Suscriptor digital

Telefé dio marcha atrás y no denunciará al sitio Cuevana

No demandará a la página web de cine por violación de derechos de autor
José Crettaz
(0)
22 de noviembre de 2011  

Una vertiginosa historia propia de los tiempos que corren. El jueves pasado, un canal de TV tradicional, Telefé, le avisó al sitio web de películas y series más popular del momento, Cuevana, que lo demandará por violar derechos de autor. Conocida la noticia, una multitud indignada copó las conversaciones en las redes sociales al grito de #FuerzaCuevana .

En eso estaban todos en Twitter y en Facebook cuando el sitio sufrió un aparente hackeo, justo en medio de la noche lluviosa del domingo (cuando más películas se ven). Desconocidos subieron un video (http://bit.ly/videohacker) en el que caracterizados como terroristas afirman haber comprometido la "información de más de dos millones de usuarios".

El sitio no fue tumbado por los supuestos intrusos, sino por una estampida de los propios usuarios, que salieron en masa a verificar el hecho. Cuevana tiene alrededor de 12 millones de usuarios únicos mensuales. Por eso, la industria audiovisual le puso la vista encima.

El creador y único "empleado" de la página, el estudiante sanjuanino Tomás Escobar, de 22 años, que venía trabajando en un rediseño, aprovechó la ocasión y adelantó el lanzamiento de la nueva configuración del sitio, que ahora prevé la difusión de producciones independientes.

Todo eso ocurrió en sólo cuatro días. Y como suele suceder en la Argentina actual, pasada la turbulencia todo volvió a la normalidad. Y no pasó nada. Ayer, el vocero de Telefé, Francisco Mármol, dijo a LA NACION que el canal no presentó ninguna demanda contra Cuevana.

"Telefé no tiene una cruzada contra Cuevana, y no hay ninguna demanda presentada. Sí se está debatiendo en el seno de su directorio y dentro de las asociaciones de productoras y distribuidoras la actitud por seguir con este tipo de ilegalidades", dijo el ejecutivo, que también tiene a su cargo los noticieros del canal, propiedad de Telefónica de España. Mármol reconoció los contactos informales entre los abogados de la empresa, representada por el estudio Fontán-Balestra, y los de Escobar, del estudio Tanoira-Cassagne, con experiencia en emprendedores. La cuestión de fondo es doble: por un lado, los nuevos hábitos de consumo cultural de las audiencias, y por el otro, la discusión acerca del alcance de los derechos de propiedad intelectual en Internet.

"Una cosa es si se trata de un juego, y otra cuando es un negocio. Si son portales marginales vistos por 30.000 personas, no es un problema, pero cuando esa audiencia alcanza a millones y afecta al cine, a los DVD, etcétera, estamos hablando de otra cosa", dijo Mármol. Según el directivo, serán las cámaras empresarias las que decidan qué hacer en los próximos días.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?