Suscriptor digital

Despiden los restos del obispo Laguna

Con la presencia del cardenal Bergoglio, se realizó la misa exequial en la catedral de Morón
(0)
5 de noviembre de 2011  

Con la presencia del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, que presidió la misa exequial; palabras muy sentidas del obispo de San Isidro, Jorge Casaretto; la congoja de fieles y sacerdotes, que le rindieron tributo a su trayectoria y devoción, fueron enterrados ayer, en la catedral de Morón, los restos de monseñor Justo Oscar Laguna.

Ahora, el hombre que tanto ayudó en la transición a la democracia y que trabajó con denuedo en su diócesis, descansa bajo el piso de la catedral, a la derecha del altar y muy cerca de su antecesor en el cargo, Miguel Raspanti.

"Justo no era un hombre con capacidad contemplativa, pero era profundamente religioso. Rezaba 200 veces al día el rosario y le pedía a la Virgen que lo tuviera presente en el momento de su muerte. Ahora la Virgen lo está llevando de la mano", dijo Casaretto. "Yo lo acompañé en sus últimos momentos, rezamos juntos la víspera", añadió. Dijo luego que Laguna era "brillante y contradictorio a la vez", y pidió una oración por su alma.

Luego, uno de los sacerdotes oficiantes leyó el "testamento espiritual de Laguna", en el que el obispo emérito de Morón agradeció a Dios y a la Iglesia lo que hicieron por él; a Casaretto, a quien definió como "un hermano" y el hombre más fiel que conoció y al que nombró su albacea, junto con monseñor Santiago Olivera, obispo de Cruz del Eje, que se formó con Laguna. También pidió perdón por su mal carácter y "por los pecados e infidelidades a la Gracia".

Los más de 50 sacerdotes presentes en la misa exequial realizaron una pequeña procesión desde el altar hasta la bóveda donde descansarán los restos. Los fieles aplaudieron y cantaron al paso del cortejo.

Ayer fueron incesantes las expresiones de pesar y las condolencias por la muerte de Laguna, entre ellas las del propio papa Benedicto XVI, que envió además una bendición apostólica y el pésame para la familia; y de diversas organizaciones, en particular de otros credos, con los cuales Laguna propición un fecundo diálogo ecuménico e interreligioso durante sus años de labor episcopal.

Hasta la catedral de Morón llegaron coronas florales de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner; del vicepresidente Julio Cobos; del gobernador bonaerense Daniel Scioli; de la Secretaría de Culto de la Nación y de la Unión Cívica Radical, entre otras

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?