Suscriptor digital

Habla Erwin Flores de Los Saicos: "Éramos unos libertinos"

Antes de sus dos shows en Niceto (3 y 4 de diciembre), el cantante de la banda peruana repasa sus épocas doradas de garage durante los 60
(0)
25 de noviembre de 2011  • 18:24

La historia de los Saicos es muy parecida a la de Violencia Rivas: himnos protopunks en una sociedad pacata como era la de los 60, invadida por canciones bobas de La Nueva Ola. Sólo que la de ellos sucedió de verdad, en Perú, y no fue un sketch de Capusotto. La banda tuvo muchísimo éxito entre 1964 y 1966 (hasta llegaron a tener su propio programa de TV: El Show de los Saicos) con tan sólo unos simples de 45 rpm con nombres salvajes como "Camisa de fuerza", "Fugitivo de Alcatraz", "El Entierro de los gatos" o la famosa "Demolición", esa que desde su estribillo clama a gritos: "Echemos abajo la estación de tren, echemos abajo la estación de tren, ¡Demoler, demoler, demoler!".

Nunca grabaron un disco larga duración y se terminaron disolviendo en el año en que los Beatles recién estaban grabando Revolver y Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band solamente existía en sus cabezas. El mito de Los Saicos, hoy revalorados como referentes del garage, pone en duda que el rock en español haya surgido en Argentina (en 1964, Los Gatos Salvajes todavía hacían covers como los Wild Cats) o que el punk se haya originado en la Londres del 77. De hecho, en un ataque de chauvinismo latinoamericano, vale decir que en el barrio de Lince donde ensayaba la banda peruana, hay una placa conmemorativa que dice: "En este lugar nació el movimiento punk rock en el mundo".

Los músicos volvieron a juntarse 45 años después, luego de que un sello español reeditara sus vinilos y de que un fanzine los rastreara para entrevistarlos. Las ofertas de shows comenzaron a llegar de todas partes. "Aún siguen, pero a estas alturas de la vida nuestras responsabilidades profesionales y familiares sólo nos permiten aceptar muy pocas", alega Erwin Flores (voz), que vive en Estados Unidos y trabaja en la NASA. "Pero volver a tocar rock, la energía del escenario, es como bajarse una ola de 50 metros a pecho, sin tabla. Es un brutal privilegio ser adorado por una multitud de jóvenes tan jóvenes en tantos lugares", agrega.

¿Por qué creés que se mantuvo vigente la banda tantas décadas después?

Porque éramos originales (nunca intentamos tocar canciones de otros, ni imitarlas) y a pesar del tiempo trascurrido creo que seguimos siéndolo. Y además éramos musicalmente rebeldes sin causa: esa actitud que vocalizó James Dean en los 50´s aún late en el pecho de los jóvenes del mundo.

¿Cómo era la Lima de los años 60, social y musicalmente?

La muchachada de la Lima nuestra, de clase media, venía de la época de Elvis y entraba a la de Los Beatles. No había droga, pero para nosotros era una época de correr autos por las calles como locos y encamar a cada chica que se ofreciera. A pesar de eso, yo pensaba que Lima era muy conservadora; luego que viajé un poco comprendí que éramos unos libertinos en comparación con otros lugares.

¿Cuán importante eran el humor y la ironía en sus letras?

Eran fundamentales. "Cementerio" no es una canción de terror; ni "Camisa de Fuerza" de asesinatos. "El Entierro de los Gatos" es violenta, pero es una violencia natural en los animales, humanizada en la forma de los cuentos.

¿Están al tanto de que en Argentina hay una escena garage muy fuerte, que los tienen a ustedes como ídolos? (Los Peyotes, Kahunas, The Tormentos)

A Los Peyotes los conocimos en España cuando ambas bandas tocamos en el Festival de Drácula, el año pasado. Son excelentes. De los Kahunas también he escuchado, pero en realidad no sólo en Argentina sino también en todos los países latinoamericanos hay muchas buenas garage bands. En el Internet se ve todo.

¿Cómo van a ser los shows de Niceto (3 y 4 de diciembre)?

Van a ser formidables. Cuando Los Saicos se separaron, en 1966, nos quedó pendiente una oferta que nos hicieron para venir a tocar a Buenos Aires. Será por eso que, aunque habíamos decidido no hacer más presentaciones este año, ésta en particular no la íbamos a dejar pasar. Además del repertorio que se nos conoce, traemos cuatro nuevos temas. Creo que los van a hallar interesantes.

Por Nicolás Igarzábal

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?