Suscriptor digital

Allanamientos, clausuras y dos detenidos en la cruzada antidólar

Los controles e inspecciones se ampliaron al interior, pero el Banco Central no deja de perder reservas
Javier Blanco
Martín Kanenguiser
(0)
29 de octubre de 2011  

La profundización de la cruzada antidolarización que concretó el Gobierno esta semana, tras haber logrado el domingo una amplia ratificación en las urnas, alcanzó ayer ribetes insólitos.

Una multiplicidad de situaciones curiosas se repitieron, tal vez, porque la ofensiva controladora amplió su radio de acción a ciudades del interior, donde la presencia combinada e intimidante de inspectores y fuerzas de seguridad desconcertó a operadores, empleados bancarios y clientes por igual.

El fenomenal despliegue de funcionarios de la Administración Federal de Impuestos (AFIP), la Unidad de Información Financiera (UIF), la Comisión de Valores (CNV) y el Banco Central (BCRA) ratifica que -más allá de ensayar medidas para tratar de asegurar para los próximos meses una oferta mínima de dólares provenientes del sector privado y limitar con nuevos requerimientos informativos la demanda- el Gobierno está resuelto a incrementar la vigilancia sobre todos los movimientos bancarios y financieros para intentar frenar la creciente salida de divisas del sistema.

Empero, hasta aquí, los resultados logrados fueron escasos.

Ayer el Central debió volcar al mercado otros US$ 140 millones de las reservas, según los operadores, sólo para evitar que el desbalance entre oferentes y demandantes de la divisa empujara al alza el precio del dólar. No obstante, el dólar paralelo se disparó a $ 4,50 y se presume que ampliará su brecha con el oficial en los próximos días.

Así, en la semana en la que las operaciones del mercado estuvieron, más que nunca, bajo la lupa oficial, el BCRA debió ceder a manos de los compradores de dólares unos 800 millones, una cifra aún superior a la de 675 millones que vendió en la semana previa a los comicios, cuando algunos funcionarios aún interpretaban los movimientos como el resultado de la "típica incertidumbre preelectoral".

El objetivo de la estrategia oficial, como lo reconoció ayer el vicepresidente del esa entidad, Miguel Pesce, es congelar el valor del dólar en los términos actuales por un tiempo para persuadir a agentes económicos, inversores y ahorristas de que es una "mala apuesta".

"Cualquier persona que haya hecho un plazo fijo sencillo en el banco, en estos últimos años, le ha ganado el dólar" (ver aparte), dijo Pesce, aunque pasó por alto que los resultados de cuenta ya se invirtieron entre julio y septiembre, alentando la dolarización, y sólo podrían justificarse de aquí en más si el precio del dólar se ajusta a un ritmo menor que el de las tasas.

El costo en reservas de esta política es cada vez más alto: cayeron en US$ 4500 millones en el último cuatrimestre (de 52.000 millones a poco más de 47.500 millones), pese a que el BCRA intensificó la toma de préstamos con entidades pares del exterior (pidió unos US$ 3000 millones, según surge de su propio balance) para intentar disimular el retroceso y evitar mayor nerviosismo.

Y la incertidumbre cambiaria creció porque "la gente percibe que el dólar está barato respecto del ajuste que tuvieron los precios; los argentinos tienen muchos pesos en el bolsillo y nadie sabe lo que va a pasar", describió ayer el economista Juan Carlos de Pablo a Radio 10.

Primeros detenidos

Los controles se incrementaron ayer cuando la AFIP pidió a jueces 40 allanamientos en sucursales de bancos del interior del país por la "resistencia pasiva" que su personal mostraba a los operativos. "Intentaban impedir la entrada", explicaron a LA NACION fuentes oficiales.

También se hicieron operativos en diez casas de cambio en el interior: ocho, en Mendoza; uno, en Córdoba y en Salta, aunque ninguno de ellos aún terminó en clausuras "porque eso lo decide un juez", aunque sí hubo cierres "por falta o errores en la facturación o empleo no registrado en los lugares allanados", aclararon.

Pero el dato saliente del día fue que la cruzada se cobró sus primeras dos víctimas. Por lo menos dos presuntos "arbolitos", uno en el centro de Salta y otro en la City cordobesa, fueron detenidos con apoyo de la Policía Federal porque "quisieron escaparse cuando se les preguntó si podían justificar los fondos que llevaban para hacer la operación", relataron las mismas fuentes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?