En soledad, Duhalde admitió la derrota, aunque negó su retiro

Los principales dirigentes se ausentaron y lo dejaron solo para el anuncio oficial
Jaime Rosemberg
(0)
24 de octubre de 2011  

Eran las 20.25 y faltaba más de media hora para que aparecieran los primeros datos oficiales, pero Eduardo Duhalde decidió no esperar. Con sonrisa forzada, el ex presidente y candidato de Unión Popular enfrentó a las cámaras y reconoció en sólo cuatro minutos la "peor derrota" de su carrera política.

"Siento alegría, como siempre que el pueblo decide en forma inobjetable", dijo el ex presidente, solo frente al atril, con su esposa, Hilda "Chiche" Duhalde, emocionada y mezclada con unos pocos incondicionales que no quisieron faltar a la escuela de dirigentes Lorenzo Miguel, en el barrio de Balvanera. La mayoría de quienes lo acompañaron en su retorno a los primeros planos de la político decidió no estar a su lado en ese momento clave.

Ni su compañero de fórmula, Mario das Neves; ni su candidato a gobernador Eduardo Amadeo; ni sus primeros candidatos a diputados, Graciela Camaño y Martín Redrado, pasaron por el búnker cedido por el sindicalista Gerónimo Venegas en el que el ex presidente aceptó el resultado de la elección. Los números hablan por sí mismos: obtuvo sólo seis puntos porcentuales y menos de la mitad de los votos obtenidos en las primarias de agosto.

Video

A pesar del resultado, que incluyó la pérdida de la banca que su esposa intentaba renovar, Duhalde reafirmó que no será el de ayer su última participación en la política argentina. "Le decía a mi compañera de toda la vida que voy a seguir participando... trabajando y luchando para la unión de todos los argentinos", afirmó el ex mandatario, en uno de los pasajes de su discurso, de sólo cuatro minutos, y afirmó que "seguramente estaremos participando" de las elecciones legislativas de 2013.

Si bien Duhalde no dio sus explicaciones por la aplastante derrota sufrida, sí dejó un inédito mensaje conciliador hacia el kirchnerismo. "Deseo que el Gobierno aproveche la oportunidad que le ha dado el pueblo. Tenemos que estar juntos, más allá de que pensemos distinto", sorprendió el candidato.

Tarde complicada

Desde el final de la tarde, algunos dirigentes duhaldistas comenzaron a acercarse, con mucha resignación a cuestas, al lugar convenido. El veterano peronista puntano Oraldo Britos, director del instituto de formación, se dedicó desde temprano a acomodar las mesas con comida para periodistas e invitados. "Es una lástima que no se haya seguido con el impulso después del 14 de agosto", se lamentaba Britos ante LA NACION. Su esfuerzo por organizar el convite fue exagerado: el salón del primer piso quedó grande y sólo el veterano folklorista Zamba Quipildor se destacaba entre los comensales que deglutían sándwiches, empanadas y calentitos a la espera de los primeros cómputos oficiales.

"Lo importante es que River va puntero", bromeaba Carlos Brown, jefe de campaña de Duhalde, cuando los periodistas le pedían precisiones sobre el conteo. El vocero de Duhalde, Carlos Ben, y el publicista Carlos Citara también se sumaban a las bromas con el objetivo de aflojar tensiones.

Desde el duhaldismo hablaban con ironía: decían que a Das Neves "lo frenó la ceniza" que atacó a las provincias patagónicas, y que Redrado y Amadeo llegarían "en cualquier momento" al búnker. Ni ellos ni otros incondicionales del hombre que manejó la provincia de Buenos Aires durante casi una década se hicieron ver.

Ajeno a estas especulaciones, Duhalde dedicó su día a la familia. Estuvo en su casa de Lomas de Zamora, fue a votar -también solo- a la escuela número 9, y después de la siesta se dedicó a monitorear por teléfono los resultados de boca de urna.

"Se viene una nueva etapa en el peronismo", afirmó Brown cuando LA NACION lo consultó sobre el futuro de su jefe político. La paliza recibida en la provincia de Buenos Aires, uno de los bastiones que le interesaba sostener, fue un golpe adicional para un candidato que no abrigaba demasiadas esperanzas después de quedar relegado en las internas de agosto.

"Está tranquilo y en paz consigo mismo. No podía ser cobarde y no presentarse", afirmaba "Chiche" Duhalde sobre su marido. A las 20.45, Duhalde se iba del edificio y comenzaban a apagarse las luces.

EDUARDO DUHALDE

Unión Popular

  • 5,93%

    Con el 80,08% de las mesas escrutadas
  • QUÉ DIJO

  • "Deseo que el gobierno nacional aproveche esta oportunidad que le ha dado el pueblo argentino"
  • QUÉ LE ESPERA

  • Replanteo . Su sector no acepta su liderazgo.
  • Unidad . Hay quiene buscarán aliarse con Macri.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?