Suscriptor digital

El Elegido: la intimidad del final

El elenco de El elegido, a pleno
El elenco de El elegido, a pleno Fuente: LA NACION
Los protagonistas junto al elenco festejaron la despedida de la novela y hablaron con LA NACION sobre qué significó para ellos esta producción; accedé al video
Antonela Minniti
(0)
1 de noviembre de 2011  • 13:05

Cuadros con fotos de los actores en blanco y negro, pantallas que proyectaban imágenes de la novela y pequeños livings ambientaban el lugar. Los primeros en llegar puntualmente a la cita fueron Pablo Echarri , Leticia Brédice y Lito Cruz, quienes se acomodaron en un espacio especialmente preparado para recibir a la prensa. Poco a poco el resto de los actores se fue acercando hasta el club de Palermo en donde se proyectó el capítulo final de El Elegido. "Antes de empezar con las notas traeme una copa de champagne o algo, hoy estamos de fiesta, ¿no?", decía Ludovico Di Santo ni bien entraba al salón.

Adentro todo era alegría: comida para todos los gustos, helado de primera marca, barra libre y sobre todo mucha expectativa entre los presentes. Además del elenco, estaban los miembros de la producción y algunos fanáticos afortunados elegidos mediante un concurso.

La hora de proyección se acercaba. "Dale Paola, dejá de hacer notas que en cinco arrancamos", micrófono en mano Martín Seefeld -encargado de dirigir la velada- llamaba a la protagonista de la historia que llegó sobre la hora. Los actores se acomodaron frente a una pantalla gigante: Martín, Paola, Pablo, Leticia, Lito y Mónica Antonópulus ocupaban la primera fila, a su alrededor el resto del elenco.

De repente se apagó la luz, comenzaba el final. Los primeros aplausos estallaron con las escenas del capítulo anterior, en el preciso momento que David Nevares Sosa se suicida. Luciano Cáceres lo recibió sonriendo y saludando a todos con su mano en alto. Cada uno de los actores tuvo su reconocimiento a lo largo de la proyección: suspiros y silbidos para Pablo y Paola durante las escenas románticas, alaridos para Daniel Fanego (Logroñeses) que se paró a agradecer, risas y aplausos interminables ante las escenas de Verónica y Nevares Sosa y varios chistes internos que provocaban carcajadas entre los presentes.

Video

La historia iba llegando a su final y las emociones empezaron a aparecer. La primera en dejarse llevar fue la más pequeña del elenco, Maite Lanata (Alma), que sentada en las piernas de su mamá no pudo contener las lágrimas en el momento en que su padre de la ficción, Andrés Bilbao, le cerraba los ojos a la ya muerta Verónica San Martín. El resto de los actores no tardaron en imitarla: Cruz apoyaba su cabeza sobre el hombro de Brédice, Echarri tomaba con una mano el hombro de su mujer, Nancy Dupláa y con la otra el de su co-protagonista, Krum, mientras intercambiaba miradas cómplices con Seefeld.

La palabra FIN apareció en la pantalla, las luces se prendieron y el elenco se fundió en un abrazo interminable acompañado de risas y lágrimas. Unas palabras de agradecimiento de parte de Pablo y Martín, productores de la historia, y las luces volvieron a apagarse, comenzaba la fiesta.

Vivir El Elegido

"El Elegido me deja alegría. Es una felicidad enorme el haber podido plasmar una idea que tiene dos años, pero que viene rondando por mi cabeza desde que empecé a transitar en este oficio", confiesa Pablo Echarri, protagonista y productor junto a Martín Seefeld de la historia que atrapó a miles de personas cada noche durante nueve meses.

Si se les pregunta a los actores que les dejó El Elegido todos coinciden en lo mismo. "Amigos", dice Leticia Brédice sonriendo. "Acá encontré amigos, gente en quien confiar, que me hicieron volver a reír y creo que eso es lo más importante de la vida. Suena cliché pero los cámaras, los productores, los actores, hoy puedo decir que todos son mis amigos", completa.

"Estuvo buenísimo, conocí un equipo increíble, voy a extrañar a toda esta gente y a la historia", expresa Luciano Cáceres mientras mira a su alrededor con sus enormes ojos azules. A pocos metros Di Santo agrega: " El Elegido una gran experiencia, mucho aprendizaje a nivel laboral y también a nivel personal. Fue un gran año laboral y un placer compartir elenco con gente tan talentosa".

Pero los elogios no solo son hacia los actores y compañeros de grabación, sino también hacia los productores de la historia. "Siento una gran satisfacción y un gran agradecimiento, sobre todo a Pablo y a Martín que hicieron que el espectáculo tenga calidad", confiesa Lito Cruz. "Se trabajaba rápido, como requiere una tira, pero con serenidad y sin perder la calidad".

Si bien esta novela marcó los primeros pasos de Echarri en la producción, el actor confiesa que no serán los últimos: " El Elegido me deja la certeza y el deseo concreto de seguir, de continuar experimentando esta sensación de productor que me parece que ya no voy a poder dejar".

Cómo fue el final. El bien triunfó frente al mal en El elegido

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?