Suscriptor digital

Condena por la tragedia del Ecos

La Justicia aplicó la pena de 3 años de cárcel en suspenso al chofer del ómnibus en el que iban las víctimas
Gustavo Carabajal
(0)
26 de octubre de 2011  

El chofer del colectivo en el que viajaban los nueve alumnos y una docente del colegio Ecos que fallecieron al chocar contra un camión -cuyo conductor también murió- fue condenado a tres años de prisión en suspenso por la tragedia, ocurrida hace cinco años en el norte de Santa Fe.

Así lo resolvió ayer el juez de Reconquista, Virgilio Palud, quien consideró a Oscar Eduardo Atamañuk responsable de los homicidios culposos agravados en perjuicio de doce personas y lesiones agravadas múltiples. Según informaron fuentes judiciales, la condena aplicada al conductor del ómnibus se ajustó a lo que estipula el artículo 84 del Código Penal.

Esa norma establece: "El mínimo de la pena se elevará a dos años si fueren más de una las víctimas fatales, o si el hecho hubiese sido ocasionado por la conducción imprudente, negligente, inexperta, o antirreglamentaria de un vehículo automotor".

Debido a que se trata de una condena de prisión en suspenso y a que el mínimo de la pena establecida por el Código Penal para este delito es inferior a tres años, el conductor no quedará preso.

No obstante, el abogado defensor del chofer tiene la posibilidad de recurrir el fallo ante la Cámara del Crimen de Vera.

La tragedia en la que fallecieron nueve alumnos y una docente del colegio Ecos y dos camioneros ocurrió el 8 de octubre de 2006, en ruta 11, a la altura de la localidad de Margarita, en Santa Fe, cuando el ómnibus en el que viajaban los estudiantes chocó contra un camión cuyo conductor maneja en estado de ebriedad.

Los alumnos del colegio, situado en el barrio porteño de Villa Crespo, regresaban de la localidad chaqueña de Quitilipi a donde habían viajado para realizar tareas solidarias en la escuela rural situada en el paraje El Paraisal.

El ómnibus en el que viajaban los estudiantes, de entre 16 y 17 años y que era conducido por Atamañuk, chocó de frente contra un camión que circulaba en zigzag por la ruta 11 y se cruzaba de carril.

Al condenar a Atamañuk, la Justicia tuvo en cuenta los testimonios que indicaban que el chofer condujo con impericia y negligencia, debido a que no tuvo en cuenta que debía reducir la velocidad cuando advirtió que, de frente, se dirigía hacia el ómnibus un camión con las luces altas y que se pasaba de carril.

Además, los peritajes realizados por los técnicos de la policía de Santa Fe habrían demostrado que el chofer conducía a 90 km/h en el momento del choque y que sólo accionó los frenos no más de 17 metros antes del impacto con el camión.

Hace dos años, el juez de Reconquista, Jorge Galbusera, había absuelto a Atamañuk al considerar que el único responsable de la tragedia había sido el conductor del camión, identificado como Angel Soto, quien murió en el accidente.

Algunos testigos declararon ante la policía que habían visto a Soto tomar alcohol mientras cenaba en un parador cercano. Esa presunción aportada por los testigos fue confirmada con la autopsia que determinó el hallazgo de niveles de alcohol en la sangre del camionero que provocaron que manejara en estado de ebriedad.

Pero el fallo de este magistrado fue apelado por el fiscal Luis Barsano ante la Cámara Penal de Vera. Luego de revisar el fallo, el tribunal superior revocó la resolución del magistrado Galbusera y ordenó al juez Palud que dicte otra sentencia.

Así fue como ayer, luego de analizar todas las pruebas incorporadas en el expediente, el juez Palud dictó la nueva resolución en la que decidió condenar al conductor del ómnibus. En el nuevo fallo, el magistrado dispuso también que Atamañuk sea inhabilitado para conducir durante siete años.

Hace un año, el gobierno nacional decretó al 8 de octubre Día Nacional del Estudiante Solidario.

Familiares, amigos y compañeros de las víctimas desplegaron una campaña en favor de mayor responsabilidad de los conductores y por la seguridad en el tránsito.

Además, organizaron varios festivales en los que contaron con apoyo solidario de numerosos artistas, entre ellos, León Gieco, Divididos y Luis Alberto Spinetta, quien en sus actuaciones para esta causa usó una remera con la leyenda "conduciendo a conciencia".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?