Suscriptor digital

ATC: los mil rostros de un canal estatal

(0)
23 de abril de 2000  

Siempre hubo caras que identificaron los canales. Las de Susana y Tinelli en Telefé, la de Romay en Canal 9 y las de Mónica y César en el 13. Las de ATC variaron según la gestión de gobierno. Carlos Campolongo y Mónica Gutiérrez fueron las caras de la etapa alfonsinista. Gerardo Sofovich, Lita de Lazzari y Ante Garmaz, las de la menemista.

Pero en ambos gobiernos democráticos, la programación abarcó más. Entre 1983 y 1989, durante el gobierno radical, ATC fue la casa del boom televisivo "Mesa de noticias". La gente miraba ATC. La empresa IPSA le daba un promedio de 6 puntos de rating. En los primeros años el canal tuvo una grilla que incluyó la telenovela "La señora Ordóñez" y "Fútbol de primera", que luego se irá al 9 y después al 13.

Pese a todo, para fines del 85, el rating del canal había bajado a 5,3 puntos. El 1º de enero de 1986 llegó uno de los ciclos que dejarían huella en los programas humorísticos: "La noticia rebelde". Pero 1987 fue uno de sus años más pródigos. Hubo realizaciones de María Herminia Avellaneda, Oscar Barney Finn y Sergio Renán. Se emitió "Los viernes de Luisina", con Luisina Brando, "Hombres de ley", "De fulanas y menganas", "La bonita página" y "Contracara".

ATC fue, aun en los últimos tiempos, un trampolín hacia los grandes canales. En 1988 debutaron "El mundo de Antonio Gasalla" y "Notidormi", de Raúl Portal, que hacía nada menos que 11 puntos. Pese a todo, el canal había entrado en la pendiente y su lugar en la planilla del rating quedó último, con 3 puntos. La llegada de Menem a la presidencia tuvo sus lógicas consecuencias. Campolongo y Gutiérrez fueron sustituidos por Daniel Mendoza. Pero la noticia fue el regreso de Mirtha Legrand, tras diez años de ausencia en la TV abierta (al año se fue al 9).

Las caras representativas de esa época son: Mariano Grondona, con "Hora Clave" (en 1992 se fue al 9); Patricio Kelly, que conducía "Sin concesiones"; Antonio Quarracino con "Claves para un mundo mejor", Antonio Gasalla con "El palacio de la risa" y los mediodías de Mauro Viale. Sofovich, como interventor, impuso el slogan "Ahora también competimos".

En 1993, gracias a ATC, el público conoció al periodista Fabián Polosecki, de "El otro lado". Ese año también llegó "Polémica en el fútbol", con Julio Ricardo primero y Antonio Carrizo después; "Me gusta ser mujer", con Nacha Guevara; "El bueno y el malo", con Hugo Gambini y Luis Beldi, y "Visto y considerando", con Carlos Varela. En 1994 llegó "PNP", pero partió rápidamente hacia otros canales.

Pero, sin duda, 1996 y los "Mediodías con Mauro" marcaron toda una etapa de ATC. Y del periodismo amarillo. Ese fue el año de Natalia y Samantha a los carterazos en cámaras. Luego Viale se mudó a América. Lo mismo ocurrió en 1998 con "Yo amo a la TV", que si bien debutó en ATC ahora sigue en el canal de Eurnekian.

Para 1997 poco quedaba de ATC. Su presencia se fue diluyendo casi hasta el anonimato. El rating ni siquiera alcanzaba un punto de promedio. Allí sólo quedaban, inamovibles, Lita de Lazzari, Pedro Olgo Ochoa, Mario Socolinsky y Ante Garmaz.

Como corresponde a cada cambio de gobierno, el canal estrena ahora una nueva grilla. Con nuevas intenciones, nuevos propósitos y, por ende, nuevas caras que serán, después, su reflejo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?