"No es por el cupo femenino; es porque no lo quieren a Castells"

La diputada electa Ramona Pucheta justificó la decisión de ceder su banca
Mauricio Caminos
(0)
30 de octubre de 2011  

No es una cuestión de sexo, sino de política. Esa parece ser la postura de Ramona Pucheta, la dirigente nacional del Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados (MIDJ) que en las elecciones del domingo pasado fue electa diputada, pero decidió ceder su banca al líder de la organización, Raúl Castells.

Varias legisladoras criticaron la acción y hasta negaron públicamente reconocer el diploma de diputado entrante de Castells.

"Me duele un montón lo que se está diciendo y siento que nos están ofendiendo. Hace 10 años que milito en el movimiento y sé cómo me tengo que mover. A mí no me paga nadie", expresó a La Nacion Pucheta, que tiene 46 años, es asistente jurídica y actualmente se desempeña como tesorera y coordinadora del MIJD.

Pucheta, que ocupó el segundo lugar en la lista de candidatos a diputado por la provincia de Buenos Aires de Compromiso Federal, ganó una de las dos bancas en la Cámara baja que consiguió el partido de Alberto Rodríguez Saá en territorio bonaerense. La polémica estalló cuando se conoció que iba a dejarle el lugar a Castells, que se ubicó tercero en la lista, respetando el cupo femenino en las postulaciones electorales.

Las diputadas Laura Alonso, Paula Bertol y Gladys González (Pro), Diana Conti (Frente para la Victoria) y María Luisa Storani (UCR) salieron al cruce de Pucheta durante la semana pasada y apoyaron un proyecto de ley que modifica el Código Electoral para garantizar la representatividad femenina no sólo en las listas, sino también en las bancas en el Congreso.

"Tomamos la decisión mucho antes de las elecciones. Firmamos el acuerdo, por si ganábamos una banca, de que el referente histórico nos tiene que representar en el Congreso -explicó Pucheta-. No es una falta de respeto al cupo femenino, sino que no lo quieren a Castells. Me molesta que digan que soy pavota. El 80% de los 20.000 militantes somos mujeres."

A su vez, Castells tildó de "grupos reaccionarios pronazis" a quienes lo criticaron. "Como seríamos la única banca marxista, los grupos de ultraderecha no quieren que asumamos", afirmó a La Nacion.

Pucheta también defendió su postura en la Web del MIJD. "Tener o no una banca en diputados no me hace más o menos política, ya que a lo largo de los años conocimos diputados con mucha prensa e ingresos, pero muy poco de política por su pueblo. Estamos proyectando lo que puede pasar, pero lo concreto es que debemos esperar el escrutinio definitivo", escribió en un comunicado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?