Pol-ka: fábrica de ficción

La productora que creó Adrián Suar hace más de 15 años, es actualmente la más grande y prestigiosa compañía de su rubro en nuestra región
Ricardo Marín
(0)
13 de noviembre de 2011  

Cuando Adrián Suar y Fernando Blanco se asociaron, allá por 1994, para hacer el piloto de Poliladron , no tenían noción de lo que estaban creando.

"Aquéllos fueron momentos de mucho empuje, de muchas ganas, como son los comienzos cuando los latidos del corazón son mucho más fuertes y la sangre fluye más. Pero yo no tenía ningún plan diseñado para armar una productora", confiesa Adrián Suar, sentado en la oficina desde la que ahora maneja los rumbos de Pol-ka, la productora que fundó con aquel socio que lo acompañó en la aventura de hacer una serie como no se había hecho hasta ese momento en nuestra televisión.

La intención de hacer aquel policial, en el que Suar estaba acompañado por Laura Novoa, Osvaldo Santoro y Diego Peretti, entre muchos otros, era mostrar que acá también se podía hacer una serie de acción como las que venían de afuera, en la que las piñas duelen, las balas salpican sangre al herir y en las explosiones las cosas vuelan por el aire.

"La productora se fue armando con el tiempo. Recién cuando hicimos la tercera temporada de Verdad consecuencia empecé a pensar que esto podría tener una continuidad y que podría vivir de eso", recuerda Suar, quien hoy ejerce además en el cargo de director de contenidos de El Trece.

Hoy Pol-ka es una empresa en la que trabajan de forma permanente 450 personas; que hizo para la televisión local 52 programas originales de ficción, entre comedias, dramas y policiales; que produjo para el exterior otras 10 ficciones más y unas 15 producciones cinematográficas.

"El aporte diferencial que hizo Pol-ka en sus comienzos fue la forma de grabar, un poco más cinematográfica, que no se usaba tanto en nuestra televisión. Lo que yo tuve es la suerte de poder darle continuidad a eso. Encontré el equilibrio justo con un canal que apoya el proyecto. Eso me dio tranquilidad para poder pensar, que es muy importante para un productor", reflexiona Suar. Y para encontrar lo que caracteriza al estilo de su productora, agrega: "Nuestras producciones se destacan por una mezcla en la que están como ingredientes los elencos, una edición muy distinta y una muy buena musicalización. Ese combo es el que le da un estilo a nuestros programas. Lo que nos identifica es la unión que conseguimos de lo prestigioso con lo popular".

Respecto de lo mismo, Adrián González, uno de los productores pioneros de la empresa y que hoy está a cargo de Los únicos, opina: "En un principio creo que lo que la gente valoró fue el esfuerzo que se hacía para conseguir un producto muchísimo mejor que lo que se venía viendo. A partir de ese momento la gente empezó a hablar de la producción, de la realización. Eso hizo que después valorara los contenidos, los actores que convocan nuestras producciones y el hecho de contar historias que no se contaban, de introducir el costumbrismo, con el que la gente se siente reflejada".

Diego Andrasnik es otro de los productores pioneros de la compañía, que hoy se encarga de El puntero . Para él, el aporte de Pol-ka al medio viene dado porque "consiguió generar en nuestro país la conciencia de que la televisión no es un género menor. Ayudó a pensarla sin prejuicios, con respeto por el público, sin dogmatismo, no para pocos y no todo en términos del negocio".

Todo a mano

Recientemente la compañía cuenta para realizar sus producciones con los Estudios Baires, unos míticos sets de la historia del cine nacional que fueron construidos en Don Torcuato por Natalio Botana, allá por los años 20, de acuerdo con unos planos que trajo Daniel Tinayre de París y que reproducen la planta de los Estudios Joinville, donde Carlos Gardel filmó varias de sus películas. En estas instalaciones, que ocupan unos 5000 metros cuadrados y tienen dos inmensos estudios de unos 1200 metros cuadrados, funcionaron luego las compañías cinematográficas que sustentaron la época de oro del cine nacional. Ahora fueron adquiridos por Suar y Blanco.

"Para mí esta es una nueva apuesta a la ficción. Los estudios Baires son un lugar extraordinario. Hasta ahora no teníamos grandes estudios en Pol-ka. Yo nunca quería mostrar donde trabajábamos porque lo que teníamos era muy modesto y mostrar eso quita un poco la magia que debe tener la ficción. Ahora apareció esta oportunidad y con el esfuerzo de muchos años decidimos aprovecharla", cuenta Suar.

Ahora los programas de la compañía se graban en el edificio central de Pol-ka, en el barrio de Chacarita, en otros estudios a una cuadra de este lugar y en las nuevas instalaciones de Don Torcuato. Allí actualmente están armadas las escenografías que dan vida a Herederos de una venganza. En uno de los dos enormes estudios que posee el lugar se instalaron 6 decorados en los que transcurren las vivencias de los habitantes de Vidisterra. Entre esos decorados está la catacumba donde se reúne la secta. En los exteriores están varias de las locaciones que forman parte del pueblo. "Tuvimos que remodelar lo que es la calle principal y poner aberturas antiguas en las edificaciones para dar la sensación de que es un pueblo. También armamos un viñedo con hojas y uvas artificiales, que en pantalla parecen reales, y unos toneles que trajimos especialmente de Mendoza porque acá no se fabrican. También armamos la plaza. Trabajar aquí es fabuloso porque podés armar todo en un mismo lugar y tenerlo todo a mano", explica Paula Granica, la productora ejecutiva de la tira que protagonizan Rodolfo Ranni y Luciano Castro, entre otros.

"Una de las grandes diferencias de Pol-ka con sus pares locales y que la equipara a grandes productoras del mundo es la inversión. Tiene una infraestructura muy importante, un know how muy importante y una autonomía muy grande, dado que todo se puede hacer acá. A partir de allí esta factoría dinamiza la ficción y la hace con mejores recursos", sostiene Andrasnik respecto de las posibilidades con que cuentan.

Pero también Suar advierte sobre el cuidado que deben tener para dar cada paso que los lleve al crecimiento de la empresa. "Al hacer ficción no te podés descuidar. Sale muy caro y sólo hay un 25% de posibilidades de ganar plata. Eso se verifica en los productores jóvenes que se ponen a hacer ficción, que empiezan con una fantasía y a la hora de hacer números caen en la cuenta que la realidad era otra cosa. Hubo momentos en que tanto Fernando como yo apostamos y, cuando nos tocó perder, tuvimos que poner plata. En estos 15 años hubo 4 momentos en que tuve que desembolsar de mi bolsillo. Una vez tuve que poner unos 350 mil pesos, una suma muy importante, que me dolió bastante. Pero que al mismo tiempo la desembolsé con alegría porque me di cuenta de que con eso recibía mi título de productor", afirma sonriente Suar.

CIFRAS REALES

450 empleados

Son los que trabajan en la planta permanente de Pol-ka.

3 estudios propios

Albergan las producciones actuales de la compañía.

52 programas

Son los que produjeron hasta ahora para la Argentina.

10 producciones

Estuvieron a cargo de Pol-ka para el mercado externo.

15 peliculas

Produjeron en el pasado, pero ahora se retiraron de esa actividad.

27,4 puntos de rating

Fue el promedio de Valientes, el más alto que consiguieron.

5000 metros cuadrados

Mide el predio en el que se ubican los Estudios Baires.

1200 metros cuadrados

Ocupan los dos sets de Baires en Don Torcuato.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?