Suscriptor digital

Blandi: "El gol se me está dando gracias al trabajo de mis compañeros"

Nace un artillero
(0)
31 de octubre de 2011  

Tiene frescura en su mirada. El brillo es genuino. Es el reflejo de la batalla que viene dando desde 2005 en Boca. Ahora siente la satisfacción por haber emprendido el desafío. Desde que llegó, a los 15 años, hizo garabatos y construyó historias en su cabeza. Cada escena de las que alguna vez pensó para él, cuando caminaba por las calles de su Campana natal, dejaron de ser un sueño. Ya son una realidad y casi perfectas: segundo partido como titular y cuatro goles. Valen triunfos para seguir hacia el título. Todas las miradas quedaron concentradas en él como el delantero que supo reemplazar a Lucas Viatri y que se mueve en la zona que hasta hace poco era propiedad de Martín Palermo. El dueño de este nuevo rodaje futbolero es Nicolás Blandi, que no se cansa de repetir que lo que sucedió en Santa Fe, el martes pasado, y lo que ocurrió ayer, en la Bombonera, es por lo que decidió quedarse en la entidad xeneize, aún cuando otros clubes lo querían.

Fueron dos goles ante Colón (2-0). Fueron otros dos ante Atlético de Rafaela (3-1). Fueron puntos cruciales. Él no se jacta de ser el héroe: "El gol se me está dando gracias al trabajo de mis compañeros, que me hacen las cosas fáciles. Sólo tengo que empujarla. El resto lo hacen ellos. Conseguimos otro triunfo importante. Sin duda que estamos más cerca del título, pero todavía falta".

Blandi vive solo en Núñez, donde se instaló desde hace un par de años. El vínculo con la pelota comenzó a los 5 años, en la escuelita EFI (escuela de fútbol infantil), que era dirigida por Pedro Ithurburu, ahí sobre la calle Chiclana, en Campana. Cinco años estuvo allí; después pasó a Puerto Nuevo; un año más tarde, lo cobijó Villa Dálmine, y, después, durante tres años, estuvo en Chacarita, el último destino antes del desembarco en la Ribera, donde llegó de la mano de Ramón Maddoni, en la 8ª división. "Sé que hay grandes jugadores en mi puesto, pero sueño con triunfar en Boca, jugar en la Bombonera, y dar vueltas olímpicas", dice Blandi, admirador de Palermo y Boselli, en el fútbol argentino, y que toma apuntes del Niño Torres, Diego Milito y Didier Drogba, en el extranjero.

El desafío lo sedujo. La competencia lo envalentonó: "En Boca siempre se habla de delanteros y se busca tener a los mejores. Incluso, cuando estaba Palermo llegaron muchos 9 de renombre, como Balbo o el Pampa Sosa. Entiendo que es una situación normal, pero confío en mí. Hace mucho que estoy en Boca y sé de qué se trata todo esto".

Blandi mantiene la calma, como si el vértigo de este momento no lo poseyera. El de Boca y el suyo propio. "Me quedé por esto. Lo dije antes: quería triunfar en el club. Esperaba un momento así, mío y del equipo. Ponerme la camiseta de Boca me hace feliz. Era lo que perseguía desde hacía mucho. Pero también dije que juego de 9 y que, si bien hago goles, también voy a errarlos". Clarito.

Conoce la mecánica xeneize y se adapta a sus compañeros. Allí parece encontrarse la fórmula secreta. "Con Chávez y Mouche pensamos en hacer las cosas bien cada vez que nos toca. Faltan jugadores muy importantes, como Román (Riquelme), Lucas (Viatri) y Darío (Cvitanich). También quiero acordarme de ellos y agradecerles en este momento. Ellos siempre hablan conmigo", comenta.

A la par, Nico alza la vista y, con naturalidad, asume la responsabilidad de haber entrado por Viatri, en un momento candente: "Convertir es muy importante porque vivo de esto. Es una responsabilidad muy linda, pero lamento lo que le pasó a Lucas. Tengo que aprender mucho de él, como también veo las cosas que hizo Palermo. Son dos referentes a imitar. Ojalá pudiera lograr un diez por ciento de lo que Martín consiguió con la camiseta de Boca".

La frase final le apuntó a su cuenta personal. A las exigencias del futuro. "Sé que van a exigirme cada vez más. Boca es así: demanda y exige como ningún otro. Voy a seguir trabajando para dar respuesta cada fin de semana". Hace goles como con naturalidad. Responde en consecuencia. Nicolás Blandi, el goleador que Boca encontró en el tramo más decisivo de los últimos tiempos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?