Suscriptor digital

ESMA: prisión perpetua para Astiz, Acosta, Pernías y Cavallo

En total fueron condenados 16 represores, por homicidios, secuestros, torturas y robo de bienes contra 86 personas; dos de los acusados fueron absueltos, aunque seguirán presos por otros cargos; festejos de agrupaciones de derechos humanos
(0)
27 de octubre de 2011  

En un fallo de extraordinario significado histórico, la justicia federal condenó ayer a prisión perpetua a los ex oficiales de la Armada Alfredo Astiz, Jorge "El Tigre" Acosta, Antonio Pernías y Ricardo Cavallo, y a otros ocho represores, por crímenes de lesa humanidad. Es la primera sentencia dictada en la Argentina contra el grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionó el centro clandestino de detención más emblemático de la última dictadura militar.

Las condenas del Tribunal Oral Federal 5, integrado por Daniel Obligado, Ricardo Farías y Germán Castelli, fueron por secuestros, torturas, homicidios y robos de bienes cometidos contra 86 personas. Dos de los acusados, Juan Carlos Rolón y Pablo García Velasco, fueron absueltos, pero seguirán en la cárcel mientras se sustancian otras causas. Otros cuatro fueron condenados a penas de entre 18 y 25 años de prisión.

El final del juicio, que había suscitado una enorme expectativa tanto en el país como en el exterior, desató en las puertas del tribunal el festejo de familiares de las víctimas y militantes de organismos de derechos humanos. La condena fue leída delante de los acusados, que se limitaron a escuchar.

El fallo alcanzó a 16 represores; en la Argentina, es el primero contra Astiz por sus violaciones de los derechos humanos, y condenó además casos de enorme repercusión, como los homicidios de las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet; de la fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, Azucena Villaflor, y del periodista y militante de Montoneros Rodolfo Walsh, que fue sorprendido por una patota el 25 de marzo de 1977 y llegó muerto a la ESMA. Las defensas se negaban a que fuera considerado un homicidio, basadas en que el fiscal de instrucción había encuadrado el hecho como un caso de privación ilegítima de la libertad. Algo similar sucedió con la muerte de María Cristina Lennie, que el 18 de mayo de 1977, rodeada por quienes intentaban secuestrarla, tomó cianuro líquido y murió. Su cuerpo fue llevado a la ESMA. Tenía 18 años. El tribunal condenó al ex militar Oscar Montes por homicidio, pese a que la defensa alegaba que debía interpretarse como un suicidio. Nunca había existido un condena semejante.

En su sentencia de ayer, el tribunal ordenó que se investigara a Ramón Arosa, el primer jefe de la Armada del gobierno de Raúl Alfonsín por su presunta participación en los hechos ocurridos en el ámbito del centro clandestino de detención montado en el Batallón de Infantería de Marina 3 de La Plata.

Otro dato novedoso de la sentencia es que los jueces declararon que casos de "persecución política" como los juzgados en este proceso deberían incluirse entre las causales de genocidio del derecho internacional (como son, por ejemplo, la persecución racial o religiosa). Para eso, le pidieron a la Corte Suprema que solicitara "a los demás poderes del Estado" la gestión de esta reforma.

La lista de condenados a prisión perpetua incluyó también a los ex militares Raúl Scheller, Jorge Radice, Alberto Eduardo González, Néstor Savio, Adolfo Donda y Julio César Coronel, y al ex policía Ernesto Weber. Pero, además, se dictaron penas de 25 años de prisión para Manuel García Tallada y Juan Carlos Fotea; de 20, para Carlos Capdevilla y de 18, para Juan Antonio Azic. Las condenas fueron más altas de lo que se preveía en la sala. Rolón y García Velazco fueron los únicos absueltos, pero ellos también seguirán presos: tienen otras causas abiertas en su contra.

Durante la lectura del veredicto, todos los acusados escucharon en silencio sus condenas en la sala de audiencias. Astiz miraba desafiante al tribunal y era el único que sonreía.

Se estima que entre 4500 y 5000 personas pasaron por la ESMA, donde las sesiones de tortura eran cruentas. Algunas fueron arrojadas al Río de la Plata en los llamados "vuelos de la muerte" y sus cuerpos se encontraron en la costa; pero muchas otras jamás volvieron a aparecer.

La de ayer fue una tarde muy tensa en los tribunales de Comodoro Py. La audiencia empezó dos horas después de lo anunciado y la sala estaba repleta de sobrevivientes, familiares de víctimas, miembros de organismos de derechos humanos y funcionarios. Pero también había, en una bandeja superior, familiares de los acusados. Algunos lloraban callados por las condenas, otros reivindicaban como "héroes" a sus parientes, cantaban el Himno y protestaban contra el tribunal, arengados por Cecilia Pando y la hermana de Astiz; todos intentaban que sus familiares, que llegaron esposados, miraran en algún momento hacia arriba para saludarlos.

El juicio de ayer abarcó sólo una parte de los crímenes de la ESMA. En el juzgado federal a cargo de Sergio Torres siguen abiertos expedientes que investigan muchos otros hechos; por ejemplo, los vuelos de la muerte y el robo sistemático de bienes de detenidos por parte de una organización que habría integrado el hijo de Massera.

En su fallo, el tribunal ordenó que se sumaran a los casos bajo investigación denuncias de abusos sexuales y violaciones cometidas en la ESMA, así como presuntas torturas a niños a las que se hizo referencia durante el juicio oral. Carlos Lordkipanidse, sobreviviente, denunció que fue torturado frente a su hijo, que era entonces un bebe.

Los fundamentos del fallo serán dados a conocer por el tribunal el 26 de diciembre.

LAS CONDENAS

  • ALFREDO ASTIZ

    Ex Capitán de Fragata

    Sentencia:
    prisión perpetua

    Fue agente de inteligencia de la Armada, conocido como el "Angel Rubio" o el "Angel de la Muerte". Se infiltró en Madres de Plaza de Mayo. Formó parte del Grupo de Tareas de la ESMA. Ya había sido condenado en ausencia en Francia por el crimen de las monjas Duquet y Domon.
  • JORGE EDUARDO ACOSTA

    Ex Capitán de Fragata

    Sentencia:
    prisión perpetua

    Fue jefe de Inteligencia y jefe del Grupo de Tareas de la ESMA en la época en que funcionó el centro clandestino de detención.
  • RICARDO CAVALLO

    Ex Capitán de Corbeta

    Sentencia:
    prisión perpetua

    Detenido en 2000 en México por orden del juez español Garzón y luego extraditado a la Argentina.
  • OSCAR ANTONIO MONTES

    Ex Contraalmirante

    Sentencia:
    prisión perpetua

    Fue colaborador de Emilio Massera y llegó a ser canciller.
  • ANTONIO PERNIAS

    Ex Capitán de Fragata

    Sentencia:
    prisión perpetua

    Fue uno de los que admitieron en el juicio la existencia de los "vuelos de la muerte".
  • JORGE RADICE

    Ex Teniente de Fragata

    Sentencia:
    prisión perpetua

    Formó parte de los grupos de tareas de la ESMA y en otras causas está acusado de la apropiación de bienes de desaparecidos.
  • ADOLFO DONDA

    Ex Capitán de Fragata

    Sentencia:
    prisión perpetua

    Era oficial de inteligencia. Está acusado también de apropiación de menores.
  • RAUL SCHELLER

    Ex Agente de Inteligencia

    Sentencia:
    prisión perpetua
  • ALBERTO GONZALEZ

    Ex Capitán de Corbeta

    Sentencia:
    prisión perpetua
  • JULIO CESAR CORONEL

    Ex Teniente Coronel

    Sentencia:
    prisión perpetua
  • ERNESTO WEBER

    Ex Agente de Operaciones de la ESMA

    Sentencia:
    prisión perpetua
  • JUAN CARLOS FOTEA

    Ex Sargento de la Policía Federal

    Sentencia:
    25 años
  • MANUEL GARCIA TALLADA

    Ex Jefe de la ESMA

    Sentencia:
    25 años
  • NESTOR SAVIO

    Ex Teniente de Navío

    Sentencia:
    prisión perpetua
  • CARLOS CAPDEVILLA

    Ex Capitán de Corbeta

    Sentencia:
    20 años
  • JUAN ANTONIO AZIC

    Ex Ayudante Mayor de Prefectura

    Sentencia:
    18 años
  • JUAN CARLOS ROLON

    Oficial de Inteligencia

    Sentencia:
    absuelto
  • PABLO GARCIA VELASCO

    Oficial de Inteligencia

    Sentencia:
    absuelto
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?