El mail desesperado de Ricardo Jaime a Julio De Vido

Diego Sehinkman
Diego Sehinkman PARA LA NACION
(0)
27 de octubre de 2011  • 08:57

 Aclaración: El siguiente mail fue imaginado por el autor de la nota. Es falso, pero los datos duros son ciertos.

Ex compañero de emociones:

Te escribo un mail, aunque lo más correcto sería comunicarme con vos por el juego de la copa: Estoy muerto, Julito. Al menos, públicamente.

Si me aparezco de sorpresa en tu bandeja de entrada, es porque sé que en memoria de las viejas buenas épocas, algo me vas a contestar. En cambio para Ella, yo ya soy spam. El residuo que quedó de la fabricación de "El Modelo".

Si, ya sé que en abril, cuando presentaron en Córdoba las nuevas autoridades del FPV me dejaron subir al palco a un metro de la Señora. Y que hasta Diana Conti dijo que "nosotros somos piadosos con lo que le pasó a Jaime". Pero desde entonces me fueron aislando. ¿Sabés la imagen que tengo? Que me usan de ejemplo para mostrar que el sistema inmunológico del gobierno funciona y que los glóbulos blancos del kirchnerismo eliminan al que se transforma en una toxina.

Pensar que antes estaba en el riñón.

¿Te diste cuenta de que en la Argentina de hoy, hay solamente dos personas preocupadas por la corrupción? Una soy yo, procesada. Y la otra es Carrió, denostada. Curioso momento de la historia argentina, en donde los dos extremos de la cuerda, denunciado y denunciante, en la consideración de la gente, valemos lo mismo.

Pero no vine hasta acá para hacerme el politólogo o el poeta. Necesito mangarte un favor: ¿Se podrá hacer algo con lo mío? ¿Algún telefonazo, algo, a la gente esta de la Cámara Federal que ayer confirmó mi procesamiento, acusándome de haber recibido dádivas de empresarios a los que se supone que yo tenía que controlar? Se basaron en el pago de los alquileres y las garantías de dos deptos buenos. (¿Te acordás qué lindo bulo el de Libertador?)

¡Qué querés que te diga que vos no sepas, Julito! ¡Mirá la mala leche que tendré, que me vienen a procesar y a embargar con 200 lucas justo en la Argentina, que en el ranking mundial de corrupción está en el puesto 109 sobre 180 y cerca de países africanos! Además te lo aseguro. Si desde lo patrimonial salí favorecido, no lo hice dolosamente. En todo caso bruxé. Mordí sin querer. ¿Vos nunca sufriste bruxismo político?

Me acuerdo cuando en 2009 estábamos cerrando la declaración con mi contador y le dije: "Tengo un departamento en Libertador y Cerrito. Otro en Puerto Madero. Una casa en San Isidro, una casa de country en Córdoba, dos vehículos, una moto y un yate. ¿Cuánto pongo?" Y me dice: "La cantidad a declarar deberá ser inversamente proporcional a lo impune que el declarante se sienta". En 2009 declaré tener 100 mil pesos....

Te cuento lo que dice la Cámara: Que yo tenía demasiada relación con los empresarios que debía controlar. Por ejemplo con Claudio Cirigliano, dueño de la empresa de colectivos Plaza y de Trenes de Buenos Aires. ¿Y para qué te voy a mentir? Sí. Con Claudio tengo una amistad genuina. El me prestaba su avión o me invitaba a navegar en su yate. Todavía me acuerdo de una vez que estábamos tomando sol en cubierta y él subió con un balde de champán: "Salud, Richard -me dijo- ¡Chin chin!... Por nuestra amistad y por los dos grandes inventos de la humanidad: la rueda... y los subsidios a lo que rueda".

¿Vos ubicás, Julio, la fecha cuando caigo en desgracia? Fue después de las elecciones de 2009, cuando "el uno" pierde las elecciones con De Narváez en Provincia y parece que se le viene la noche. El mismo día, después de perder, me llama por teléfono y me lo anuncia:

- Hay que entregar un vagón para que el tren siga. - Y como si fuera Rial en el Gran Hermano me dice- "Ricardo... estás desenganchado".

- "¡Pero si nos conocemos de los 80, cuando yo llegué a Santa Cruz desde mi córdoba natal! ¿Quién iba con vos los fines de semana al casino de Caleta Olivia? ¡No me abandones, por favor, si vos y yo fuimos el mismo número en la rula, el mismo paquete de Jockey Club, la misma botella de Criadores!...

- Mirá. Yo por mis funcionarios soy capaz de pagar un precio político. Pero hoy lo tuyo es un sobreprecio. ¿Viste la cantidad de causas judiciales que tenés? Los peronistas te acompañan hasta la puerta del cementerio. Pero no subsidian la nafta del coche fúnebre.

Y me cortó.

Julio, ya sé lo que estás pensando. Que me tengo que joder por haber sido demasiado obvio. Desde que asumí en 2003 hasta que me fui del cargo, me hice pagar por Néstor Otero, dueño de la terminal de ómnibus de Retiro, el alquiler del departamento superbacán en el que viví, en Avenida Libertador, dándole a cambio varios negocios y la extensión hasta el 2015 de la concesión de Retiro a un canon menor que el que pagaba hasta entonces. Te admito que me engolosiné y que además puedo ser un poco frívolo. A la salida del juzgado alguien decía: "Cuando empezó en política tenía muy poco. Ahora viste trajes a medida, está obsesionado con los zapatos de marca y usa corbatas Hermés. Anda siempre tostado y le encantan las joyas de oro... A su despacho solía hacer ir a su peluquero y a su lustrador de zapatos. Como Secretario, hubo un solo medio de transporte que no controló: la máquina del tiempo. Con gusto se hubiera hecho llevar a los 90: su lugar en el mundo".

No te hago perder más tiempo. Confío en que puedas hablar de mí con Ella. Si te sirve de argumento, decile que detrás de esta barba candado, se esconde un hombrecillo inseguro que confundió aparentar con ser.

Y recordale que tengo cierto apuro. Quise poner el boleto electrónico... y me pueden poner la pulsera electrónica.

Abz.

Richard.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?