en el Colegio Naval de Guerra de Newport, Rhode Island, Estados Unidos.

Las tapas de los diario europeos y norteamericanos del día después de la muerte mostraron diferencias en la manera de manejar la publicación de imágenes.

Ningún diario norteamericano importante publicó fotos de la agonía de Khadafy en la primera plana. Como contraste, el Daily Telegraph, The Guardian y The Sun de Londres salpicaron de fotos siniestras sus tapas. El Corriere della Sera, de Milán, publicó una foto de Khadafy muerto, con la sangre goteando sobre su pecho. Los periódicos alemanes fueron más discretos y las primeras planas de Francia se dividieron entre la discreción y la falta de respeto. En la Argentina, casi todos los diarios, entre ellos La Nacion, publicaron las imágenes del dictador muerto en sus respectivas tapas.

"La tolerancia de las imágenes truculentas está aumentando porque mucha gente las busca en Internet. Entonces, cuando les llegan a través de una publicación no experimentan la misma indignación", explicó McBride. Sin embargo, agregó, el principal freno de los medios para la publicación de imágenes fuertes es la reacción de su público. "El público norteamericano es el que tiene la menor tolerancia a las imágenes muy gráficas", aclaró.

Barnett subrayó que el factor clave de cualquier evaluación ética para publicar una foto es la intención del editor. "Si su intención es tan sólo maximizar el shock y el horror, es inaceptable", dijo. En la misma línea, McBride sostuvo que los medios deben preguntarse cuál es el valor periodístico de la foto y si puede causarle daño a la audiencia.

Traducción de Mirta Rosenberg

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?